Reviews

[HANDS-ON] The Last of Us Remastered


Y no las quiero sacar…
 

Antes de leer las siguientes líneas, les pido que pongan play en la canción ubicada debajo y salten al segundo 00:59, por cursi que suene, necesito ponerlos en clima. Una vez puesto Play, sigan leyendo.

http://youtu.be/JyhAftLbHAw?t=59s

Voy a declarar mi amor incondicional. No hacia una persona, no hacia una mascota, y no hacia aquel peluche que me acompañó a lo largo de mi niñez. Es el amor a un fichín. Un fichín que considero que tocó todas las cuerdas de mi guitarra emocional. Me hizo llorar, me hizo reír, me hizo enojar y me dejó con la tristeza más grande jamás transmitida por un fichín. Un amor lleno de desencuentros, porque quise declararle mi amor en las páginas de [i] #14, pero Esteban Echeverría ya se le había declarado primero. Como buen romántico esperé y esperé. “En cuanto Esteban se distraiga me le declaro”, me dije.

Cuando estaba en la E3, Sony mostró una puntita de una nueva versión, más paqueta, más linda, y pensé, ESTA ES LA MÍA. Me le declaro antes que nadie y otra vez llegué tarde. Esteban se había llevado a las dos. Pero como en una película de John Cusack, ahora me paro con el grabador al palo y mientras suena esta canción, y sin importarme nada, grito: ¡AMO THE LAST OF US!

Listo, pueden sacar el tema si sus oídos sangran.

Llegó a mis manos por unas horas (perdón Esteban pero necesitaba toquetear este disco antes), la edición remasterizada de The Last of Us para PS4. Como muchos pensé, si ya me lloré todo con el de PS3 (si lloré mucho, ¿y qué?), si ya conozco la historia de punta a punta, ¿tiene sentido el de PS4?

Sin perder un segundo (y después de bajar e instalar un parche) arranca The Last of Us versión remasterizada. Una buena es que la nueva versión compila todo el contenido que salió hasta la fecha. Tiene la historia completa, el multiplayer y el hermosísimo e imperdible DLC, Left Behind. Sin perder un instante volví a recorrer el principio de la historia y el principio de mi calvario. En un vistazo rápido parece no haber cambiado mucho, porque la realidad es que el de PS3 era tan bueno, que era imposible mejorarlo sin rehacerlo por completo. Pero cuando lo miré en detalle empecé a martillarme los dedos de la emoción, porque han logrado lo imposible.

Para empezar, redujeron los tiempos de carga drásticamente (gracias PS4!). Las secuencias cinemáticas mejoraron notablemente en calidad de texturas, luces, fluidez de movimiento y detalles. La versión original se hizo para 720p y llevar TLOU a PS4 los obligó a renderizar todo a 1080p, al mismo tiempo, dándoles la oportunidad de tunear algunas cosillas para que nuestra cabeza explote como la de un Clicker.

Para mi sorpresa, ya sabía que venía, pero sentía la necesidad de volver a recorrer ese camino, de volver a ver todo para verlo con nuevos ojos. Porque es como ponerse anteojos y descubrir que uno era chicato (palabra que usaba mi abuelo para decir que no veía un joraca). Toda esa felicidad visual estaba ahí, blureada para encajarla en PS3 y los pibes de Naughty Dog le metieron un sharpen. Otra vez volvió ese sentimiento que me generó la versión original, ese… (Scrolleen arriba un poquito y pongan play de nuevo) ese… AMOR por The Last of Us.

No quiero volver a hablar de la historia, no señor. Porque ya se hizo muchas veces, ya muchos lo jugaron y si algunos no lo hicieron, los envidio porque todavía pueden descubrir una de las mejores historias en un juego. Si la versión original era sólida, esta es un bloque compacto y repleto de alegría.

Cuando saltamos a la acción y tomamos el control de los personajes se ve muy bien, pero es gracias al modo foto (incluído en esta versión remasterizada) que vemos todo el potencial y esplendor de este fichín. Con esta modalidad podemos pasarnos horas sacando las screens más increíbles, y cuando digo horas, lo digo en serio. Quienes hayan probado esta modalidad en inFamous: Second Son, se van a sentir como en casa. La imagen se detiene y podemos cambiar la ubicación y altura de la cámara, el zoom, la profundidad de campo, podemos poner un viñetado en la foto y un marco, hasta aplicarle filtros de color (casi un insulto porque la paleta original de colores es una obra de arte) para sacar las mejores capturas del momento. Al principio de esta nota me martillé los dedos de una mano y casi me martillo los de la otra cuando vi el demencial nivel de detalle que hay en closeups de los personajes. Cada pelo, cada cana de la barba y cada pliegue de piel está representado a la perfección (o casi porque a veces se pegotean un poco los dedos de las manos de Joel si esta sosteniendo un arma). Una demencia, una locura linda de estos genios de Naghty Dog.

Para responder a lo que todos se preguntan, ¿vale la pena?

  • Si lo jugaste en PS3 y planeas volver a jugarlo, definitivamente es el momento de hacerlo porque visualmente es amor puro.
  • Si te lo perdiste porque no tenías PS3 y tenés PS4, corré a comprarlo, ¡no sabés lo que te estás perdiendo!
  • Si no tenés Play y te da el cuero, esta versión remasterizada es una buena razón para tenerla.

Ahora mientras miro la caja de The Last of Us recuerdo la serie Game of Thrones, donde los matrimonios están arreglados. Debo devolver a mi amor para que contraiga matrimonio con otro, pero todavía estoy a tiempo, todavía está conmigo. ¿Qué tal si hago como en esas películas románticas en las que el chico se fuga con ella, lejos donde no puedan encontrarlos? Aprieto la cajita con fuerza, dejo escapar un suspiro y agarro el teléfono.

“¿Hola, Delta?, quería saber si tienen pasajes a Beijing… ¿31hs de vuelo, dos escalas y dos cambios de avión? Oh dios… ¡le tengo miedo a los aviones!” [i]

 

Escribe un comentario