battletech review

El ataque de los mechas nostálgicos

Para quienes jugamos fichines aclamados de mechas en nuestra infancia como Front Mission, Battletech nos entrega esa carga de estrategia por turnos y acción robótica que añoramos por años, cubriéndonos de un sentimiento nostálgico que nos inunda cuando rememoramos aventuras pasadas, ayudados por un arte visual al estilo comic que le suma un toque vintage a toda la experiencia.

Un juego de clanes

En un universo plagado de tramas de traición, conflictos y avaricia, encarnamos al piloto de un robot gigante y amigo de la heredera al trono del imperio de turno. Devenimos en un líder mercenario intergaláctico, tras escapar por un pelo de la ejecución cuando la inescrupulosa familia de la princesa la traiciona (y a nosotros en el proceso) para hacerse con el poder de la galaxia. En el medio, distintos clanes se disputan el centro de la atención en el cosmos, movilizados por sus propios intereses. Algo así como un Game of Thrones intergaláctico con robots gigantes que luchan a muerte. ¿Suena bien, no?

El estilo de juego de Battletech es estrategia por turnos, pero incluye todo un apartado inmenso de construcción de una base de operaciones donde se pueden agregar salas con distintas funciones y mejoras, administrar nuestros mechas y pilotos y conseguir nuevas misiones. La interfaz del juego es sumamente completa aunque muy complicada de manejar: las opciones de acción son muchas.

battletech 1

Gigantes de acero

El fichín en sí es difícil: la curva de aprendizaje es sumamente empinada. La primera misión del juego es extremadamente desafiante para tratarse de un tutorial. Si bien en cierta medida es un aspecto positivo, se podría haber hecho un mejor trabajo al pulir las mecánicas de aprendizaje al principio: más de uno se va a ir frustrado a jugar otra cosa tras varios intentos de pasar la primer misión.

Salvando ese apartado, el combate es sumamente tensional, complicado y desafiante. Al no haber manera de reparar los vehículos en combate, cada acción realizada puede tener consecuencias severas (como moverse un poquito de más con tal de asestar un disparo y ponerse al alcance de un mecha enemigo de largo rango en el interín) y por consiguiente el margen de error de cada movimiento se vuelve diminuto. El título invita constantemente a tomar decisiones arriesgadas que pueden tener consecuencias desproporcionadas, a favor y en contra. Las misiones al ser largas (algunas nos tomaron casi una hora) nos mantienen en una sensación de tensión constante que obliga a pensar y re-pensar cada decisión. Salir impoluto de un combate es lisa y llanamente imposible: vamos a terminar lastimados.

battletech 3

Sobrecargar las armas para aprovechar una oportunidad única, o exponer un flanco ya dañado para asestar un golpe por la espalda a un oponente son riesgos que pueden terminar en nuestro piloto malherido (o peor, muerto), además de generar graves daños internos al vehículo, cuyas reparaciones deberán ser deducidas de las ganancias de la misión. Esto introduce un nuevo concepto a tener en cuenta: las finanzas. Es por eso que cada acción que realizamos en el campo de batalla no sólo debe incluir el aspecto bélico sino también el administrativo. Al fin y al cabo, la maquinaria de la guerra se alimenta con dinero.

Es positivo ver que ya no existe la clásica “grilla” de movimiento y los mechas tienen libertad para desplazarse por el campo de batalla. El terreno tiene sus efectos, por ejemplo, el agua es sumamente útil para refrescar un mecha sobrecalentado. Estas son cuestiones fundamentales que hay que manejar a nuestra ventaja. ¡Pero cuidado! nuestro oponente va a hacer lo mismo.

Los mechas pueden equiparse con todo tipo de armamento para cumplir distintas funciones en el campo de batalla. Entre batallas, nuestra nave “base” nos permite personalizar el equipo mercenario (siempre a costa de dinero, claro) y nos provee de infinidad de tareas a tomar. Actualizar y realizar mantenimiento a nuestros robots, contratar nuevos pilotos, mejorar nuestra base, manejar los costos de despliegue, etc. Aceptar misiones nos da una posibilidad de adquirir esos preciados fondos que necesitamos para mantener nuestros engranajes mercenarios girando, a la vez que nos hace progresar en la relación con cada facción en disputa por el universo. Imagínense que hay más de 30 modelos distintos de mechas, y si le sumamos la cantidad de mejoras personalizadas que podemos realizarles, las posibilidades como ven, son infinitas.

