Reviews

[REVIEW] Pacific Rim: The Video Game

Titaaanes eeen en Riiim…

 LUCHA | XBOX 360 | YUKE 
 

Uno no espera de un juego basado en una peli, que éste sea realmente bueno. ¿Cuándo fue la última vez que nos pasó eso? Pero cuando se trata del juego basado en un film alucinaaaante sobre robots gigantes surtiendo a bifes a monstruos marinos godzillescos, bueno…Nos hacemos un poco de ilusión.

Después de todo, la peli es un poco como un videojuego. ¿Acaso el juego será un poco como la película? La respuesta: Meeeh, un poco. Un poquito.

Después de todo, al fichín no lo dirigió Guillermo Del Toro. Hagamos un repaso, punto por punto: Gráficamente, tiene lo básico como para considerarse de esta generación, y es bastante menos colorido que la peli. La música es bastante simplona, y se vuelve repetitiva enseguida.

El modo campaña no tiene cutscenes, nada, son 24 misiones tiradas así, a la que te criaste, pasalas y listo. No hay forma de recrear la película y los personajes humanos del film ni se asoman.

Así presentado, uno puede pensar que no es más que shovelware, pero no, detengámonos ahí. Quizás olvidaron la parte en que dije “robots gigantes contra monstruos marinos”. Y es acá donde el juego brilla: lo que el jugador viene a buscar, es lo que va a recibir, y destrozar a golpes a nuestros enemigos, cuando no prestamos demasiada atención al resto de las cosas, se vuelve una delicia. ¡Empieza lo bueno! 

 

Acá, “el peligro gitano” listo para repartirle unas cuantas piñas al “espalda de cuero”.

 

Para los que no vieron la peli (y sorprendentemente están leyendo este artículo), Pacific Rim (acá mal llamada Titanes del Pacífico) trata sobre la invasión a la Tierra de unos seres gigantescos de otra dimensión, infiltrados a través de una grieta en la base del Océano Pacífico. Para contrarrestar la destrucción que estos seres (bautizados “kaijus”) crean, la humanidad decide crear robots gigantes, o “jaegers”, a los cuales asigna más de un piloto por unidad. Cada potencia mundial tiene su robot, con sus características propias.

No voy a dar más detalles para no arruinar las sorpresas del film, pero Gipsy Dancer, Cherno Alpha y Crimson Typhoon están disponibles desde el comienzo del juego, al igual que los kaijus Knifehead y Leatherback. Las misiones, que no son más que excusas para una pelea, se pueden encarar usando a cualquiera de estos personajes. Así es, podemos destruir a un Jaeger usando a otro jaeger, podemos poner a dormir a un kaiju controlando a otro kaiju. Al juego simplemente no le importa. Te gusta un personaje, usalo.

Los combates pueden verse toscos al principio, pero esto es porque tanto los robots como los monstruos se suponen lentos y pesados. La pelea se vuelve entonces no tan button masher sino más táctica, con toques de boxeo. Algunos personajes son más lentos que otros, o tienen mejor defensa, y sus poderes son particulares y bien definidos. Podemos movernos alrededor del enemigo en tres dimensiones, algo que la cámara no resuelve del todo bien pero que es útil a la hora de eludir ataques. Los efectos de sonido son efectivos y los escenarios son parcialmente destruibles. Es fácil comenzar a entretenerse y tomarle saña al enemigo, reiniciando la misión múltiples veces hasta obtener la victoria.

 

 

Los comandos básicos son sencillos, y a medida que jugamos vamos incorporando algunos más avanzados como los ataques de rango y las evasivas.

 

A medida que golpeemos enemigos con las diferentes combinaciones posibles de ataques, iremos obteniendo experiencia, que luego podremos canjear en el menú de personalización por la posibilidad de crear un personaje propio. ¿Cómo? Así es. Primero usaremos la experiencia para desbloquear el tipo de personaje (hay cinco tipos), luego crearemos el nuestro asignándole el tipo y finalmente, podremos configurar sus ataques, defensa y resistencia por completo, subiendo estas características de nivel utilizando los puntos de experiencia que nos sobraron, y que vayamos obteniendo en el futuro. Podemos asignarle a nuestro personaje, además, habilidades que iremos destrabando al vencer las misiones de supervivencia.

No todo es color de rosa, de hecho, los jaegers son del color que nos tocan por defecto y los kaiju también. Pero podemos personalizar la apariencia de nuestros personajes que sean de algún tipo jaeger… comprando esta opción por DLC (que es la sigla universal para “Dolor, Llanto y Castigo”).

Abramos los ojos. Como este juego está hecho para monetizar el éxito del largometraje, y es normal no esperar demasiadas ventas, los muchachos de Yuke decidieron poner la mitad del juego en venta. Es por eso que la posibilidad de personalizar visualmente a los jaegers a través de pintura y stickers puede adquirirse por DLC, así como también pueden adquirirse los kaijus Otachi, Scunner y Slattern, que podemos encontrar en las misiones de historia como rivales pero nunca se vuelven jugables, a menos que claro, paguemos. De la misma manera, se añade el jaeger Coyote Tango (por ahora, supuestamente habrá actualizaciones periódicas) y varias partes renovadas de jaegers para mejorar los nuestros. Mientras que algunos de estos items pueden considerarse a precios normales para un DLC, otros están sobrevalorados, como los escenarios nuevos. Realmente hubiese ayudado mucho al juego, que de por sí no es una maravilla, tener más contenido desbloqueable por la vía normal que debiendo comprarlo.

 

 

En esta imagen que se entiende poco y nada, pueden ver a mi personaje personalizado Cacho, cabeceando un kaiju de su mismo tipo. Qué grande, Cacho.

 

En fin. Con un precio de 10 dólares, Pacific Rim : The Game es una posible adquisición para aquellos muy fans de la peli (¡Como yooooo!) o del género de seres gigantes vs. seres gigantes; o como un divertimento más a la hora de animar alguna fiesta geek en la que haya una Xbox 360 y dos joysticks, ya que cuenta con la posibilidad de jugar tanto online como en forma local con amigos.

Se podría haber hecho mucho más con la premisa (una campaña más relacionada con la historia, un modo co-op para manejar un jaeger en simultáneo… tantas cosas) pero lo que hay es mejor que nada. Lo que sí, si quieren que los combates sean realmente épicos, les conviene apagar la música y dejar esto de fondo: 


CALIFICACIÓN

65%

 

QUÉ ONDA:
Juego de combate cuerpo a cuerpo entre robots gigantes y monstruos más grandes aún. Flojito pero entretenido.

LO BUENO:

  •  Personajes fieles al film
  •  Multiplayer local u online
  •  Posibilidad de luchar con personajes personalizados

LO MALO:

  •  Ausencia de contenido desbloqueable vs. contenido básico en venta por DLC
  •  La campaña no ofrece nada interesante
  •  Una premisa desperdiciada

Pueden bajarse la demo o comprarlo desde acá:

Pacific Rim: The Video Game en Xbox Live >>

por Morton

Escribe un comentario