Reviews

Castlevania Anniversary Collection [REVIEW]

imagen

Calaveras y diablitos

Nadie puede discutir que entre las sagas icónicas de los inicios del fichín se encuentra Castlevania, lanzada hace treinta y tres años atrás. ¿Y qué mejor manera de conmemorar un número tan aleatorio que lanzando una “colección aniversario”? Analicemos qué clásicos incluye y cómo los presenta para ver si el “feliz cumpleaños” está justificado.

Ante todo vamos a hacer una aclaración: el aniversario que se está festejando acá es el del lanzamiento del primer Castlevania en continente americano, en mayo de 1987. No así su verdadero cumpleaños, fechado en el 26 de septiembre de 1986, cuando vio la luz en las consolas de Japón con el nombre de Akumajō Dracula (que significa algo así como “el castillo demoníaco de Drácula”).

Traducciones extrañas aparte, la cuestión es que el lanzamiento del primer juego para la NES fue un éxito en todas las regiones. Esto impulsó el desarrollo de varias secuelas, de las cuales varias forman parte de este compilado del que nos toca hablar. Así que charlemos.

¿Qué contiene Castlevania Anniversary Collection?

Esta recopilación incluye ocho títulos clave en la historia de la saga. Vamos a curiosearlos uno por uno:

imagen

Castlevania

El fichín que lo empezó todo. Con su versión para NES, el primer título de la saga llega en toda su gloria. La dirección estuvo a cargo de Hitoshi Akamatsu, con música de Kinuyo Yamashita en colaboración con Satoe Terashima.

Acá controlamos a Simon Belmont, cuya familia es conocida por mantener a Drácula a raya. Luego de cien años de paz en Transilvania, los seguidores oscuros del padre de los vampiros logran revivirlo, y a Simón no le queda otra que tomar el legendario látigo familiar y adentrarse en el castillo para detener al conde de una vez por todas.

imagen

Castlevania II: Simon’s Quest

Con el éxito del primer fichín, la secuela no se hizo esperar, aunque para sorpresa de los fans se trata de un título que apuesta por el mundo abierto. Bueno, quizás el término le queda muy amplio, pero el chiste es que tenemos todo un mapa que explorar, y podemos recorrerlo tanto a la izquierda como hacia la derecha.

El juego se lanzó en 1987 en Japón pero recién llegó a tierras americanas a fines del año siguiente. Volvemos a controlar a Simon Belmont, esta vez para sacarnos una maldición que Drácula nos puso encima porque es un mal perdedor. Para anularla, tenemos que encontrar todas las partes de su cuerpo (suena peor de lo que es). Esto nos lleva a explorar el extenso mapa, charlar con los pobladores en busca de pistas y que nos caiga la noche, que es cuando todos los monstruos salen a pasear.

La dirección estuvo a cargo de Hitoshi Akamatsu, con música de Kenichi Matsubara en colaboración con Satoe Terashima y Kouji Murata.

imagen

Castlevania III: Dracula’s Curse

Todo bien con el “mundo abierto”, pero por suerte la tercera entrega de la saga vuelve a las raíces, con un plataformero hecho y derecho. Estamos ante otro fichín para la NES, esta vez lanzado en 1990, y aunque se ve muy similar al primero, incorpora la mecánica de intercambiar personajes.

La historia transcurre cien años antes del primer juego, con la familia Belmont siendo contactada por la Iglesia para combatir la reciente invasión de Drácula. Sin dudarlo, Trevor manotea el látigo (que algún día heredará Simón) y sale a matar demonios, pero no lo hace solo: con él viajan la hechicera Sypha, el pirata Grant y el dhampiro Alucard, hijo de nuestro mayor enemigo… pero a no preocuparse porque todos están de nuestro lado.

En esta entrega el mayor agregado es la posibilidad de tomar distintos caminos a medida que avanzamos, sumando rejugabilidad. Además podemos elegir quién nos acompaña y eso afecta el final que obtenemos.

La dirección estuvo a cargo de Hitoshi Akamatsu, con música de Hidenori Maezawa en colaboración con Yukie Morimoto, Jun Funahashi y Yoshinori Sasaki.

imagen

Super Castlevania IV

Era de esperarse que la saga de un salto generacional, y es por eso que en 1991 recibimos una cuarta entrega, pero esta vez para SNES. Con gráficos nuevos y música revitalizada, este fichín cuenta como una suerte de reimaginación del primero, transcurriendo en el mismo contexto.

