20xx review

"Megaaa Megaamaaan, I wanna be, a Megaaa Maaan"

A esta altura del año estoy casi seguro que el chistecito de que "ahora todo tiene battle royale" fue para distraernos de la verdadera moda que ocurría delante de nuestros ojos: los roguelites. Esta subcategoría de juegos que no llegan a ser del todo "roguelikes" porque no son lo suficientemente crueles, que toman conceptos clásicos de fichín y los deconstruyen, ahora se metío con Megaman. Y de esa extraña combinación resultó un juego llamado 20XX.

Ecos de Megaman

Un largo camino tuvo que atravesar 20XX para llegar a nuestras manos. Arrancó en 2014 como un crowfunding, cuando aún llevaba el título de Echoes of Eridu, con unos gráficos más simples y haciendo énfasis en el cooperativo opcional. La premisa era simple: un Megaman con niveles aleatorios, power-ups y permadeath.

El proyecto obtuvo el dinero solicitado y pronto llegó a Steam en forma de Early Access. Al año siguiente, por el feedback recibido decidieron darle un giro a la dirección de arte, acercando al fichín a sus raíces megamanianas.

Finalmente el 16 de agosto del año pasado fue el momento de lanzarlo como un título completo. Luego de casi un año de éxito en PC, llegó el día en que 20XX (que homenajea a su inspiración con su nuevo nombre) pasa a estar disponible en consolas.

20xx review 1

Megaman Infinito

El juego cumple lo prometido, quizás demasiado. A simple vista, luce, se juega, suena y despierta puteadas como el mismísimo Megaman X, algo que puede atraer a los fans tanto como asustar a los casuales que suelen huirle a las aventuras del robot azul.

Para las personas que estén medio perdidas porque nunca tocaron un juego de esa saga (creo que ya se fueron a hacer otra cosa, pero por las dudas que sigan acá): se trata de un plataformero de acción en el que nos la pasamos corriendo muy rápido, disparando a todo lo que se cruza y saltando plataformas que suelen moverse o apagarse/prenderse de formas que rozan lo injusto. Elegimos con qué jefe enfrentarnos, entramos a su escenario tematizado, y al final del mismo nos enfrentamos a estos enemigos finales que completan la pantalla de objetos dañinos mientras nosotros hacemos todo lo posible por evadirlos y acertarles nuestros míseros proyectiles. Nada fácil. Con el inicio de la franquicia arraigada en los temprano años 90, la música que nos acompaña suele ser rock-metalera con sintetizador, lo suficientemente pegajosa para que nos quede dando vueltas en la cabeza días después de jugar.

20xx review 3

¿Pero cuál es la diferencia de raíz que 20XX provee? Que los niveles, en lugar de estar pre-diseñados como en la saga que homenajea, acá son procedurales: es decir que se van armando en forma aleatoria y distinta cada vez que jugamos. Al final de cada nivel, nos enfrentamos un jefe, y al vencerlos, podemos elegir a cuál ir a encarar a continuación de una lista de tres. Lo que nos permite, por ejemplo, evadir a ese que sabemos que nos va a fajar de entrada, hasta que no tengamos al menos un arma que esté a la altura del enfrentamiento.

Para equiparnos mejor, vamos a ir topándonos con distintos ítems en el camino. Algunos son nuevos armamentos como uno que dispara hacia todas las direcciones y otro que lanza cubos gigantes de energía (ideal para los que tienen mala puntería), mientras que otros son mejoras que aumentan nuestra velocidad, nivel de daño, etc. Mientras que podemos obtener algunos gratis como premio a nuestro esfuerzo, otros vamos a adquirirlos canjéandolos por las arandelas que juntamos en el camino. También podemos comprar puntos de salud, clave para recuperarnos luego de un nivel difícil y quedar listos para enfrentarnos al jefe.

20xx review 2

Eso suena a Megaman

La historia ¡oh sorpresa! es igual a la de Megaman, con un set de robots que se vuelven malos, un científico malvado detrás de todo, y un robot protagonista que debe ir a enfrentarlos. Aunque en este caso, son muchos: Nina (inspirada en Megaman), la cara visible del juego, cuenta con un arma similar al Mega Buster mientras Ace (inspirado en Zero) utiliza un sable igualito al de su contraparte. La versión de consolas, la que estamos reseñando ahora mismo, añade a dos DLC que en la versión de PC son pagos: Hawk, una robot que utiliza un látigo al estilo de Simon Belmont de Castlevania; y Draco, que cuenta con un martillo.

