Reviews

Steins;Gate Elite [REVIEW]

Tempus edax reformandum

¿Qué pasaría si quisiéramos cambiar el tiempo, pero éste nos demostrase que no tiene intención alguna de cambiar? El dilema que acabamos de proponer oficia como corazón de Steins;Gate, una historia alrededor de la desesperación de encontrarse con un punto fijo en el curso de la existencia y la frustración de no poder revertirlo. ¡Ah, pero quizás ya lo sabían! Porque estamos ante una especie de doble relanzamiento… a ver, rebobinemos.


En 2008, una empresa llamada Nitroplus publicó Chaos;Head, la primera de las novelas visuales que formarían parte de la serie Science Adventure. Desarrollado junto con 5pb., el fichín tuvo tanto éxito comercial que lo siguieron otros, comenzando por Steins;Gate al año siguiente.

De la serie, es definitivamente Steins;Gate el que logró sobresalir a través de distintos medios, consiguiendo no sólo ser un éxito de ventas, sino de crítica. Lanzado en un comienzo para Xbox 360, llegó a PC al año siguiente, a iOS y PSP al otro año, luego PS3 y finalmente Android. Fuera de Japón recién lo vimos asomarse en el 2014, tres años después de que fuera adaptado a animé, por lo que de este lado del mundo es más probable que conozcamos la historia por haber visto la serie que por otro medio.

Si hicieron bien las cuentas en su cabeza, notarán que el juego ya casi cumple diez añitos, y para celebrarlo recibimos una reedición llamada Steins;Gate Elite. ¿Pero cómo mantener fresca una novela gráfica de hace una década? Dejenseló a Tatsuya Matsubara, productor del original, a quien se le ocurrió combinar el fichín original con los episodios del animé. ¿El resultado? Una especie de serie (poco) interactiva, que logra captar tanto a los fans del género como a los aficionados de la versión televisiva.

Por supuesto, las novelas visuales que utilizan animación en lugar de imágenes estáticas existen hace rato, siendo la serie Yarudora la más popular en el rubro. Lejos de ponerse a producir todas las secuencias animadas de nuevo, Tatsuya le chifló a White Fox, el estudio a cargo del animé, y lo puso a animar los caminos alternativos y los huecos narrativos que faltaban, le puso unos menús modernos, un moño y acá está, Steins;Gate Elite.

La historia es exactamente la misma: Rintaro, un joven con aspiraciones de científico malvado pero que es más bueno que el pan, e Itaru, un no muy sociable inventor auto-reconocido como otaku, habitan un departamento devenido en laboratorio en pleno Akihabara, lo que les permite estar cerca de los negocios que venden componentes usados de hardware y así, facilitar sus experimentos. Los ayuda una joven llamada Mayuri, que no tiene conocimientos en el rubro pero está siempre dispuesta a alentarlos y hacerles compañía.

La trama comienza a complicarse cuando Rintaro y Mayuri visitan una conferencia sobre viajes en el tiempo, y en un rincón escondido del edificio en donde se celebra, Rintaro se topa con el cadáver de una piba, bañado en sangre. Aterrado, le manda un mensaje de texto a Itaru desde uno de sus teléfonos experimentales.
Al instante, el joven se ve envuelto en un vacío temporal para luego volver todo a la normalidad, pero ¡sorpresa! se topa en la calle con Kurisu, la chica que acaba de encontrarse muerta. ¿Qué joraca está pasando? Tras cartón, hablando con Itaru, cae en cuenta que el mensaje que le envió llegó… hace una semana.

Aunque el juego va a demorar esta inevitable conclusión lo más que pueda, la respuesta es obvia: el teléfono experimental está mandando SMS al pasado, y con eso, cambiando el curso de los eventos.
Dado que el mundo es un pañuelo, Kurisu se termina sumando al equipo y juntos evolucionan la revolucionaria invención, logrando enviar en el tiempo algo más que mensajitos: la memoria de una persona.

