Reviews

[REVIEW] ScreamRide

Come fly with me

Hay algo muy curioso en este título que me hace desear una vueltita más. ScreamRide es uno de esos juegos raros y adictivos que cuando tenés el control en la mano no sabés exactamente cuando frenar.

Se trata de una revancha para aquellos que pasaron un mal momento en una montaña rusa, ya que no solo tenemos la misión de probar los recorridos, también contamos con la posibilidad de destruir edificios y construir nuestras propias montañas. El exclusivo de Microsoft tiene varios atractivos ocultos e inesperados que vamos a tratar de recorrer en este análisis.

Los desarrolladores lograron combinar un extraño estilo de carreras en una pista de montaña rusa. Ni bien comenzamos nos pone al mando y nos dice “tenés la obligación de que esta gente se divierta y no salga volando por las nubes“, así de simple. Tomás el control y estás a cargo de un carrito que transporta cuatro personas que no debe descarrilar a la máxima velocidad o al ponerlo en dos ruedas y obligar a los pasajeros a gritar y pasarla bien… ¿¡QUÉ PUEDE SALIR MAL!?

Es interesante que los desarrolladores hayan utilizado personas en lugar de los famosos Crash Dummies. En principio es más divertido, porque sabés que estás llevando gente viva y no muñecos, por lo cual tenés que evitar ser un loquito de la velocidad y por otro lado se las ingeniaron para que en caso de colisión, no salgan heridos.

ScreamRide se presenta con tres modalidades que son: Piloto, Experto en Demolición e Ingeniero.

  • Piloto: Tendremos que controlar la velocidad y equilibrio del carrito en distintas montañas rusas, tratando de reducir el tiempo al mínimo y encadenar combos como llevar el carro en dos ruedas a máxima velocidad, haciendo gritar al máximo los pasajeros.
  • Experto en Demolición: Al mejor estilo Angry Birds utilizamos cápsulas que llevan pasajeros para reventarlas contra distintos tipos de edificios. El objetivo: conseguir la mejor puntuación a través de la destrucción. Controlaremos la velocidad de giro de la grúa y el efecto posterior de la cápsula.
  • Ingeniero: El modo más curioso, por un lado utilizamos nuestra capacidad de creación para terminar una sección de una montaña rusa con limitaciones de construcción, teniendo que usar al máximo la imaginación para conseguir maximizar nuestro puntaje. La mejor forma de mostrarles todo esto es con un video.

https://www.youtube.com/watch?v=E_QxwbIVjjo

Es una apuesta diferente como simulador, nuestro objetivo principal siempre será “dirigir” en los diversos recorridos del parque, destruyendo o construyendo montañas asesinas. La presentación de estos tres modos se da de forma progresiva, donde para avanzar niveles primero tenemos que superar los desafíos de cada etapa, dicho mal y pronto, para jugar cada nivel hay que superar el anterior, consiguiendo la puntuación requerida o cumpliendo objetivos. Cuando superamos todas las misiones de un mundo, se desbloquea el siguiente.

Existen un total de 60 misiones, que podemos volver a jugar varias veces para cumplir todos los objetivos secundarios. Esto se debe a que cada misión cuenta con un objetivo que no es posible obtener en un solo recorrido, hablamos de un desafío de tiempo versus uno para descarrillar lo cual sería imposible de lograr en una sola vuelta. A cambio nos otorga medallas, siendo la dorada la más difícil de conseguir y para quienes gusten de retos en el margen derecho al final del recorrido podremos ver la puntuación de nuestros amigos.

ScreamRide podría haber quedado estacando si no fuera por una genialidad, el modo Sandbox. Tenemos un editor abierto en el que podemos hacer lo mismo que en el modo Ingeniero pero sin restricciones ni objetivos que incluye todos los raíles, potenciadores y loopings para dejar volar la imaginación y crear toda clase de niveles disparatados.

¿Qué tiene de bueno? Que estas alocadas creaciones están disponibles para todos en línea. Ni bien nos conectamos a este modo podemos descargar miles de montañas listas para disfrutar, extendiendo la vida del juego por horas, con jugabilidad pura y extrema, que incluye la posibilidad de utilizar todo tipo de elementos arquitectónicos u otros elementos del escenario para integrar en la creación. Así, pudimos encontrar una montaña interna con salida al exterior al mejor estilo parques de Universal Studios. ¡GENIAL! Y por supuesto, sin necesidad de comprar DLC alguno.

ScreamRide no se destaca por su apartado visual y efectos de sonido, pero ofrece lo justo. Los niveles donde podemos aprovechar al máximo la velocidad nos trasmiten un buen sentimiento de “empujón” o vértigo dependiendo de la cámara que utilicemos y las escenas en cámara lenta durante una destrucción masiva se disfrutan gracias a la exageración de combos que podemos lograr. Siendo sinceros no tiene nada exigente a nivel gráfico como para hacer sufrir a la Xbox One. Sus modelos y paisajes son simples y destruibles en casi su totalidad, sea el modo destrucción o simplemente descarrillando y dirigiendo nuestro carrito hacia el vacío.

Este sistema de físicas atrapa y es bastante detallado ya que cuando estemos en medio de una destrucción pensaremos, ¿realmente puede una capsula a tanta velocidad causar tanto daño? Mientras vemos al costado los bonus por explosiones internas.

El único punto criticable de este sistema es la cámara en el modo creación, desafortunadamente no fue la mejor elección. Por momentos puede causar enorme irritación y lo mismo ocurre mientras estamos creando algún giro en 360°, los rieles se doblan y entorpece toda la experiencia.

Algunas de las animaciones son muy divertidas pero repetitivas y en cuanto a los efectos de sonido pueden ser monótonos pero necesarios para darnos cuenta con facilidad si estamos haciendo algo de manera correcta que se agradecen por demás en momentos donde debemos cargar el turbo y toda nuestra atención esta puesta en no descarrilar.

El juego viene en español con voces en español, pero para quienes no lo deseen pueden configurarlo en inglés.

ScreamRide no será el GOTY del 2015 pero a las claras que cumple con su objetivo, divertir con un sistema de control y creación de montañas rusas a un público amplio. Su fuerza y potencial se encuentra en esta posibilidad de “correr” como un juego de autos y comandar estos tripulantes humanos que nos gesticularán durante el recorrido alentando por más. Frontier Developments lo hizo bien, la incorporación de dos modos sin necesidad de unas gráficas explosivas conviven en perfecto equilibrio con toda la jugabilidad que ofrece, aun más con el modo abierto o sandbox que abre posibilidades prácticamente infinitas al momento de descargar trazados. Es cierto que podrían haber mejorado un montón de cosas, pero uno se da cuenta de esto cuando ya pasaron varias horas y se pone en exigente para buscar errores. ScreamRide es una buena y divertida alternativa para este año que va un poco lento. [i]

DESARROLLADO: Frontier Developments

DISTRIBUIDO: Microsoft Studios

GÉNERO: Simulador de emociones

PLATAFORMAS: Xbox One

 

CALIFICACIÓN
70%

QUÉ ONDA: Un simulador de montañas rusas, lejos de los tradicionales de PC.
LO BUENO: Sus tres modalidades y muchísimo contenido online gratuito.
LO MALO: Campaña corta, el modo construcción es bastante tosco.

{loadposition Nicolas_Cordoba}

 

 

Escribe un comentario