Reviews

Irrompibles en Geek Lounge

Battlefield 3 para consolas será un poco diferente

Más allá de la delgada línea del horizonte, hay un lugar para gente como vos y yo.

Cuenta la leyenda que estábamos Macko, Gea, el Profe y quien les habla sentados en cómodos sofás un viernes a la noche, cuando decidimos finalmente aceptar una invitación de la gente de Geek Lounge y nunca volvimos a ser los mismos… sino versiones más gordas y satisfechas de nosotros mismos.

¿Qué puede hacer un gamer cuando cae la noche y se libera de los deberes mundanos de la ajetreada semana? Quedarse a fichinear siempre es una buena opción, salir a bagartear mininas también es aceptable, y por qué no, ir en busca del ágape perdido para calmar a la bestia que vive en el cavernoso interior de nuestras panzas gamer. ¿Qué pensarías querido mico si pudieras hacer todo eso y más en un mismo lugar? Un fantástico lugar, que redefine la composición “Antro Gamer”.

Irrompibles en Geek Lounge

Viajamos enlatados en un taxi apestoso, aunque tal vez el que apestaba era uno de nosotros, pero no me parece adecuado denuciar esta clase de cosas en una nota tan pública (pregúntenme por Twitter y les digo) y llegamos pasadas las 22hs. La entrada a Geek Lounge está un poquito escondida en Junín 321, pero a través del vidrio polarizado podíamos ver destellos de lo que nos esperaba, con dos grandes LCD jugando Mortal Kombat y Assassin’s Creed Revelations respectivamente.

Entramos y, al instante, quedamos maravillados por lo que es un paraíso gamer en tierra. La entrada te da la bienvenida con siete televisores LCD de 42 pulgadas cada uno, conectados a algunas Xbox 360, PlayStation 3 y tres PCs. Este es el lugar perfecto para jugar partidos de FIFA, en cómodos sofás, tomando cerveza y degustando algo del amplio menú que ofrecen. Nosotros, por supuesto, fuimos a lo básico y letal y comimos unos nachos con queso derretido como entrada, mientras fichineábamos una partida coop de All Zombies Must Die.

Irrompibles en Geek Lounge

No por nada muchas tardes se celebran torneos de diferentes fichines, el lugar es perfecto, con mucha comodidad y espacio. Justamente ese día se había jugado un torneo de FIFA12 donde, por supuesto, salió campeón el eterno Patán y se llevó el jamón. Un jamón metafórico, pero se lo llevó a su casa al fin.

Y hablando de jamón, después de una hora entera a puro fichining, nuestros cuerpos empezaban a codiciar carne, por lo que pedimos cuatro hamburguesas completas que venían con toda la cháchara, pero yo me pedí una solo con cheddar, la lechuga y el tomate se la dejo a los omnívoros. No hace falta decir que al necesitar ambas extremidades, dejamos los controles en la mesa y simplemente nos dedicamos a disfrutar la pobre vaquita empanada que liquidamos como el T-Rex en Jurassic Park. “¡Muu!” creo que dijo.

Irrompibles en Geek Lounge

Una vez que terminamos de tomar y beber como gordos —eso somos, ¿a quién queremos engañar?— pasamos al piso de abajo, donde Geek Lounge se transforma en un cyber sacado directamente de las entrañas de TRON, con luces azul neón y un ejército de 16 PCs high-end listas para volarte la peluca: Procesadores i5-2500k, 4GB de RAM DDR3, placas EVGA GTX 460 1Gb GDDR5, mother Gigabyte H67M-D2-B3 y los perifericos más cholulos que se te puedan ocurrir, como teclados iluminados Razer Lycosa Mirror y Headsets SteelSeries 3H. Sí, 16 de esas.

Empezamos la fichineada con un multiplayer de GTAIV, tanto juego cooperativo nos dejó con varias riñas internas y el fichín de Rockstar nos dejó expresar nuestras emociones de diferentes maneras, pero todo se acabó cuando le metí un misilazo al Profe, aparentemente me pasé de la raya. Nos cambiamos de PC porque el lugar se empezaba a llenar y había un par reservadas —sí, podés resevarlas— y decidimos pasar a algo más clásico. Creo que las palabras exactas recitadas fueron: “Ponete un Conter, Larry.” Y así fue Larry, pusimos el Counter-Strike y jugamos un 2v2 de parejas: Los casados, Macko y Gea, y mi amor platónico, ElProfeta, y yo. El partido empezó siendo un afano para nosotros, al punto donde tenía tanta plata que me compré el nightvision en de_dust2, pero de alguna extraña manera, terminamos ganando en un parejo 18-16.

Irrompibles en Geek Lounge

Ya era mañana, es decir, sábado, pero todavía había más por ver, así que llenamos nuestros chopps con más cerveza y nos dirigimos al piso de arriba, donde además de un proyector —que lamentablemente no pudimos ver en acción— hay una PS3 con Move. Lo bueno es que este piso es bastante grande, así que si quisieran poner (y con quisieran queremos decir, deberían) un conjunto de Rockband, quedaría del peluchón. Sobre todo cuando el catálogo de la PS Move no es la gran cosa todavía.

Irrompibles en Geek Lounge

Y así fue nuestra primera aventura en Geek Lounge. Si este relato no les deja las cosas en claro, la pasamos muy bien. Es uno de esos lugares que no se ven todos los días y es un crímen que permanezca siendo un secreto de la Capital Federal. Si bien todavía le faltan algunas cosas en su diseño y presentación, viene muy bien encaminado. Y si quieren un trato preferencial, no olviden mencionar nuestros nombres y serán gentilmente escoltados a la salida. [i]

Agradecemos a GeekLounge por la invitación y el buen rato que pasamos.


Geek Lounge en Facebook

 

Escribe un comentario