Reviews

Running Fred: Corriendo hacia el éxito

Running Fred

El nuevo fichín de Dedalord Games es una pequeña gran maravilla y un orgullo para la industria argentina.

Seguro se acuerdan de Falling Fred, un arcadito que inicialmente salió para iPhone y iPad y que consiste en evitar que el sufrido Fred se haga pelota mientras se precipita por un hueco casi interminable. Lo hemos probado y nos encantó. ¡También nos asombró! Además, tuvimos el honor de que los micos de Dedalord consideraran a [i] como sponsor de su excelente juego. Si no lo tienen todavía, aprovechen que en el momento en que escribimos esto, Falling Fred está gratis en el App Store, así como Falling Fred Z (¡zombies!).

La secuela de Falling Fred ya está disponible y para nuestra sorpresa es un juego mucho más amplio que su antecesor y con un montonazo de novedades, entre las que destaca que es un juego gratuito. Running Fred tiene todos los elementos para volverse uno de los favoritos de muchísimos jugadores de todo el mundo. Eso nos llega de alegría, porque estos micos (Diego Ruiz y Juan Pablo Bettini) son nuestros amigotes. No tenemos miedo de que nos acusen de favoritismo porque, por suerte, Running Fred es un juego innegablemente bueno.

 

Running Fred

¡En Running Fred el objetivo es rajar! El espantoso Grimmy (la Muerte con todo y guadaña) lo persigue sin descanso. Parece que el destino del sufrido Fred es huir de lo inevitable: un final cruel y épicamente sangriento. La cámara se coloca a espaldas de nuestro irrompible héroe, y como con Falling Fred, el control se hace inclinando el dispositivo a un lado y otro. Fred corre solito (si te persigue Grimmy, no hay mucho que reprocharle) y la cosa es esquivar toda clase de obstáculos, como columnas, paredes, pinchos, fosas, sierras, hachas, espadas, y hasta cosas que caen justo que Fred iba pasando, total mala onda pero que te mantiene sin aire en el intento por atravesar cada nivel. Para agregarle picor a la carrereada, Fred puede correr unos segundos por las paredes, a la Prince of Persia, y por supuesto saltar y hacer doble salto con un simple par de taps en la pantalla. ¡Y en medio del susto, hay que agarrar monedas!

El asunto de dominar el movimiento y aprender dónde están los obstáculos es algo que lo vuelve un juego adictivo. Ejemplo: vas corriendo y se acerca una fosa llena de pinchos; agarrás por la aceleradora, saltás a la pared, corrés por esta unos segundos, saltás y dando un giro que envidiaría la mismísima Lara Croft, caés del otro lado, pasás rozando una bola rotatoria, saltás una valla, te deslizás por debajo de una más alta, volvés a brincar para gambetear una espadota que te partiría en dos y listoo, carrera march hacia el final del pasillo, siempre cuidando de pasar por encima de las monedas, porque de algo hay que vivir. Chocarse con los obstáculos o ir muy lento es malo: Grimmy te alcanza y con la guadaña te hace dos pedazos de Fred.

 

Running Fred

Running Fred

Es divertido a morir (literalmente). Uno quiere llegar lejos, ver qué hay más allá o meterse en las zonas secretas que parecen llamar la atención cuando uno pasa a toda velocidad (y que suelen terminar con Fred chapoteando en un lago de lava o a lo mejor horriblemente empalado). Cuanto más lejos llega el enérgico Fred, más monedas gana.

Esas monedas -llamadas “skullies“- sirven para comprar una variedad de cosas en el shop del juego, aunque ninguna de estas afecta radicalmente la jugabilidad. Es decir, no hay nada que podamos comprar que no se pueda obtener jugando lo suficiente para juntar monedas o compensando con habilidad. Las cosas que se pueden comprar son distintos trajes para Fred (si vas a rajar de la Muerte, que sea con estilo; nuestro favorito, el Fred Raider, con look Indiana), así como habilidades especiales (doble salto, botas con clavos para mejor agarre en las paredes, “huesos de goma” y el infame Chicken Flap que te permite “aletear” para mantenerse en el aire unos segundos adicionales).

También se puede comprar nuevas localidades y hay más por venir. El shop ofrece la posibilidad de comprar packs de skullies en cantidad, y también hay una manera de ganarlos adheriendo a otros servicios.

Running Fred es generoso, por si fuera poco con lo comentado, en ofrecer otros dos modos de jugar. Uno es el de los Desafíos, que se compran con skullies y premian con coleccionables, y el modo Survival, sólo para valientes y tenaces corredores.

Running Fred te premia todo el tiempo (incluso con las pantallas de carga, llenas de frases ingeniosas), algo sin duda muy bueno para un juego freemium. Te da skullies por compartir tu estado en Facebook, por volver a jugar, por cumplir objetivos y mucho más. (¿Dará skullies por bajar Falling Fred?).

 

Running Fred

En sintesis, un juegazo lleno de alegría y con más desafíos que llegar a fin de mes. ¡Encima es gratis! Al momento de escribir esta nota, el juego llevaba menos de dos semanas en el App Store y ya había superado el millón de downloads. Impresionante, y un orgullo que sea la creación de Dedalord, que con Fred es evidente que encontró una IP más que interesante y simpática.

¿Qué vendrá después? [i]

 


Pueden bajar Running Fred GRATIS (iPhone, iPod touch, iPad) desde el App Store.
Pronto estará disponible en Android.

Página oficial de Running Fred

Escribe un comentario