mutant year zero portada

Mutación en la granja

Entre la peste, la guerra nuclear y los grupos de Kpop, la humanidad finalmente se convirtió en especie extinción. El mundo del futuro pertenece a los mutantes, cuyos genes se han pasado décadas haciendo pogo, otorgándoles un aspecto animal con cierta reminiscencia antropomórfica. O viceversa, quién sabe. Estos supervivientes se reúnen en un refugio llamado El Arca, nombre que deja en claro que, aunque falte comida, sobra sentido del humor.

Es así como, para sobrevivir, se ejecutan tareas de exploración y acopio de recursos a mano de los Stalkers. A pesar del nombre, su tarea no es llamar por teléfono jadeando o espiar redes sociales para sacar datos. Por el contrario, estos valientes recorren los postapocalípticos alrededores del Arca, La Zona (está claro que aquí nadie se quiso matar pensando el nombre) en busca de elementos que los hagan sobrevivir un día más.
mutant year zero 1 Copiar

De esta forma, conocemos Dux, un pato re bardero, y Bormin, un jabalí que tiene tremendo quilombito de temperamento. Nuestros amigos Stalkers estaban desarrollando su tareas diarias hasta que les cae un problemón. Resulta que el tipo que mantiene funcionando el Arca, un tal Hammond, se fue de expedición y no ha vuelto. Ahora, flaco… ¡No mandes al de mantenimiento a tirotearse con mutantes, si es el que te hace funcionar el boliche!

En fin, más allá de este error imperdonable de management, nuestros simpáticos mutantes salen al rescate. En el camino, descubren que Hammond está tras la pista de un lugar llamado Edén. No, no es un telo. Algunos lo creen la Tierra Prometida, otros entienden que es el lugar donde se encuentran todas las respuestas del origen de los mutantes y, por último, muchos piensan que sólo es un mito. ¿Será?

Más que escuadrón, PATOta sigilosa. Cuac.

Mutant Year Zero: Road To Eden es un táctico basado en escuadrón, con comparaciones con XCOM acechando en la oscuridad. Pero con que lo jueguen un rato se van a dar cuenta de que brinda una sensación distinta, gracias a múltiples elementos que otorgan una personalidad propia. De alguna forma, y salvando los lustros de distancia, nos recuerda un poquito más al viejo y querido Fallout: Tactics de PC.

Por empezar, el juego alienta la exploración del escenario. Si bien no se trata de un mundo abierto, nos permite elegir la zona a donde queremos ir y recorrerla, no sólo para cumplir objetivos, sino también para recolectar recursos y equipamiento escondidos.

mutant year zero 2 Copiar

Por otra parte, existe una presencia muy fuerte del sigilo, induciendo y, en algunos casos, hasta obligando a aplicarlo. Evitar confrontaciones directas con grupos de enemigos es moneda corriente, ya sea para eliminarlos luego, tratar de bajarlos uno a uno sin alertar al resto o directamente volver cuando seamos más fuertes, para hacer una carnicería.

Esta mecánica carpera funciona a la perfección, en parte gracias al sistema de movimiento. Nuestro escuadrón se desplaza en tiempo real con linternas en mano, para mejorar nuestro avistaje de jugoso “loot”. Pero, con un simple “click”, podemos pasar al modo sigiloso, donde nos agachamos, apagamos linternas y silbamos bajito. De esta manera, los círculos de visión y detección de los enemigos sufren un recorte sustancial, mejorando nuestras chances de pasar desapercibidos.

mutant year zero 7 Copiar

Ahora bien, si lo que queremos es repartir balazos, hay formas inteligentes de hacerlo. Ustedes lo tienen que llevar al lugar más recóndito de sus casas, al último dormit… perdón, me confundí. Casi todo enfrentamiento en este juego ―al menos los que tienen chance de ser exitosos― depende de la planificación previa. En cualquier momento podemos manejar de manera individual cada personaje y ocultarlo, preparando de esta forma una emboscada. Incluso, nos permiten abandonar el tiempo real y pasar a turnos, sin necesidad de detonar el combate, simplemente para posicionar nuestros personajes de la mejor forma.

