Tecnología

ASUS Strix Geforce GTX970 DirectCU II

Silenciosa y letal, como un Hitman.

nVidia con su nueva arquitectura Maxwell nos dio hace poco las nuevas reinas del rendimiento, la Geforce GTX 980 y 970, siendo uno de los GPU más performantes del mercado, ahora veamos que pasa cuando lo agarra gente de ASUS y le pone un poco de “magia” en su interior.

Pero primero les cuento un poquito las especificaciones técnicas del Geforce GTX970

nVidia Geforce GTX970

Los nuevos GPU de nVidia están basados en la arquitectura Maxwell de la cual hemos hablado bastante en el lanzamiento de la Geforce GTX750Ti, En esta ocasión podemos decir que es un “Maxwell 2.0” y en breve cubriremos la nueva tarjeta en más detalle. En términos técnicos es violencia total: 5200 Millones de transistores con un proceso de 28nm, 1664 Shaders Units, 104 unidades de textura, 64 ROPS, soporte HD-Video en 4K gracias al nuevo motor de nVidia, clock de 1051Mhz, bus de memoria de 256 bits y 4096MB de RAM GDDR5 a 1750MHZ (Que son ¡7000Mhz! efectivos porque hace 4 operaciones por ciclo)…el Geforce GTX970 es un gran competidos en la arena de rango medio/alto. Si bien la cantidad de Shader Units parece baja comparado con una GTX770, la altísima eficiencia de Maxwell compensa con creces este número (hablaremos más cuando hagamos la nota de Maxwell usando una GTX980) y es un gran competidor en la arena del rango alto donde los exponentes de AMD pueden ser el Radeon R9-290 y 280X (aunque estos son una generación previa y sería optimo esperar la nueva generación a ver que tienen los rojos bajo la manga) El GPU también tiene un consumo contenido con un TDP oficial de sólo 145W.

Maxwell en este momento es el “estado del arte” para nVidia y es un refinamiento del Maxwell presente en tarjetas como la GTX750/750Ti. Es un chip 100% compatible con DX11.3 (y soportará DX12) y realmente tiene una potencia tremenda con un consumo energético contenido.

Con esta breve introducción del GTX970, veamos la ASUS Strix Geforce GTX970 OC 4GB.

La Tarjeta

La tarjeta viene en una caja bastante grande (esperable por el tamaño de la tarjeta). La tarjeta es de longitud completa (28 cm de largo x 14,5 de alto), asique tienen que ser cuidadosos con el tamaño de su gabinete porque en algunos exponentes compactos puede ser que no quepa (aunque ASUS está también vendiendo una GTX970 ultra compacta). Además la misma es una solución dual slot, por lo cual el slot contiguo quedará inutilizado para mejorar el flujo de aire.

La salsa secreta de ASUS empieza en el cooler Direct CU II que es una solución con base de cobre y 3 heatpipes que ayuda a disipar más eficientemente el calor y posee dos ventiladores de gran tamaño para mantener bajas las RPM, lo que mantiene el ruido bajo control. Lo bueno de los ventiladores es que varían dinámicamente su velocidad en función a la temperatura del GPU. De hecho los fans permanecen detenidos mientras el GPU no exceda los 67 grados de temperatura lo que hace que ASUS pueda anunciar que la tarjeta es “0 dB solution” siempre y cuando el castigo no sea exagerado. Luego de cruzar la barrera de los 67 grados, los ventiladores empezarán a girar lentamente siempre con el objetivo de mantener el ruido lo más bajo posible.

También gracias al Direct CU II ASUS dice que la tarjeta corre un 20% más fría. Lo siguiente que notamos es que con semejante disipador, ASUS decidió montar en la parte trasera un backplate de acero para ayudar a la rigidez mecánica del conjunto, algo que se agradece por el peso (1,2Kg) del conjunto.

A nivel de alimentación, la Strix requiere de un conector PCI Express de 8 pines con lo cual la potencia máxima que puede “aspirar” sería de 225W. Teniendo en cuenta que el GPU base consume sólo 145W, vemos que le queda bastante potencia extra en caso que busquemos darle más cuerda al mismo, y también nos ayuda a tener una fuente más normal, con 550 o 600W estamos a cubierto.

Seguimos con la salsa secreta de ASUS. Esta Strix no está basada en el diseño de referencia de nVidia sino que es una tarjeta íntegramente diseñada por ASUS. ASUS utilizó su tecnología de alimentación DIGI+ (muy conocida en las tarjetas madre de la empresa) y alimenta al GPU con 6 fases de energía con mosfet especiales y capacitores sólidos. Toda esta tecnología se llama Super Alloy Power y según ASUS permite una operación más fría así como 2.5 veces mayor vida útil de los componentes.  A esto se le suman 8 chips GDDR5 de alta densidad de la empresa Samsung para alcanzar la friolera de 4GB de memoria RAM.

Lo impresionante es cuando vemos la parte trasera de la tarjeta, tenemos dos conectores DVI, un Display Port y un HDMI 2.0 (las Geforce GTX900 son las primeras GPU capaces de soportar monitores 4K a 60Hz de utilizando un solo puerto HDMI) para sumar un total de cuatro que pueden ser usados todos en simultáneo para tener una solución multimonitor.

Pages ( 1 of 2 ): 1 2Next »

Escribe un comentario