La dirección estuvo a cargo de Masahiro Ueno, con música de Masanori Adachi en colaboración con Taro Kudo.

Volvemos a controlar a Simon Belmont a través del castillo de Drácula, ahora en unos bellos 16-bits. Se nos suma la limitación por tiempo para pasar el nivel, además de poder atacar en toda dirección, incluyendo diagonal, gracias al moderno control. Oh, la tecnología.

imagen

Castlevania the Adventure

¡Epa, no tan rápido! Volvamos un par de añitos atrás, precisamente a 1989 cuando la consola portátil Game Boy hacía su debut. ¿Acaso la saga de Castlevania iba a faltar a la fiesta? No, señores, por eso un nuevo descendiente llamado Christopher Belmont hace su debut en blanco y negro para enfrentarse a Drácula y sus secuaces.

Por cuestiones técnicas, el juego muestra muchas limitaciones con respecto a sus hermanitos. Jugarlo en la actualidad es un suplicio por sus problemas gráficos y su lentitud. Sin embargo, es parte de la historia de la saga y se ganó su lugar en este compilado (aunque si en su lugar nos ponían la versión ReBirth no nos enojabamos).

El juego estuvo a cargo de Yoshiaki Yamada y Masato Maegawa, con música de Shigeru Fukutake en colaboración con Norio Hanzawa y Hidehiro Funauchi.

imagen

Castlevania II: Belmont’s Revenge

Dos años después de la primera incursión de la saga en Game Boy, llegó este segundo intento que logra algunas mejoras a pesar de las limitaciones.

Esta vez, vamos a poder elegir en qué nivel arrancar, además de poder cargar armas secundarias. La historia sucede poco tiempo después del anterior, con Drácula escapando y luego poseyendo a Soleiyu Belmont, el hijo de Christopher. No nos queda otra que pasar los cuatro niveles en cualquier orden para poder enfrentarnos a este ser nefasto y así salvar a nuestro niño.

El juego estuvo a cargo de Toru Hagihara y Yukari Hayano, con música de Hidehiro Funauchi.

imagen

Castlevania Bloodlines

“Bla, bla, bla, Nintendo, Nintendo, Nintendo”. Relajaos. En esta colección también contamos con el único fichín de la saga que llegó a la Genesis de SEGA, y qué pedazo de juego fue.

Con todo el poder de los 16-bits y unas melodías de esas que nos quedamos tarareando todo el día, seguimos la esencia plataformera que caracteriza esta franquicia.

En esta ocasión, podemos elegir lanzarnos a la aventura con dos personajes seleccionables: John Morris, dotado de un látigo, y Eric Lecarde, dueño de una lanza. Ambos deben enfrentarse a Elizabeth, nieta de Drácula, que planea revivirlo en el siglo XIX.

A la particularidad de poder elegir entre dos protagonistas, se suma la chance de tomar caminos distintos. Esto es porque con su arma John puede alcanzar lugares que Eric no, y viceversa. Resumiendo, esta es de las mejores entregas de la saga, y que por sí sola podría justificar esta compra.

El juego estuvo a cargo de Toshiki Yamamura, con música de Michiru Yamane, quien luego se encargó de musicalizar el ya clásico Castlevania: Symphony of the Night.

imagen

Kid Dracula

Estamos frente a la perlita de esta colección, una de esas cosas que sólo pueden pasar en Japón. Con la saga siendo un éxito rotundo en tierras niponas, a Konami se le ocurrió sacar un spin-off que sea más… amistoso a todas las edades. Así, en 1990 nació Kid Dracula para NES. El juego está protagonizado por el supuesto hijo del vampiro más famoso, que despierta luego de una siesta de 10.000 años. Varias de las tropas de su padre fueron arrebatadas por el villano Galamoth, por lo que queda en manos de Kid recuperarlas.

A simple vista podemos notar que el tono del fichín es muy distinto al resto, ya que intenta funcionar como parodia. El arte imita el estilo chibi de los mangas, haciéndolo un plataformero más amistoso. La mayor curiosidad acerca de la inclusión de este título en el compilado es que es la primera vez que pisa suelo fuera de Japón, ¡incluso traducido al inglés!