El modo de juego principal nos lleva a través de ocho niveles en total (más un par extra), y una vez completados nos vamos a enfrentar al verdadero jefe final, el que probablemente nos cachetee sin misericordia la primera vez que lo crucemos.

20xx review 6

En cuanto muramos, chau: todo lo que obtuvimos se pierde y debemos volver a comenzar, con una partida totalmente nueva y generada proceduralmente. Pero, ¡un momento! Porque los chips que hayamos obtenido se quedan con nosotros, y podemos usarlos para desbloquear mejoras permanentes. ¡Yey!

Todo el juego puede ser controlado desde un hub principal, en el que tenemos acceso a la partida en sí, la tienda de mejoras, una galería de desbloqueables, unos desafíos diarios y semanales, ideales para una partida rápida y que dan un poco de variedad al asunto, y por supuesto la opción de activar el cooperativo, ya sea online o local. AAAAH, esa no la tenías, Capcom: sí, se puede jugar con alguien más ¡y funciona bien!

20xx review 4

"¿Me compro este o el Megaman?"

Dado que la comparación es inevitable, resumamos esto: es inevitable sentir que el arte resulta un fan-art de Megaman, la música es buena pero incomparable con la original, y la generación procedural de los obstáculos no está a la altura del diseño de niveles de los originales. Estamos frente a un excelente homenaje, pero sigue detrás del verdadero unos cuantos pasos. Ahora, sería tonto no apreciar los aspectos modernos que 20XX nos trae, como la posibilidad de completar el fichín de a dos, contar con una fuente inagotable de nuevos desafíos y corregir algunos aspectos de diseño que se pueden sentir injustos en los originales (cosas que allí nos quitaban una vida de forma automática, acá sólo nos quitan un poco de salud).

20xx review 7

En conclusión, si nunca tocaron un Megaman, no van a encontrar nada nuevo acá. Y si son fans ultraconservadores del robot azul, tampoco van a estar muy contentos con esta creación. Pero si están en el medio, si algo que luce como Megaman ilumina su corazoncito gamer, y quieren más aventuras llenas de rock e insultos al viento... no lo dejen pasar. [i]


DESARROLLADO POR: Batterystaple Games & Fire Hose Games
DISTRIBUIDO POR:
Batterystaple Games
GÉNERO
: Acción, Plataformas, Roguelike
DISPONIBLE EN: PS4, Xbox One, Nintendo Switch, PC

CALIFICACIÓN

81%

QUÉ ONDA: Una carta de amor a la saga plataformera de Capcom que homenajea a la misma, a veces demasiado, con un giro hacia el roguelike procedural que le da frescura.
LO BUENO: Se puede jugar cooperativo, gameplay bien logrado, brinda nuevos desafíos en cada partida, varios personajes seleccionables con diferentes estilos, buena música aunque...
LO MALO: ...la música puede cansar rápido, la premisa puede volverse repetitiva con rapidez, el aspecto procedural no siempre logra un buen diseño de niveles, le falta un poco de pulido visual.

Santiago FigueroaSantiago Figueroa, alias Mortones el Jefe de Redacción de [IRROMPIBLES]. Opinólogo profesional, simula tener buen gusto pero ser fan de Sonic le resta autoridad. Además de fichines, sabe de cine, game design, transmedia y hasta de salas de escape. Pueden ver sus locuras en Youtube, leerlas en su blog o vigilarlo por Twitter como @codigomorton.

 ¡Atención, micos! Si les despertó la curiosidad, pueden comprar este fichín en la Humble Store a un precio super conveniente haciendo [TIKI] acá.

blog comments powered by Disqus

Más chismes

  • 1

Software gratuito para PC gamers – Convertidor de vídeos

irrompiblesDigital

[IRROMPIBLES] DIGITAL

Todos los números de la revista en formato electrónico. Suscribite.

Spanish English French Italian Japanese Portuguese