battletech 2

Slow Motion

Cuando damos una orden a un mercenario, nuestras unidades la cumplen a través de completas animaciones que siguen al vehículo hasta el final de la acción. Al principio son sorprendentes y llaman la atención… pero pasados varios minutos se vuelven tediosas y monótonas. Ver al robot paso a paso moverse a través del terreno, rotarse para apuntar, disparar, esperar a que nos digan cuánto daño hicimos...las misiones se vuelven más largas de lo necesario. En especial cuando las unidades enemigas en la otra punta del mapa se mueven una a una esperando a que nos acerquemos a su zona para atacarnos y nos hacen buscar desesperadamente por una opción de “skip” en alguna esquina de la pantalla para salvar algunos preciados minutos por sesión. Esto hace del título una experiencia extenuante en algunas ocasiones, no recomendable para personas con problemas de ansiedad.

battletech 4

Dificultad irregular

Algo que se destaca es la alta variabilidad que tiene la dificultad a lo largo del título, que cambia muchísimo de misión en misión, con una primera campaña muy dolorosa para luego desembocar en objetivos secundarios sumamente accesibles. Estos “picos” de dificultad nos dejaron desconcertados. El fichín es duro pero inconsistente. Quizás se deba a que los enemigos de cada misión parecen estar generados en forma procedural, haciendo que la misma misión pueda tener enemigos de variada dificultad si se toma en múltiples ocasiones con la ayuda de un guardado oportuno. Hace falta una vuelta de rosca más en ese sentido, a veces una misión imposible puede lograrse cargando varias veces la misma partida.

battletech 5

Caminando hacia el alba

Durante años los gamers desarrollamos una nostalgia por los juegos estratégicos de mechas por turnos, alimentados por recuerdos de títulos aclamados como MechCommander y la saga Front Mission, cosa que ningún título que vino luego supo satisfacer. Sin embargo, Battletech llegó para quedarse en los corazones de muchos de nosotros como el tan merecido y necesitado revival que pedía el género. Y si bien hay aspectos por mejorar, por encima de esa empinada colina de aprendizaje y la montaña de bugs a solucionar, se halla un hermoso amanecer. Un juego gratificante, poderoso, completo y sumamente complejo, que logra mantener al jugador enchufado a sus mercenarios, sus mechas, y sus aventuras espaciales por muchas horas. [i]

DESARROLLADO POR: Harebrained Schemes
DISTRIBUIDO POR:
Paradox Interactive
GÉNERO: Estrategia
DISPONIBLE EN: PC, Mac, Linux

CALIFICACIÓN

75%

QUÉ ONDA: Un juego de estrategia de mechas al estilo Front Mission.
LO BUENO: Personajes con voz doblada y dibujados en arte tipo comic muy bien logrados. Hay horas de juego para rato. Muchas opciones de personalización de personaje y mechas, en base a nuestro estilo de juego. Mecánicas de estrategia muy profundas. Buenos modos de juego e historia de campaña para un jugador.
LO MALO: Curva de aprendizaje que roza lo criminal para el tutorial ofrecido. Las primeras horas del título son muy duras. El paso del juego es bastante lento, en especial durante las batallas. Algún que otro bug de animaciones (en especial el stuttering).

¡Atención, micos! Si les despertó la curiosidad, pueden comprar este fichín en la Humble Store a un precio super conveniente haciendo [TIKI] acá.

Bruno RizzutiBruno Rizzuti, alias Rasgarroth, si bien es difícil reconocerlo a simple vista, ya que habitualmente anda disfrazado de trabajador responsable en el ambiente corporativo, no dejes que las apariencias te engañen: juega más horas de las que trabaja...o duerme...o come...o vive. Apasionado total del mundo del gaming y el hardware desde su más tierna infancia, es el perfecto ejemplo de que se pueden cumplir los sueños del niño interior: 40 horas semanales de videojuegos y envejecer sin madurar.

blog comments powered by Disqus

Más chismes

  • 1

Software gratuito para PC gamers – Convertidor de vídeos

irrompiblesDigital

[IRROMPIBLES] DIGITAL

Todos los números de la revista en formato electrónico. Suscribite.

Spanish English French Italian Japanese Portuguese