El juego estuvo a cargo de Shiro Murata, con música de Shinji Tasaka y Satoko Minami.

imagen

¿Qué más incluye?

Ahora que ya listamos los juegos que integran la colección, toca hablar de los menúes que los unifican. Seguro, no son nada del otro mundo, pero resultan funcionales y prolijos. Sobre todo si los comparamos con el trabajo realizado en Castlevania Requiem… uf, mejor no acordarnos.

En cualquier momento en que estemos jugando, podemos invocar rápidamente un menú que nos permite salvar la partida, cambiar el marco y los filtros visuales.

Por supuesto, el guardado se emula. Si salvamos la partida, podemos retomar el fichín en ese mismo punto (algo que claramente no era posible en el original). Por supuesto que tenemos una grabación distinta por cada juego, aunque lamentablemente hay un solo casillero, no pudiendo almacenar la partida extra de nuestro hermanito o dejar una salvada en la puerta de nuestro jefe preferido para enfrentarlo cuando se nos plazca.

Además de los fichines que forman el compilado, hay otro contenido altamente relevante que puede justificar su compra. Estamos hablando de un eBook disponible en el menú, llamado “The History Castlevania: Book of the Crescent Moon”. Acá dentro tenemos arte conceptual, entrevistas y portadas de estos juegos. Podemos navegar el libro digital con un lector sencillo, y se nota el amor puesto en este añadido. Una lástima que no haya forma de obtenerlo físico, porque sería una pieza clave en nuestra biblioteca.

imagen

Es inevitable no mirar a esta colección y percibir varios faltantes. La omisión de Symphony of the Night es notoria, aunque entendemos que la idea era mantener a esta potencial primera entrega “de los 16-bits para atrás”. Pero entonces, ¿por qué no incluir Rondo of Blood? ¿Y que fue de Castlevania Legends? ¿No hubiese sido interesante meter Vampire Killer en la mezcla? Está claro que Konami no quiere que esta “colección” sea tan definitiva, guardándose varios ases en la manga para una segunda iteración.

Por supuesto, pretender cobrarnos sesenta dolarucos por esto era una locura. Es por eso que tanto en PS4, como Xbox One y Switch lo encontramos a 19,99 USD. Es este el mismo importe que en PC quiere cobrarnos Steam, al menos en USA: misteriosamente, la tienda argentina lo muestra a dos mil doscientos pesos, cosa que no se condice. ¡Huyan hacia las consolas!

En definitiva, Konami Castlevania Collection es una buena recopilación, con méritos tangibles, aunque es cierto que siempre se puede hacer mejor y se siente la falta de esfuerzo en algunos aspectos. Si de algo sirve, es como demostración de buena fe y una clara evolución en cuanto a ofertas del pasado (cof cof requiem cof cof).

imagen

Con tanto recopilado y secuelas espirituales como el próximo Bloodstained, la saga de Castlevania parece recobrar algo de relevancia. ¿Será el puntapié a un regreso con gloria? Mientras esperamos, al menos contamos con más de una manera de rejugar a los clásicos. [i]


DESARROLLADO POR: Konami & M2
DISTRIBUIDO POR: Konami
GÉNERO: Plataformas, Acción
DISPONIBLE EN: PS4, Xbox One, Nintendo Switch, PC

QUÉ ONDA: La saga Castlevania se hace un lugarcito en la celebración de aniversarios de Konami, trayendo las aventuras originales a nuestras modernas consolas.
LO BUENO: Bloodlines, Bloodlines, Bloodlines. Ah, eh… la inclusión de Kid Dracula. El eBook es un lindo gesto. Menúes funcionales. Le pusieron un poco más de cariño que a Requiem… ¿Mencionamos Bloodlines?
LO MALO: Una sóla partida grabable por juego. Algunos inconvenientes de sonido y bugs en el primer Castlevania. La omisión de algunos títulos. Los fichines de Game Boy podrían haber sido optimizados.

Este análisis fue realizado a través de un código de PS4 provisto por sus desarrolladores.

  • Review70%
70%

2 Comentarios

  1. 2500 mangos? Que se vayan a freir churros.
    Por mucho que quiera tener el Bloodlines y Kid Dracula ni loco pago eso.

    Reply
  2. Sí, el juego sale $20 dólares, pero a nosotros nos cobran $2500 pesos (o sea $55 dólares).
    Algo tomaron los de Konami.

    Reply

Escribe un comentario