01

Like a rolling stone

Aún lo recuerdo como si fuera ayer. Estaba en la secundaria, eran épocas de poca responsabilidad y mucho tiempo libre. Épocas donde todavía tenía la cabeza fresca y predispuesta a probar todas las cosas nuevas que se me pusieran por delante. Pero nunca me imaginé que lo que me iba a cruzar ese día era una ilustración con una bola gigante, unas vacas y un arcoíris cayendo sobre el monte Fuji.

La tentación fue inmediata.

02

Llegué corriendo a la casa de un amigo con el nuevo juego bajo el brazo y le dije “prendé la Play, tengo algo muy extraño para probar”. Lo que sucedió a continuación es muy difícil de manifestar hoy en palabras, debido al extravagante estímulo audiovisual que estábamos experimentando —y créanme, no había sustancias involucradas más que galletitas y chocolate caliente—. Recuerdo que los primeros diez minutos me la pasé riéndome de la hilarante banda sonora. Los siguientes 15, a pura carcajada, de la bizarra y cómica premisa del fichín. Y los restantes minutos que completaron la hora, ya a las lágrimas, de escuchar a mi amigo repetirme una y otra vez “¡¿pero que demonios compraste?!”.

Katamari Damacy fue como una bofetada oriental en la nuca que ninguno de nosotros se vio venir. Creado por Keita Takahashi y publicado por Namco en el 2004 en exclusiva para PlayStation 2, nos abrió la mente con su estrambótico diseño para sumergirnos en una experiencia de lo más singular.
14 años después, Bandai Namco nos sorprende con una remasterización de aquel primer título de la saga, en esta ocasión para Nintendo Switch y PC, para la cual ya estamos preparados porque ya no somos niños de secundaria y tenemos un historial de bizarror en nuestro haber… ¿o no?

08

Desconcertados por nuestro desconcierto, la realidad indica que no. Porque a pesar de todo el tiempo que pasó, aún hoy en día Katamari Damacy REROLL nos volvió a asombrar casi tanto como la primera vez, lo que demuestra lo fresco y original que sigue siendo —y lo acertada que es esta remasterización—.
Para los que nunca jugaron esta locura de fichín, la historia es la siguiente. Resulta que el Rey de Todo el Cosmos (literal) tuvo una noche de juerga importante, y en su desenfreno, sin querer barrió todo el universo de sus estrellas. Así, ¡pum!, las hizo desaparecer. Cosas que pasan cuando uno se pasa de rosca, ¿vió? Una vez sobrio pero no muy responsable, le relevó la tarea al pobre de su príncipe (o sea nosotros), el cual tiene que viajar a la tierra con su katamari, juntar la mayor cantidad de objetos posibles, y reemplazar así una por una las estrellas del firmamento.

No, no le busquen la lógica. No tiene. Y es parte de su encanto.

03

Para el momento en que salió, Katamari Damacy era impresionante técnicamente. No por sus gráficos, sino por la cantidad de objetos y partículas que procesaba simultáneamente. Esto se percibe sobre todo en sus últimos niveles, donde arrancamos con una esfera de centímetros de diámetro, hasta llegar a una bola gigantesca de cientos de metros. Todos y cada uno de los elementos que vemos en pantalla son interactivos con nuestra katamari: los muebles, los adornos, los animales, la gente, el pasto, los edificios, las nubes... todo. Es admirable de sólo pensar cómo deben haber hecho para colocar cada pieza en su lugar, como si fuera una gran estructura de Lego digital.

06

Katamari Damacy REROLL logra (re)transmitir con éxito todas esas emociones en esta flamante remasterización que, a decir verdad, se ve igual a como lo recordábamos. Tan igual, según nuestro nostálgico y engañable cerebro, que tuvimos que volver a conectar la PS2, colocar el juego original, y comparar las versiones.
La diferencia es notable. Las texturas fueron pulidas, cuidando siempre su estética cúbica tan característica: se eliminaron los bordes serruchos y se aumentó la fuerza de los colores, sin rebajar las formas cuadriculadas, que ahora por contraste son todavía más notorias.
Como dicta la norma moderna, también se reescaló la imagen al formato 16:9, dejando detrás el viejo 4:3.

10

Lo que sí se sintieron levemente distintos (al testearlo a la par), fueron los controles. Por alguna razón, esta remasterización no logra empatar del todo la precisión original de PlayStation al manejar la katamari. Ojo, es una diferencia muy sutil, pero está, al menos en su versión de Switch que tuvimos la oportunidad de probar.
La novedad en la edición para la consola de Nintendo, es que se incorporó compatibilidad para los sensores de movimiento de los Joy-Con. Pero no festejen mucho, porque su desempeño es enfermizo. Nosotros logramos jugar un máximo de cinco minutos antes de empezar a sentir los brazos resentidos y la cabeza mareada. Los controles de movimiento son lo menos fidedignos que hay, y aunque logren hacer que les respondan como corresponde, el cuerpo termina dolorido por la incómoda y poco natural posición que debemos realizar.

La cámara es otro aspecto que trabajaron bastante, afortunadamente con un resultado tan exitoso como los gráficos. Consiguieron eliminar todos los bloqueos de visión que la misma nos generaba cuando entrábamos en espacios cerrados o cuando un objeto se ponía detrás nuestro.

07

Detalles más, detalles menos, REROLL no ofrece muchas más novedades. Tampoco es que las necesite. Cumple con lo que se propone: logra traer 14 años después la entrega original de Katamari Damacy con el tratamiento adecuado para hacernos sentir que el tiempo no pasó. Todavía fresco y original, si nunca tuvieron la chance de probarlo, esta es su oportunidad; y si lo hicieron, ¡también!. Nunca es un mal momento para revisitar viejas joyas y volver a sorprenderse como niños. [i]


DESARROLLADO Y DISTRIBUIDO POR: Bandai Namco
GÉNERO: ¿Eh?
DISPONIBLE EN: Nintendo Switch, PC

CALIFICACIÓN

78%

QUÉ ONDA: El viejo y querido Katamari Damacy vuelve rodando para arrollar nuestra mente con su bizarror.
LO BUENO: Muy buena y cuidada remasterización gráfica que apela con éxito a nuestra nostalgia. La cámara ya no estorba. La música sigue sonando tan alocada como siempre.
LO MALO: Los controles se sienten un pelín menos precisos que su versión original. Los sensores de movimiento restan más de lo que suman.

Este análisis fue realizado a través de un código de Switch provisto por sus desarrolladores.

Facundo Fernandez 2Facundo Fernández Lleventon, alias Cufa, es el flamante Jefe de Redacción de [IRROMPIBLES], game designer, fotógrafo, escritor y filósofo del fichín. Peleado con la PC desde la niñez, es un hereje que defiende a las consolas como plataformas preferidas. Su saga preferida es Metal Gear y se esconde de las redes sociales tan bien como Snake.

blog comments powered by Disqus

Más chismes

  • 1

Software gratuito para PC gamers – Convertidor de vídeos

irrompiblesDigital

[IRROMPIBLES] DIGITAL

Todos los números de la revista en formato electrónico. Suscribite.

Spanish English French Italian Japanese Portuguese