Tecnología

Corsair Hydro H110i GT

Está fresco…muy fresco

Corsair es una compañía muy conocida por sus productos para entusiastas como Memorias, Discos SSD, Gabinetes, Fuentes, etc. También todos saben que Corsair ensambla los mejores sistemas de watercooling “closed loop”. En esta ocasión probamos a su tope de gama el H110i GT.

¿Qué es un watercooler “closed loop”? Básicamente es un sistema de enfriamiento de CPU por líquido que está autocontenido. En otras palabras tenemos un radiador (con sus ventiladores) y un disipador para CPU que integra en el mismo bloque el disipador y la bomba de agua que mueve el líquido al radiador. Al venir auto contenido podemos decir que prácticamente es “plug and play”: Solo es cuestión de montarlo en el gabinete, cablearlo y sale andando en muy poco tiempo, con cero esfuerzos.

Los sistemas “closed loop” se han hecho muy populares entre aquellos entusiastas que querían los beneficios del watercooling (menor temperatura de operación cuando hay overclock dado que el agua disipa calor mejor que el aire, menor ruido ya que los ventiladores giran a bajas RPM) pero no estaban dispuestos a armar un sistema convencional que requiere de una gran destreza técnica y bastante tiempo de ensamblado.

Corsair es uno de los fabricantes que tiene un portfolio de sistemas de watercooler bastante amplio con el fin de cubrir diversos nichos de mercado. Pueden empezar con un modesto Hydro H50 para reemplazar un cooler stock, hasta el salvaje Hydro H110i GT que vamos a ver en esta ocasión. Las diferencias entre los diversos productos están dado por la potencia de la bomba, el tamaño del radiador y los ventiladores que posea.

La caja del producto es bastante grande y pesada dado su gran tamaño de radiador que utiliza dos ventiladores de 140mm lo cual hace que el radiador mida unos 322mm x 140mm x 27 mm de espesor. Dentro de la caja tenemos el radiador ya unido al disipador con las mangueras, separado vienen los ventiladores y los accesorios de montaje.

Aquí la primera advertencia: No es apto para cualquier gabinete, antes de hacerse de esta hermosura, fíjense que tengan suficiente lugar para montarlo (en nuestro caso fue un gabinete NZXT H630).

El producto es multi zócalo y viene con adaptadores para montarlo en procesadores AMD AM2, AM3, FM1 y FM2 ya que todos son compatibles entre sí. Luego, si lo que deseamos es utilizarlo en plataformas Intel, son soportados los zócalos LGA 1150, 1155, 1156, 1366, 2011, 2011-3. En el caso de AMD el montaje es bastante sencillo, en cambio en el montaje Intel tenemos dos opciones. Si tenemos un LGA2011 o 2011-3 es simplemente fijar 4 tornillos en el porta zocalo y después poner la bloque del disipador junto con 4 tuercas. Pero si tenemos un LGA1150, 1155, 1156 o 1366 tendremos que remover el motherboard para poner un backplate que nos dará las roscas necesarias para poner los tornillos ya mencionados. No es lo más complejo del mundo, pero puede ser un poco más engorroso.

Luego de montar el radiador y el bloque disipador, en el caso del H110i GT también debemos conectar el puerto USB de la bomba aun header USB 2.0 de nuestro motherboard. ¿Por qué? Porque aquí entra en acción el CorsairLINK, un software propietario de la compañía que nos permite configurar muchos parámetros de nuestro sistema closed loop:

  • Velocidad de la bomba de agua en RPM
  • Velocidad de los Fans
  • Color del led integrado en la bomba

Asi como ver muchos parámetros del sistema:

  • Temperatura del CPU
  • Temperatura de los discos duros
  • Carga en % del CPU
  • Velocidad del fan de la VGA (una GTX 780 en nuestro caso)

Además el CorsairLINK nos deja armar perfiles de usuario en función al nivel de rendimiento que buscamos, por ejemplo por defecto dejo el nivel “silencioso” que hace que la bomba gire a unas 2300RPM y los ventiladores en 900RPM para minimizar el ruido. Ahora si voy a cargar el sistema por largos períodos de tiempo (o le voy a hacer un overclock salvaje) puedo pasar al modo “performance” que sube la bomba a casi 3000RPM y los ventiladores a 2100RPM para maximizar el enfriado del líquido y así tener la temperatura del CPU bajo control.

Los ventiladores en modo silencioso no molestan para nada, ahora en modo performance girando a 2100RPM se pueden poner un poco ruidosos (según Corsair unos 43dB(A)), pero claro: a máxima potencia son capaces de mover 113 pies cúbicos por minuto de aire.

El bloque del CPU es bastante grande y pesado ya que integra la bomba, tiene una base de cobre y como dijimos es capaz de lidiar hasta con los monstruos de mayor potencia de AMD e Intel sin problemas. Viene con una pasta térmica aplicada para ahorrarnos tiempo, aunque seguramente los más puristas van a utilizar su propia pasta para mejorar aún un poco más el coeficiente de disipación.

Pages ( 1 of 2 ): 1 2Next »

Escribe un comentario