ggjfranco 2

La tumultuosa historia de mi primer videojuego

Desde que era un retoño que pasaba mis horas pegado a la PlayStation y abrazado a mis revistas, siempre quise ver cómo era del otro lado del telón y si era verdad que la magia desaparece, porque aparte de mico quemado, soy masoquista. Sobre ese aprendizaje es esta humilde nota que van a estar leyendo acá, espero que les guste.

Preparación y el primer día

Antes que nada, ¿qué es una game jam? Bueno, es un evento donde apasionados por el diseño de videojuegos, de todos los lugares y niveles de experiencia se juntan en un lugar en común y realizan una maratón cuyo objetivo es diseñar un videojuego en un determinado plazo de tiempo. Escuchamos varias historias de éxito de juegos salidos de las mismas: Surgeon Simulator, Superhot y Goat Simulator son juegos ahora conocidos que vieron su concepción en estos eventos. También sabía que acá en Argentina se venían haciendo game jams desde hacía un par de años (por ejemplo, el año pasado se realizó la Argentina Train Jam 2017 en la que los participantes diseñaron videojuegos a bordo de un tren que viajaba de Buenos Aires a Córdoba). También sabía que la jam más conocida era (valga la redundancia) la Global Game Jam, que se realiza en todo el mundo.

Con este conocimiento base, y ya habiendo dejado pasar un par de oportunidades de asistir en el pasado, decidí participar en la Global Game Jam de este año. Elegí la sede de la UTN, una zona con la que me siento familiarizado. Una vez inscripto (cada sede tiene su forma de inscripción) se me avisó que necesitaba llevar una computadora para hacer videojuegos. Por suerte tenía una notebook vieja que podía servir. Aparte de eso, y gracias a la sobre-preparación que me inculcó mi mamá, también llevé una tableta gráfica, dados (para hacer prototipos en papel), cuaderno y cartuchera, además de ropa extra y todo lo necesario para dormir en la casa de un amigo que vive cerca de la sede. Sí, al dia de hoy la espalda me lo sigue cobrando.

ggjfranco 4

Ese día me levanté temprano y desayuné bien, consciente de que el evento dura todo el finde y la comida iba a ser algo opcional cuando esté super concentrado en terminar un juego a tiempo. Con la mochila preparada, me subí al 36 y una hora (y diez minutos después) me encontré sentado en un aula de la UTN rodeado de tipos barbudos y alguna que otra chica. Uno de los organizadores del evento nos dio la bienvenida, y como la gente seguía llegando se esperó un rato más para arrancar la presentación.

Una vez llena el aula, nos pasaron el video introductorio donde los sponsors nos trataron de vender cosas. Una chica muy poética y un hombre bastante enérgico y en calzas de colores brillantes intentaron ponernos en situación antes de revelar la consigna de este año. Finalmente, arranqué la maratón.

Ah sí, sobre la consigna: muchas de las jams tienen un tema que sirve de base para lo que vamos a hacer. Puede ser algo tan simple como una palabra, una imagen, un sonido, o algo complejo como una problemática social, pero la idea es que eso despierte tu imaginación y te dé algo que crear. Este año, el tema fue TRANSMISIÓN. Nos advirtieron que no podíamos revelar la consigna al público hasta que haya arrancado el evento en TODO el mundo (malditos hawaiianos, siempre atrasando las cosas).

Una vez terminado el video, vino el primer desafío: encontrar un grupo. Es increíble como, bajo presión, uno hace cosas que en su día a día nunca haría. De entrada decidí sentarme con el grupo que más cerca vi que se armó, pero como luego decidieron hacer un juego de mesa y esa no era mi zona de confort, decidí visitar otra de las aulas. Ahí encontré otros chicos con los que desatamos ¡una tormenta de ideas!
Ya podía sentir esa electricidad creativa fluyendo. Finalizada esta etapa, dado que este primer día siempre es el más breve, se presentaron las ideas y se armaron los grupos alrededor de las mismas. Finalmente, logré unirme a un grupo para comenzar...

ggjfranco 5

¡La maratón!

Con la idea en la cabeza y un té con tostadas en el estómago, empecé el sábado a todo trapo. Mi trabajo era el de Game Designer, que en el marco de este evento no solo consistía de diseñar las mecánicas del juego sino también de ser el encargado de publicarlo en la web correctamente una vez terminado. Los dos juegos en los que participé eran CadeTyrian, un shoot em’ up de naves en el que tomamos el rol de un cadete tratando de entregar un paquete en una ruta plagada de piratas del asfalto; y Spy Riddle, un juego en el que siendo un espía debemos encontrar pistas para resolver un acertijo al final. Apenas arranqué, aprendí mi primera lección: nada de lo que tengaos en la cabeza sobrevive para verse reproducido en el juego.