Una vez que la planificación sea de nuestro agrado, pasamos a amasijar mutantes en un clásico combate por turnos: probabilidades de impacto, daño, buscar mejores coberturas, flanquear y aprovechar posiciones elevadas. Todas esas variables comienzan a bailar ese vals que tanto nos gusta. Y Mutant Year Zero: Road To Eden se sabe los pasos y baila con mucha gracia. El conjunto de mecánicas mencionadas hacen que el aspecto táctico sea muy rico y disfrutable donde, insistimos, la planificación previa al primer cuetazo es realmente clave.

mutant year zero 4 Copiar

¿Y que sería un juego de estas características sin un sistema de progresión? Por un lado, en este fichín podemos ir mejorando las armas y consiguiendo nuevas armaduras y equipo, que otorgan diferentes bonificaciones. Pero también existe un ―algo escueto― árbol de habilidades, donde podemos ir desbloqueando nuevas mutaciones. Muchas son comunes entre los personajes, aunque existen específicas y únicas, en estrecha relación con el tipo de ADN animal que tenga nuestro Stalker.

Cabe decir que, aunque no están mal, el sistema de progresión y la administración de la base son los puntos que nos dejan con sabor a poco y esperábamos un poco más. En el Arca no hay mucho contenido ni profundidad, nos limitamos a visitarla sólo para eventuales “compra-ventas” y algún elemento narrativo necesario.

mutant year zero 3 Copiar

De igual manera, una vez aniquilados los enemigos de una zona, rara vez vale la pena pasar nuevamente por ella, debido a un respawn muy amarrete. Así que los más farmeros estarán algo decepcionados y, el resto de los mortales, sentirán que pierden el interés por algunos puntos del mapa, al sentirse desiertos. Un poco más de generosidad en este aspecto hubiera alargado la vida del juego, es una pena.

En cuanto a lo visual, el juego se ve muy bien y los personajes tienen un diseño muy copado. Y no sólo en los principales, donde la cruza estética entre humano y animal es una caricia a la pupila, sino que también en los enemigos, los cuales tiene una variedad adecuada y un diseño cuidado.

mutant year zero 5 Copiar

Por último, si bien la frecuencia con las que nos dan información arranca lentísima, la historia vale la pena. También los diálogos entre nuestros personajes, cada uno con una personalidad y quilombitos mentales marcados, que matizan la desesperanzadora ambientación con frecuentes alivios cómicos.

Mutant Year Zero: Road To Eden no inventa mucho, pero hace jugar bien sus partes haciendo énfasis en mecánicas que otros exponentes del género no utilizan o no profundizan a este nivel. Si disfrutan de este tipo de juegos, a pesar de que se queda cortos en algunos aspectos clásicos del género, es satisfacción garantizada y se lo recomendamos, cero PATOchada. Cuac. Y perdón por el cierre. [i]


DESARROLLADO POR: Bearded Ladies
DISTRIBUIDO POR: Funcom
GÉNERO: Táctico de escuadrón
DISPONIBLE EN: PC, PS4, Xbox One

CALIFICACIÓN

79%

QUÉ ONDA: Un táctico de escuadrón con una excelente ambientación, que hace foco en el sigilo.
LO BUENO: El diseño de los personajes. La historia, aunque avanza lento, está muy bien. El uso del sigilo y la preparación previa a cada combate. Las habilidades únicas de cada personaje.
LO MALO: Algunos aspectos clásicos, como el manejo de la base, tienen muy poca profunidad. La escasa reaparición de enemigos en los escenarios recorta la vida del juego.

Este análisis fue realizado a través de un código de PC provisto por sus desarrolladores.

Gustavo SobreroGustavo Sobrero, alias El Cenizas, es Secretario de Redacción de [IRROMPIBLES] y autodefinido como "old school gamer" (se sospecha que utiliza el término para camuflar el hecho de que está jovato). Fue administrador de importantes comunidades gamer y, desde ese entonces, escribe reviews para donde se lo pidan, bien a lo mercenario. Amante de los RPG, incluso los de papel y lápiz, inició numerosas protestas para que al JRPG le saquen las últimas tres letras. Pueden seguirlo en Twitter como @ElCenizasWTF y en Instagram.


 

blog comments powered by Disqus

Más chismes

  • 1

Software gratuito para PC gamers – Convertidor de vídeos

irrompiblesDigital

[IRROMPIBLES] DIGITAL

Todos los números de la revista en formato electrónico. Suscribite.

Spanish English French Italian Japanese Portuguese