Reviews

[REVIEW] Hyper Light Drifter


Spaghetti Pixel

Luego de una dramática, críptica y visualmente hermosa introducción, secuencia que impacta y puede remontarnos, si se quiere, al querido “Out of this world”, procedemos a enunciar, o al menos pensar,  “A la flauta. Mira lo que pueden hacer con 16 y 32 cositos”. Es entonces que encarnamos a nuestro anónimo héroe; un espadachín taciturno, frente a una moribunda fogata. No solo se encuentra afectado por una aterradora y extraña enfermedad con cierta tosecita que no hay que ocultarle al doctor, sino que parece haber visto varios fantasmas. Acompañado únicamente por un aparatejo revoloteante que cumple, en cierta forma, el rol de la gentil Navi, sacudimos esa apocalíptica visión que aún intentamos digerir, y nos disponemos a surcar ese nostálgico, abandonado paraje que se nos presenta frente a nuestros pies.  Así comenzamos el escueto entrenamiento del HLD, un título que se regodea en inspirarse tanto en viejos, como nuevos títulos.

El primer pilar de esta peculiar estructura es el apartado visual; simplemente es hermoso. Haciendo uso de los ya mencionados 16 y 32 bits, HLD plasma un mundo con mucho detalle y que exuda estilo. Amalgama entre futuro y antigüedad, otorga en repetidos momentos, vistas dignas de ser contempladas. Así mismo, todo está acompañado de una banda sonora que también recurre a la vieja escuela, fundiéndose con la imagen de forma sublime. Este fichín no deja de llamarnos la atención con su “onda” y al mismo tiempo remarca permanentemente que es un neo “clásico”. Profundizando el término, se ve, se siente, se juega como de aquella época, con ajustes de la nueva. Ante nosotros,  un juego rudo, que aunque a primera vista nos remita al glorioso “Link to the past”, despilfarra borbotones de sangre. Su creador lo ha descrito como una conjunción entre este y el “Diablo”, pero se acerca más un “Dark Souls” o simils. Sería quizás aún más certero mencionar “Bloodborne”, ya que contamos con una hoja, un cañón y la velocidad en los reflejos.

Combate rápido, violento, preciso. Una pulsada de más, una dirección de evasión no calculada y seremos historia. Si, es un fichin simple de entender, difícil de dominar al dedillo; pero nada es más satisfactorio que ver el adman del espadachín y que este incruste su espada orgullosamente al finalizar un enfrentamiento aguerrido. Vamos a perder, bastante. Tanto el sistema de pelea como la exploración es a los porrazos. ¿Resulta familiar? Tanto es así que hasta su estilo narrativo emula el cripticismo de estos títulos o de aquellos empolvados casi sin guión. Hasta los secretos son descubiertos a través de la exhaustiva exploración del prueba y error. Perspectiva aérea, marcamos item. Compañero volador, marcamos ítem… ¿Que más? Puntos cardinales, bien distinguidos, que deberemos explorar y… a si, un pueblo central. ¿Epona? No en este castillo.

Pues por lo que se describe, ¡funciona y esta bueno! Sí y no. HLD es un fichín que tiene buenas bases, se asienta sobre ellas con su propio estilo y entretiene, en primera instancia. El conflicto emerge al transcurrir el tiempo, al indagar o escarbar la superficie.

Pages ( 3 of 4 ): « Previous12 3 4Next »

Escribe un comentario