Reviews

[REVIEW] Need for Speed Payback

need for speed review

EA quema caucho y queda en llanta después de un año sabático

Soy un as del volante. Un astro de la caja automática y el terror de las curvas. Pongo la música al taco hasta que me quedo sordo y coleo como un campeón. Paso semáforos en rojo y le hago pito catalán a los patrulleros que me persiguen con la remota esperanza de meterme en cana. No sé para qué corro, no lo tengo muy claro, pero tampoco me importa, en este momento lo único que quiero es llegar al baño más cercano. Llevo cien kilómetros haciéndome pis y no veo ni una estación de servicio. Esto me pasa por hacerme el banana. Debería haber parado en Atalaya a comer medialunas y hacer un cambio de agua a las aceitunas.

https://www.youtube.com/watch?v=uX7aw9lYB2w

Cuéntame una historia, abuela

Hace mucho que Need for Speed no nos cuenta una historia. Porque convengamos en que todo es una excusa barata para salir a pistear como campeones. En los 23 juegos que lleva NFS en su haber, el único cuentito que quedó levemente marcada en nuestras conciencias es el de The Run.

Años de drifting, coleadas y banquinadas obligaron a EA a tomarse un respiro con la franquicia y ver si podían darle una narrativa digna. Durante un año dejaron estacionadas nuestras emociones en un galpón echando polvo, con la promesa de darnos nuevas alegrías tras el volante. La gente de Ghost Games, que supo darnos grandes momentos de picor, se debe haber pichicateado con todas las películas de autos y debe haber soñado durante meses con la saga de Rápido y Furioso. El resultado es un tibio mix de sandbox con ribetes de la ponderada serie cinematográfica.

nfs payback 6

El mundo sobre ruedas cambió mucho y fue conquistado lentamente por Forza, que avanzaba lento pero seguro en segundo lugar, esperando que EA parara a inflar cubiertas en primera estación de servicio. Ahora Ghost Games sale a la pista intentando recuperar el primer puesto, contando la historia de Tyler Morgan (The Racer), Mac (The Showman) y Jess (The Wheelman). Entre los tres intentan bajar de un hondazo a “The House”, una organización que controla el submundo de Fortune Valley.

Payback usa esto como punto de partida para su campaña de un jugador, y para evitar caer en las garras de lo lineal, le mete un enorme mapa para recorrer, plagado de locaciones y de desafíos secundarios. Esto está condimentado con la posibilidad de entrar en el garage a tunear los autos e ir subiéndolos de nivel para enfrentar desafíos mayores. Las piezas para modificar nuestro auto las ganamos como premio a nuestros desafíos, o las compramos en los negocios especializados, pero casi siempre estamos por debajo de lo necesario y con lo justo para salir victoriosos. Todas estas chucherías las pagamos con el dinero de nuestras carreras victoriosas.

https://www.youtube.com/watch?v=CuE9eQJY0BU

Pero como no sólo de partes vive el piloto, podemos cambiar de auto. Podemos comprar un nuevo bólido o armarlo encontrando chasis y partes abandonadas por el pequeño mundo de Payback. Al mejor estilo Forza Horizon, hacemos una búsqueda de tesoro, intentando primero encontrar un auto abandonado y desmantelado, para luego hallar las partes para ensamblarlo. Con este fin se nos brinda un mapa dibujado a mano, el cual tenemos que interpretarlo comparándolo con el mapa real. Cuando después de muchas idas y vueltas embocamos la locación, nos dan nuevos mapas para hacer lo mismo con las partes necesarias para tenerlo andando… o sea, un embole de campeonato. Después de horas de vagar por las calles y rutas, logramos hacernos de uno de éstos, vamos al taller para ensamblarlo y descubrir con horror que era mejor quedarnos con el que teníamos.

Los autos estan divididos en categorías y cada misión sugiere cuál usar y de qué nivel. Eso representa un problema porque las mejoras que metemos en un modelo no pueden usarse para otro y tenemos que salir a gastar billetes virtuales para poner a tiro otro auto. Para los tuerquita puede ser divertido, pero para los otros, que sólo queremos correr, no la hacen nada fácil. Una vez más terminamos usando, si es posible, el auto más tuneado de nuestro garage.

nfs payback 2

Pisalo a fondo, capo

Lo que si podemos decir es que Payback tiene esa hermosa sensación de velocidad de cada NFS. Esa alegría que se siente al pisar el acelerador a fondo sigue presente pese a todo el manoseo, y eso es gracias a la experiencia de Ghost Games.

Afortunadamente volvemos a tener un ciclo de día y noche (a diferencia de la versión anterior en la que todo eran picadas nocturnas) y nos salimos de las cinemáticas filmadas para volver al mundo del CGI. Algunas de esas secuencias tienen un increíble nivel de detalle, pero otras no se ven tan bien comparándolas con el motor del juego. Hace muchos años, uno pedía que el juego se vea con el detalle de las cinemáticas y ahora, en algunos casos, es al revés. Punto a favor para Frostbite, el infalible motor de EA.