Obviamente que las ideas que mis compañeros y yo teníamos eran todas ¡geniales!, pero en 48hs uno tiene que hacer sacrificios para poder llegar con algo hecho. Después de todo, un juego incompleto es mejor que uno inexistente.

Las horas corrían y, debido a las necesidades que comenzaban a surgir, yo ya estaba agregando a mi curriculum de GD el dibujar monigotes pixelados y alcanzar suministros a mis compañeros. Más a la tarde se hizo una vaquita para comprar empanadas, las cuales mi cuerpo no recibió con mucho amor porque, a esa altura, las mariposas en el estómago se habían transformado en bestias sedientas de sangre. Mi noche terminó relajándome en la casa de mi amigo para bajar los decibeles.

Ya en el segundo día la cosa estuvo más fulera. Habíamos quedado en ambos juegos con cosas que resultaron ser más trabajosas de lo que pensábamos. Las primeras horas hubo poca conversación, porque todos tenían algo que hacer.

Eran las 15 horas y todavía no había señales de que iba a terminar a tiempo ninguno de los juegos. Además, entre que a mí no me quedaban muchos gráficos por hacer y mi inseguridad se hacía sentir cada vez que miraba uno de los juegos que estaban cocinando los otros grupos, comencé a estresarme. Y no sólo estaba encabronado, sino que hacia la última hora ya estaba atosigando a los programadores para que terminen el juego esté como esté así podía sacármelo de la cabeza. Me costó mucho auto-control dejar que todo fluya como venía, pero gracias a un atraso en la organización del evento, pudimos llegar con algo funcional que presentar. Mi bestia interior se había calmado.

ggjfranco 3

El certamen

Ahora venía la parte fulera: teníamos que presentar nuestros juegos. Encima los nuestros estaban casi al principio de la lista. Ahí fue cuando las palabras de la chica poética y el excéntrico en calzas empezaron a cobrar sentido para mí. Las game jams no se tratan de hacer buenos juegos, sino de aprender con los demás y divertirse con lo que salga. Y lo digo desde un punto de vista práctico, porque en lo que deberíamos concentrarnos es en aprender cosas que cuando nos pongasmos a hacer un juego en serio, uno que vayamos a terminar del todo, podamos aplicar. Así fue como empecé a tomarme a chiste el hecho de que fallé miserablemente mostrando mi propio fichín y junto con las risas de los demás volví a ser alguien que ama los videojuegos. La jornada había sido un éxito.

ggjfranco 1

Las gracias y cómo pueden ustedes sumarse a esto

Primero que nada les quiero agradecer a los que estuvieron ahí y charlaron conmigo por permitir que me divierta tanto, especialmente a mis compañeros de juego que se mataron progamando, montando imágenes y componiendo temas para los dos juegos. La foto de portada que ilustra esta nota es de Carlos Romero.

Luego, a quienes lean esto les dejo una lista de lugares donde pueden encontrar más información sobre los próximos eventos de este tipo:

http://fundav.com/ - Organizan varios eventos en el país, entre ellos Global Game Jam y Game On! El Arte en Juego
https://globalgamejam.org/ - La game jam de la que participé este finde
http://www.indiegamejams.com/ - Un listado de jams online y en vivo alrededor del mundo.

Acá les dejo el enlace a los juegos en los que participé:

https://globalgamejam.org/2018/games/spy-riddle
https://globalgamejam.org/2018/games/cadetyrian

De más está decir que esta es una de las cosas más gratificantes que van a poder hacer en su vida. Es súper recomendable que vayan solos o con amigos porque de todas maneras la van a pasar genial y, en consecuencia, van a poder apreciar los videojuegos de una manera totalmente distinta. [i]


DESARROLLADO Y DISTRIBUIDO POR: Global Game Jam
GÉNERO: Actividad recreativa
DISPONIBLE EN: Vida real

CALIFICACIÓN

100%

QUÉ ONDA: Un finde creando videojuegos sin parar.
LO BUENO: Excelentes gráficos y una comunidad multiplayer super sociable que nos enseña todo lo que necesitemos.
LO MALO: Nunca van a haber la cantidad suficiente de eventos de este tipo en el mundo.

franco massaiFranco Massai, conocido en el ciberespacio como Wardigiman, es un gamer apasionado que ama mantener discusiones sobre la filosofía, política y trayectoria de los videojuegos. Le encanta encontrar gente que lo contradiga para expandir su horizontes. Es millennial. Pueden encontrarlo para debatir en su Twitter.

blog comments powered by Disqus

Más chismes

  • 1

Software gratuito para PC gamers – Convertidor de vídeos

irrompiblesDigital

[IRROMPIBLES] DIGITAL

Todos los números de la revista en formato electrónico. Suscribite.

Spanish English French Italian Japanese Portuguese