Reviews

X-Morph: Defense [REVIEW]

¡Terricola! ¡Llevame ante tu lí… ya fue, rompo todo.

La primera impresión que tenemos de X-Morph: Defense es la de estar ante un tower defense. La segunda impresión es que el título está mal puesto. ¿Cómo termina la historia? Si todo sale bien, pésimo para los humanos.

Y sí, quizás el título confunda un poco. Parece que somos defensores, cuando en realidad somos los malos de la película. Una raza alienígena que llega para robar recursos y hacer de la Tierra un lugar marchito y sin vida . Porque, al fin de cuentas ¿qué tiene de malo acelerar el proceso que esta raza de monitos ya ha iniciado? ¡Ni siquiera para eso son eficientes! ¡Puaj!

Y sí, los aliens malos suelen ser un toque fachos.

X-Morph: Defense

X-Morph: Defense ¿u Ofense?

Aunque de un primer vistazo lo parezca, X-Morph: Defense no se enfoca de manera exclusiva en la defensa de torres. Con la intención de ponerle un poquito de pimienta — y sin inventar la rueda — propone una mecánica shoot’em up, twin-stick shooter con vista cenital.

X-Morph: Defense mapa

Así, para movernos por el escenario, recolectar recursos y emplazar las nuevas torres, controlamos una nave con cara de Transformer constipado. Además, en la fase de oleadas, la usamos para combatir activamente, cosa que empuja el ritmo de juego por encima del estándar del género.

Desde ya, nunca se aleja demasiado de su esencia tower defense. El objetivo principal es defender la clásica base central, en este caso un núcleo extractor de recursos. Los modelos de torres a disposición son más bien básicos y tienen un funcionamiento clásico, excepto por un detalle: cuando colocamos dos torres juntas, entre ambas se crea una barrera de energía. De esta manera, podemos modificar el camino que siguen las tropas enemigas, mecánica esencial para darnos el tiempo necesario para atacar y gestionar recursos.

X-Morph: Defense destr

Por supuesto, podemos mejorar las torres, pero también desbloquear nuevas capacidades para nuestra nave o incluso cosechadora, a medida que completamos los diferentes niveles. Pese a esto, la variedad de las innovaciones disponibles nunca llega a ser un punto fuerte ni llega a engancharnos.

X-Morph: Defense y los cinco para el peso

Lo que resulta interesante es que, en muchos niveles, los caminos no son estáticos, sino que la voladura de un edificio puede hacer que las hordas enemigas encuentren un sendero alternativo. Esto nos obliga a replantear estrategias, mover torres de lugar sobre la marcha e incluso usar esta posibilidad a nuestro favor.

Si bien hay cosas que deberían estar mejor pulidas, tales como controles u opciones de construcción más intuitivas y responsivas, el embole prematuro es la amenaza más grande que pesa sobre el juego. Todas las variantes, sorpresas e incluso algunos muy buenos enfrentamientos con jefes llegan arañando a mantenernos durante las catorce etapas del juego.

Afortunadamente, para combatir esta repetición existe el cooperativo local. Le suma una dosis extra de diversión, aunque también puteadas, dado que el otro jugador también tiene acceso a los recursos y construcción. Con ello, anticipar las estrategias del equipo es una buena idea si no queremos pelearnos con un amigo o, en caso de jugar con tu pareja, volver a tener relaciones en el mediano plazo.

X-Morph: Defense path

Para ir cerrando

Por último, el juego está bien acompañado desde lo gráfico y lo sonoro. No esperábamos mucho de la historia y estuvo acorde a esa expectativa. Excepto por algún diálogo entre el mando alienígena o humano, que nos hace sonreír más por lo trillado que por lo ingenioso. Pero X-Morph: Defense no es un mal juego y destaca en algunos apartados. Tan sólo lamentamos la falta de ese pequeño extra en diversidad, que hubiera elevado su calidad final. [i]


DESARROLLADO Y DISTRIBUIDO POR: EXOR Studios
GÉNERO: Estrategia, tower defense, shoot’em up
DISPONIBLE EN: PC, PS4, Xbox One, Nintendo Switch

QUÉ ONDA: Una mezcla interesante del género tower defense con shoot’em up.
LO BUENO: La mezcla de géneros está bien balanceada, quizás apenas favorecido su costado de acción. Una vez pasado el primer cuarto de juego, los niveles se ponen picantes. Algunos enfrentamientos finales con jefes están muy bien. El cooperativo local es un extra que nos puede ayudar a gambetear el embole. La destrucción de los entornos y su impacto en el juego es un plus interesante.
LO MALO: El diseño de torres y mejoras es bastante chato y poco original. Pasada la mitad del juego, coquetea peligrosamente con la posibilidad de embolarnos, zafando siempre por un pelo.

Este análisis fue realizado a través de un código de Nintendo Switch provisto por sus desarrolladores.

  • CALIFICACIÓN75%
75%

Escribe un comentario