Tecnología

GX Gaming Imperator Pro Review

GX Gaming Imperator Pro Review

GX Gaming nos dejó probar su nuevo teclado y acá te tiramos la posta.

En el ranking, no podríamos decir qué es más importante para un gamer, si el teclado o el mouse. Ya hicimos la review del último mouse de GX Gaming y ahora nos toca lo último en cuanto a teclados, el Imperator Pro.

Como cualquier buen teclado mecánico, escribir es muy gratificante. Es cómodo y tiene un sonido perfecto, ni muy ruidoso, ni totalmente silencioso. Es cierto que muchos prefieren que no haga absolutamente nada de ruido, pero para mí eso es como que te gusten las películas dobladas, ¡no va! Si estoy escribiendo, quiero algún tipo de feedback, y los teclados todavía no vibran.

GX Gaming Imperator Pro Review

La presentación es impecable, con todos los botones que uno esperaría de un teclado gamer, las teclas se sienten muy bien al tacto y es resistente. Y también incluye por lo general no soy un gran fanático de estos y cuando no se puede sacar me parece aún peor, pero el del Imperator me terminó resultando muy cómodo ya que no es muy grande y está totalmente integrado al teclado, de manera que no se siente como una pieza individual.

El teclado en sí pesa 875 gramos, ni muy liviano ni muy pesado. Mide 55cm x 20.45cm x 3.35, un buen tamaño, teniendo en cuenta los botones extra que incluye y tiene un cable trenzado de 1.8 metros y recubierto por una gruesa malla, resistente y de la medida justa.

La distribución del teclado incluye un control multimedia y seis macros en la parte izquierda. Estos pueden ser configurardos totalmente desde el software incluido en los drivers. Ya sea para alguna acción en particular o un montón de acciones que pueden ser grabadas desde ese mismo software. Y aunque solo tiene seis macros, ofrece tres botones para cambiar de perfil, así que las combinaciones posibles llegan a dieciocho.

GX Gaming Imperator Pro Review

Hasta acá, la versión Pro y la Normal del teclado Imperator son exactamente iguales, en características y calidad. Donde difieren, es que la versión Pro incluye LEDs individuales para cada una de las teclas que se pueden configurar con 16 millones de colores según dice la caja y dos puertos USB: Y aunque la idea de dos puertos USB en el teclado es excelente y muy cómoda, lamentablemente no funcionan tan bien como uno esperaría. Al parecer no llevan tanta corriente como la PC y mientras que funcionan bien para un dispositivo de almacenamiento USB o algo pequeño, no esperen poder conectar un disco externo o algo que necesite más polenta.

En líneas generales, el teclado es más que competente. En su versión básica se puede conseguir por $300, haciéndolo un teclado bastante accesible, pero por un precio similar se pueden conseguir algunos mejores. La verisón Pro ya se va un poco más por las ramas, ya que por dos opciones más (bastante superfluas) se va a $520, casi $220 más por dos puertos USB y un par de luces. [i]

Escribe un comentario