Reviews

[REVIEW] Cookie Clicker: Galletas para todos


De abuelas y condensadores de antimateria.

 

Al principio sólo se trataba de vender galletas. Crocantes, sabrosas. Todo el mundo las ama. Pronto dejó de ser una cuestión de dinero. Entre fábricas, portales y máquinas del tiempo, logré apoderarme del universo.

Mi negocio comenzó como todos los negocios exitosos: de forma humilde. Por cada clic que hacía sobre aquella galleta gigante, obtenía una moneda. Con miles de clics lastimosos, conseguí comprar mi primer cursor. Este súbdito me acompañaba en la tediosa tarea de cliquear, pero aún así, necesitaba ayuda para crear mis galletitas (de las cuáles el mundo aún no hablaba). Pronto tuve decenas de cursores, hasta el punto de que ellos podían encargarse de la gran galleta por mí. Era tiempo de dejar de cliquear y comenzar el reclutamiento de abuelas.

Las amables señoras se acomodaron en su cuarto y se dispusieron, a regañadientes, a cocinar galletas para mí. Así como eran hechas, se las montaba en bandejas y salían a la venta sin demoras. De la noche a la mañana, eramos la tienda más popular del barrio.

Pero unas cuantas cuadras no eran mi objetivo. Mi ambición buscaba llegar con mis galletas a todo el país. Primero adquirí una granja, luego dos, luego tres. Luego fábricas que producían miles de galletas por segundo. Las abuelas reclamaban mi atención quejándose de que ya no las visitaba tan seguido. Pero yo estaba muy ocupado fundando un imperio.

Lo siguiente fueron las minas, donde exploté a cientos de personas para obtener el precioso chocolate que yacía bajo la superficie. Adquirí varias mejoras como fertilizantes y cursores de titanio que multiplicaron la producción de mis ya existentes fuentes de producción.

Cuando las minas ya no eran suficiente, adquirí naves espaciales, dispuestas a obtener galletas desde distantes planetas en los confines de la galaxia. ¡Incluso practiqué la alquimia! Pronto, no sólo el país ¡el mundo hablaba de mis sabrosas botanas! Laboratorios comenzaron a hacer pruebas con mis galletas, las celebridades clamaban haber soñado con ellas. Era un fenómeno imparable.

Llegó un punto en que mi producción no dio abasto, por lo que tuve que recurrir a medidas desesperadas: primero comencé a construir portales, para traer las galletas desde otros universos (así fue como la humanidad descubrió el “Cookieverse”). Me advirtieron de que estaba jugando con el tejido de la realidad, pero no me importó. Lo único que estaba en mi mente era satisfacer la enorme demanda que yo mismo había generado. Luego, cuando en el presente ya no quedaron más galletas, me dispuse a traerlas del pasado. Sin dudarlo, ordené la construcción de máquinas del tiempo.

Hoy he visto por la ventana, y dando una bocanada de aire, la abrí de par en par. El fuerte aroma amargo impregnó mis sentidos. Los expertos lo llaman “el clima de chocolate”. Contemplo como toda la humanidad se ha visto alterada con mi éxito, pero no me importa. Yo solo quiero hacer galletas. Un hombre me preguntó el otro día si estaba en el negocio de las galletas, o del dinero. -“En ninguno de esos”- le respondí. -“Estoy en el negocio del imperio”.

Sé que las abuelas planean algo contra mí, pero no me preocupa. No representan un peligro mientras no tengan mayor acceso al laboratorio. Mientras tanto, espero novedades sobre mi condensador de antimateria. No puedo esperar para encenderlo y comenzar a hacer más galletas.


Cookie Clicker es un juego gratuito de navegador, creado por Orteil en 2013. Comenzó como una broma en los foros de 4chan, y pronto se volvió en un fenómeno de la internet, con varios fan-arts y memes dando vueltas. Pueden empezar a jugar en el siguiente link, pero se los advertimos, es realmente adictivo. Entren bajo su propio riesgo.

http://orteil.dashnet.org/cookieclicker/

por Morton

Escribe un comentario