Reviews

[HANDS-ON] Hitman Beta

Me mata tu mirada

NO IMPORTA CUANTO TIEMPO PASE ese pelado sigue siendo un jodido. Lo dejas un minuto en un cuarto, y seguro que te mata a un pobre tipo y se calza sus lienzos, como si nada. Y te espera ahí sentadito en el sofá, antes con un traje y corbata roja, ahora con un chalequito fosforescente y una gorrita. Diríamos que es un sociópata si no fuese tan correcto a la hora de charlar. Pero lo dejas solito con alguien, y sonaste.

Esta fue una de las tantas cosas que comprobamos en la Beta durante el fin de semana. Una beta escueta, sin dudas, que solo incluía dos misiones básicas y una cinemática muy atractiva. Sirvió para entender que, más allá de que 47 se vea más joven (ocurre 20 años antes), sigue siendo el jodido lindo de siempre.

La historia comienza con 47 en una base ultra secreta, oculta en un lugar nevado, donde es seleccionado para realizar unas misiones de alto riesgo. Acto seguido, podemos explorar la base o ir directamente a la misión de entrenamiento, que requiere que nos infiltremos en un barco y asesinemos a un playboy millonario. Clásico.

Si estaban esperando que este Hitman revolucione la serie o de alguna forma la rebootee, entonces están buscando en el lugar equivocado. De lo que pudimos probar, io Interactive hizo el Hitman más Hitman que pudieron. Y esto no es de ninguna forma algo malo, porque lo que cambiaron es la forma en la que entregan el contenido, con mucha más oportunidad de probar lo que funciona, recibir feedback de los fanáticos y orientarlo más a lo que funciona.

También vale la pena remarcar que la interfaz y los menúes están diseñados como si nosotros fuéramos los asesinos y recibimos misiones a nuestro correo electrónico, lo que es un toque más que interesante. Sobre todo teniendo en cuenta la forma en que piensan distribuir el contenido, de forma episódica. Pero yendo a lo que importa, el juego es clásico Hitman, con las mecánicas que conocemos y queremos, y algunos agregados interesantes.

Por ejemplo, ahora podemos interactuar con varios personajes, incluido nuestro target. Es muy posible que este no siempre sea el caso, pero en las dos misiones que pudimos probar, existía esa posibilidad y nos hizo pregunta: ¿Cómo puede ser posible que esto no haya sido hecho antes? Hablar con nuestro objetivo, por ejemplo, nos permite llevarlos de forma voluntaria a un lugar más recluido, para cometer el acto.

También vuelven muchas de las mecánicas que vimos en Absolution, como cubrirse detrás de objetos para un stealth más eficaz y lanzar objetos para dejar fuera de combate a enemigos molestos. Hay mecánicas clásicas que fueron trabajadas, como por ejemplo, la de tomar ropa de otras personas y disfrazarse. Ahora son más útiles que en Absolution, ya que la gran mayoría pueden ser despistados con esta técnica, a excepción de aquellos que lleven un punto blanco arriba suyo. Y este punto siempre depende del disfraz que tengamos puestos. Por ejemplo, si nos vestimos de policías, solo los policías podrán tener estos puntos blancos, y no todos, sino los más avispados o los de mayor rango que conocen a sus empleados. Lo mismo puede pasar si nos vestimos de cocineros. O similares. Para una experiencia más gratificante, io Interactive eliminó algunas de las limitaciones que habían establecido en el juego anterior.

Y aunque se nota que han trabajado mucho en estas mecánicas para que se sientan gratificantes, pero al mismo tiempo cada nivel sea un desafío y nos de ganas de probar cosas nuevas. Todavía quedan detalles que siempre molestan en la serie. Por ejemplo, las multitudes no suelen ni mosquearse cuando ponemos veneno en alguna copa, o hacemos cosas que llamarían la atención. Esto revela que las multitudes no son más que pura facha y a menos que haya un asesinato frente a sus narices no tienen mucha reacción.

Pero esto ya es empezar a criticar detalles, y no es la intención de la Beta. En cambio, dejamos en claro que quedamos muy satisfechos con lo que jugamos, creemos que la serie está yendo en la dirección adecuada, y para nuestra sorpresa, nos quedamos con ganas de más. [i]

 

 

Escribe un comentario