extinction review

Lo primero en extinguirse es la variedad

A los Ravenii se les metió la idea de hacernos moco. Más precisamente, de extinguir la raza humana. Para ello usarán la fuerza bruta... porque les sobra. Es decir, está claro que un ogro de cincuenta metros de altura, armado con proporcional garrote, no viene en plan de espionaje o sabotaje.

Extinction es un juego de acción en tercera persona, desarrollado por Iron Galaxy Studios. Nos mete en la piel de Anvil, de la orden de los Centinelas, una especie de guerrero que no cree o, al menos, mantiene discrepancias ideológicas con la gravedad. Es decir, pega unos saltos, deslizamientos y flotaciones por el aire que hay que ver lo pintorescos y poco probables que resultan.

Además de esto, es un espadachín tan hábil que resulta ser la última esperanza de la humanidad, cuando ésta se ve amenazada por una raza de enormes monstruos llamados “Ravenii”. No sé a ustedes, pero a nosotros este nombre nos suena a peluquero argento que intenta pasar por coiffeur europeo. O a fábrica de pastas.

extinction 1

Por lo contrario, los Ravenii son ogros gigantes y, para ser sinceros, no nos pusimos a medirlos, pero se nos antojan entre cuarenta y cincuenta metros de altura. Sí, se les fue la mano con el balanceado.

Pero a no temer, que nuestro héroe tiene equipada una espada re pulenta, que corta las extremidades de los Ravenii como si fuera manteca. De esta forma, podemos ir cortando cachitos de ogro hasta dejarlos indefensos sólo con su torso y cabeza. Claro que los muy turros tienen la habilidad de regenerar sus miembros, haciendo que cualquier mutilación sea sólo temporal.

extinction 2

Por otra parte, muchos Ravenni vienen equipados con variadas armaduras, las cuales impiden cercenar su carne. Cada tipo de armadura tiene su forma particular de ser destruida: algunas con un simple golpe de espada, otras debemos apuntar a pequeñas zonas para destruirlas, otras sólo se rompen si esa extremidad ha sido usada para propinar un ataque. Así, cada ogro gigante que se materialice tiene una protección diferente, generada al azar en la mayoría de los casos. Y, cómo pueden suponer, la única forma de eliminarlos definitivamente es cortando su cabeza.

Y ustedes dirán: ¿Qué mente enferma puede disfrutar cortando cachos de ogro, si cuando le das en la bocha lo matás de una? El impedimento es que, para cortarles la cabeza, nuestra espada debe estar cargada a tope de energía. Esto se logra haciendo “cosas heroicas”: salvar gente, matar las versiones pediátricas de los ogros (que caen con unos pocos combos), romper armaduras y cercenar miembros de gigantes. Qué mal sonó esto último…

Además de la espada, contamos con la ayuda de un látigo para engancharnos de protuberancias e impulsarnos, ganando altura y velocidad, logrando un efecto de “vuelo” similar a Attack on Titan. También podemos dar doble saltos, rebotar en los árboles, desplazarnos por el aire y trepar paredes de una manera que sólo podría criticar Peter Parker. No sería nada que cueste acostumbrarse al sistema, el problema es que nunca termina de sentirse preciso, en especial al escalar ogros con armaduras que nos dañan al contacto. Ni hablemos de las muertes que se sienten injustas, como cuando el sistema de colisión, la cámara, los desarrolladores y los Ravenni se complotan para convidarnos unos golpes inesquivables. Mención especial para los mamporros que aciertan de manera dudosa y nos dejan gritando “¡JUEZ, pase el Hawk-Eye!”.

extinction 3

Campaña deja vu

En cada misión, se nos plantea una serie de objetivos principales, tales como salvar civiles, matar Ravenni, procurar la supervivencia de estructuras especiales o que el contador de destrucción no supere cierto límite, entre otros. También tenemos algunos secundarios, para ganar más experiencia, donde pueden sumarse desafíos tales como romper cierta cantidad de armaduras o matar Ravennis sin cortar extremidades.

El problema radica en que casi siempre las misiones son simples combinaciones de los mismos objetivos, en los mismos escenarios, una... y otra... vez. La diferencia más notoria es una narrativa aburrida que no brilla, desarrollada con breves diálogos, acompañados de pequeñas imágenes estáticas al comienzo y al final de cada periplo. Cada tanto hay una escena animada contando nuestro pasado, pero son tan escasas que cada vez que vemos una tiramos petardos del alegror.