El grupo de científicos no va a tardar nada en descubrir que se está metiendo con cosas peligrosas, decantando sus acciones en una terrible tragedia. Para evitarla, Rintaro manda su propia memoria al pasado con la intención de cambiar las cosas, pero pronto va a descubrir que esa misión no es para nada sencilla.
En el medio, hay varios personajes secundarios involucrados y muchas teorías complotistas de nuestra realidad que cobran relevancia en la trama (¿se acuerdan de “John Titor”?).

La jugabilidad es exactamente la que brindaba el original: con un botón vamos avanzando la historia, hasta que en algunos puntos recibimos en “nuestro celular” en la pantalla un mensaje de texto, al que podemos responder de maneras distintas. Lo que vayamos respondiendo en cada una de estas intromisiones irá forjando el camino narrativo hasta desembocar en un determinado desenlace (hay seis finales posibles).

Contamos además con un glosario de todos los términos utilizados para no perdernos, y la posibilidad de adelantar la historia o pasarla muy rápido. También podemos leer, en el momento que queramos, la transcripción de todos los diálogos que hayamos escuchado. Por último, podemos activar el “piloto automático” para que el juego avance solo y nosotros nos podamos relajar en el sillón, pero tengan en cuenta que igual hay que agarrar el control cada tanto para responder los mensajes de texto recibidos.

Como mencionamos antes, los nuevos menús son bastante modernos y fáciles de navegar. Las secuencias animadas añadidas se mezclan sin problema con las preexistentes, incluso la nueva apertura y el cierre, creados para esta entrega por músicos que participaron del original.

La historia no cambió un pelo, y si bien es entendible (¿por qué darle a los fans menos de lo que esperan?), hace que esta nueva versión de Steins;Gate Elite arrastre un par de problemas del original: algunas subtramas de relleno o innecesariamente estiradas, más ciertas bromas y conflictos que ya no son tan adecuados para esta época.

Sin embargo, este relanzamiento sigue siendo la mejor excusa para volver a jugarlo. Ahora la pregunta es, ¿en qué plataforma? Bueno, para responder esta pregunta hay que tener en cuenta dos factores: el primero, es que la Switch nos la podemos llevar al baño. Y segundo, que el juego viene con distintos bonus en cada plataforma. Para PS4 y PC recibimos una remasterización en HD de Steins;Gate: Linear Bounded Phenogram, una novela visual que funciona como spin-off, contando nuevas historias de los protagonistas y algunos de los personajes secundarios.

Peeero como este título ya salió para Switch, como parte del compilado Steins;Gate: Divergencies Assort, decidieron que era mejor idea bonificar a los que prefieran la consola de Nintendo con 8-bit ADV Steins;Gate, una versión en 8-bits que resume la historia en poco menos de una hora mientras nos manda en una misión secundaria. El único valor agregado de este inofensivo minijuego es poder ver a los personajes con los que nos encariñamos en versiones retro y con una música bastante pegadiza. Eso sí: juéguenlo después de haber completado el verdadero, y recuerden que no pueden grabar la partida, así que prepárense para pasarlo de una sentada.

En definitiva, elijan la versión que elijan, acá tienen aseguradas más de treinta horas de entretenimiento, en una historia que da una intrigante vuelta de tuerca a los viajes en el tiempo y que tanto para los fans del animé como para los amantes de las novelas visuales se ha vuelto un clásico que no puede faltar en la bibliotec… digo videotec… eh, ludotec… este, nuestro living. El Psy Kongroo! [i]


DESARROLLADO POR: 5pb.
DISTRIBUIDO POR: Spike Chunsoft
GÉNERO: Novela visual
PLATAFORMAS: PS4, Nintendo Switch, PC

QUÉ ONDA: Una de las novelas visuales más populares del mundo del fichín vuelve renovada con animación, menús, todo nuevo… pero la misma esencia.
LO BUENO: Animación de primera calidad, menús adecuados, herramientas para avanzar rápidamente los diálogos y narraciones permitiendo ir a cualquier ritmo deseado, ¡viene con obsequio!
LO MALO: Historia desactualizada en algunos aspectos, subtramas de relleno, interacción mínima.

Este análisis fue realizado a través de un código de Nintendo Switch provisto por sus desarrolladores.

  • CALIFICACIÓN80%
80%

Escribe un comentario