NFS corre de forma prolija en consolas, pero colea un poco en PC. Con los detalles al máximo en un  I7 700 con una Nvidia 970 Ti, muestra un poco de tos. Nada que no pueda solucionarse bajando el detalle de las sombras, pero si intentan ponerlo por encima de 1080p se les va a complicar.

nfs payback 5

Los autos se ven tan bien que dan ganas de pellizcarse para saber si son reales. Los paisajes son hermosos y se lucen con el paso de las horas y el cambio de luz de dia. Todo invita a querer pasear y recorrer, pero como nuestra alma es inquieta y queremos avanzar en la historia, todo lo hacemos prácticamente en el aire y una distracción puede ser fatal. Bueno, a decir verdad no es tan fatal, porque Payback es un arcade de carreras y para romper todo el auto la verdad es que hay que pegarse una piña MUY fuerte, caer por un acantilado o dársela de frente a altísimas velocidades.

Se puede pasar por una estación de servicio para reparar el auto y cargar combustible, pero realmente es algo anecdótico, porque con el nivel de dificultad en normal, aunque se den un palo de campeonato apenas rayan la pintura. Si son un peligro al volante, se pasaron de copas en la cena o les da miedo prestar el auto, en Payback pueden quedarse tranquilos.

No queremos despedirnos sin darle un apretón de manos a quienes se ocuparon de la banda de sonido. Como siempre impecable. No conozco ni a una sola de las bandas, pero todas son combustible para el alma cuando estamos pisando el acelerador al mango.

nfs payback 1

¿Nos corremos una carrerita?

NFS Payback tiene multiplayer, aunque nadie esté hablando mucho de él. Y la verdad es que nadie habla porque no hay mucho que decir. Es como si lo hubieran puesto por obligación. Solo hay dos modalidades y de lo más sencillas.

https://www.youtube.com/watch?v=K-5EdHZ0hBs

Casual Speedlist, donde podemos correr 5 carreras con 7 competidores. Acá los resultados no cuentan para nuestro ranking, y menos mal porque si nos agarra alguien con mejor auto nos pega un pesto de campeonato. No hay nada que acomode a los jugadores por rango o por nivel de auto y si tenemos la mala suerte de correr con un auto básico contre 6 tipos que tienen autos bien tuneados, vamos a masticar polvo toda la carrera. No hay forma de que por alguna curva del camino esto pueda revertirse, y no hay picardía que los salve al volante si se animan a correr con lo puesto.

Ranked Speedlist, es lo mismo, pero el resultado cuenta. La frustración es la misma, pero queda reflejada en el ranking y lo peor de todo, es que hay que luchar para encontrar gente para correr ¡y que no se bajen a mitad de la carrera, dejándonos a gamba! El horror.

nfs payback 3

¿Valió la pena esperar?

En algunos casos, tomarse vacaciones para el próximo juego de la franquicia es un beneficio. No es el caso de NFS Payback. Es un juego entretenido, sí, pero cuesta entrar en la historia y de a ratos resulta un poco caótico. Probablemente terminen jugando con el mismo auto a menos que sea estrictamente necesario y cuando lo es, hay que ir corriendo a tunearlo antes de meterse a correr. Afortunadamente cumple a la perfección como arcade de autos, pero sin duda no es lo mejor que hemos visto de la franquicia. Todo el énfasis está puesto en una historia en la que no logramos conectar con los personajes.

El mapa es grande, con hermosos espacios abiertos y una ciudad muy inspirada en Las Vegas, pero misteriosamente desierta de gente y poco divertida de recorrer. Hay autos, pero nadie camina por las veredas de esa ciudad, suponemos que para evitar ser atropellados por algún conductor apurado. Entendemos que esto es NFS, no GTA, pero sin personas, la ciudad parece fantasma. Ah, y si ven un policía persiguiendolos fuera de una secuencia específica, les mandamos un beso y un abrazo.

nfs payback 7

Si son fanáticos de la saga, sepan que no es la mejor entrega. Se deja jugar, pero definitivamente están perdiendo la carrera contra Forza. Ahora si me disculpan, tengo que ir al baño, que ya tengo una peca de pis en el pantalón y finalmente encontré una estación de servicio.  [i]


DESARROLLADO POR: Ghost Games
DISTRIBUIDO POR: Electronic Arts
GÉNERO: Acción, Carreras
DISPONIBLE EN: PS4, Xbox One, PC

CALIFICACIÓN

67%

QUÉ ONDA: Vuelve el mítico arcade de carreras de EA
LO BUENO: Se ve genial, la sensación de conducción y velocidad permanece intacta. Regresa el ciclo día/noche.
LO MALO: Cuesta conectar con los personajes de esta historia. Es una extraña mezcla de NFS con sandbox y Fast and Furious. Multiplayer para el olvido.

Escribe un comentario