Para colmos, si con la muy notoria repetición no bastara, llega un momento donde le perdemos el respeto a la historia, al darnos cuenta de que varios niveles tienen objetivos y hasta locaciones generadas al azar. Imagínense lo comprometida que puede estar una historia con su integración al juego, si existen capítulos donde da lo mismo si el desafío es matar diez ogros o hacer un asado mientras llueve copioso.

extinction 5

Es justo aclarar que Extinction logra mantener cierta tensión en algunas misiones, donde nos propone tomar la decisión de priorizar el rescate de civiles, matar enemigos o hacer tiempo mareando Ravennis para que sobrevivan las estructuras. Pero no alcanza y la apatía no tarda en llegar, arrolladora como un Ravenni en celo.

Tampoco ayuda que dispongamos sólo de un arma, o que el árbol de habilidades no sea gran cosa y no se vean grandes diferencias en los desbloqueos. Esta combinación hace que no se sienta una progresión real de nuestro personaje, lo cual contribuye aún más al tedio.

Por otra parte, el sistema de combos de combate, enfocado a los ogros pequeños, no es de los más felices. Atacamos con un sólo botón y variamos nuestros golpes de acuerdo a cuando metamos una pausa o una pulsación larga en la secuencia. Nos pareció bastante pobre, en especial porque casi nunca vale la pena realizar más de dos o tres de las variantes propuestas.

extinction 4

Paciencia extinguida

Gráficamente, tanto nuestro héroe como sus enemigos se ven bien, con un diseño que por momentos nos hace acordar a algunas animaciones cinematográficas de Disney. El entorno no es muy rico, siempre con el mismo tipo de estructura de manera que, por si ya teníamos suficiente monotonía, agregamos una palada más. Preferible que sobre y no que falte, ¿no?

Para concluir, resulta una pena que se haya desperdiciado una buena idea que podría haberse concretado mejor. La mecánica de romper las armaduras según el tipo, cercenar y matar Ravenni es muy satisfactoria, a pesar de verse opacada por la suma de los pequeños problemas que hemos mencionado. De todas formas, la recopilación de los pequeños defectos no hace frente al mayor problema del juego, que es la sensación de repetición, de lo genérico y derivativo que se siente cada nuevo nivel. Para que se den una idea, incluye unas actividades extra que son un mal chiste, porque pasados los dos o tres primeros capítulos de la campaña, todo se siente una actividad extra. Estos modos no sólo no nos salvan del embole, sino que lo profundizan. Sumado a que en Argentina el juego cuesta una suma de dinero absurda ($1800) no creemos que exista humano, ogro, Ravenni, coiffeur o fábrica de pastas al que se lo podamos recomendar. [i]

DESARROLLADO POR: Iron Galaxy
DISTRIBUIDO POR: Maximum Games
GÉNERO: Acción, Aventura
DISPONIBLE EN: PS4, Xbox One, PC

CALIFICACIÓN

40%

QUÉ ONDA: Juego de acción que nos recuerda a Attack on Titan, donde tenemos que hacer churrascos de ogros gigantes.
LO BUENO: La mecánica de destrucción de armadura y cercenado de ogro. Algunas escenas animadas.
LO MALO: Escenarios y objetivos desconectados con una historia que no dice nada. La progresión de la dificultad es despareja. Sistema de “vuelo” impreciso. Algunas de nuestras muertes se sienten injustas y hasta dudosas. No se tiene una buena progresión de personaje. Es repetitivo de manera casi absurda, aunque no tanto como su precio, que directamente carece de sentido.

Gustavo SobreroGustavo Sobrero, alias El Cenizas y autodefinido como "old school gamer" (se sospecha que utiliza el término para camuflar el hecho de que está jovato). Fue administrador de importantes comunidades gamer y, desde ese entonces, escribe reviews para donde se lo pidan, bien a lo mercenario. Amante de los RPG, incluso los de papel y lápiz, inició numerosas protestas para que al JRPG le saquen las últimas tres letras. Pueden seguirlo en Twitter como @ElCenizasWTF y en Instagram.

blog comments powered by Disqus

Más chismes

  • 1

Software gratuito para PC gamers – Convertidor de vídeos

irrompiblesDigital

[IRROMPIBLES] DIGITAL

Todos los números de la revista en formato electrónico. Suscribite.

Spanish English French Italian Japanese Portuguese