Coberturas Noticias

Valorant: Primeras experiencias a 40ms de ping

El viernes pasado fuimos cordialmente invitados por Riot Games a la pre-beta de Valorant. Para aquellos que están también en una cuarentena virtual y aún no se enteraron, estamos hablando del nuevo juego de la Empresa.

Así, los creadores de League of Legends se meten de lleno en un género que es definido por ellos mismos como un shooter táctico basado en personajes. ¿Viene para romper con todo? Veremos…

Junto a creadores de contenido, casters y jugadores de otros FPS — como CS y Fortnite — pudimos disfrutar de partidas custom, pensadas para mostrar y hacer gala de la diversidad de mapas. Por citar algunos nombres, jugamos contra K1ng y NanoCS, resultando casi una práctica de tiro… para ellos, está claro.

Más allá de que estas bestias de jugadores nos llenaron el trasero de plomo una y otra vez, el resultado fue positivo. En primeras charlas de lobbies y en el Discord, los temas predominantes tenían que ver con la experiencia a baja latencia y el rendimiento del juego en PCs de todo nivel.

Valorant armas

La ansiedad por jugar Valorant

Antes de continuar, sabemos que muchos de ustedes que están re locos, esperando probar el juego. Seguramente saben que la beta cerrada ya se encuentra iniciada en Estados Unidos, Canadá y Europa. Y se estarán preguntando “¿cuándo cornos nos toca a nosotros?”. A no desesperar, queridos ansiosos del fichín, que este martes 5 de mayo se iniciará la beta cerrada en Latinoamérica. Pueden registrarse aquí.

Dicho esto y calmados varios colapsos nerviosos, seguimos contándole como nos fue en esta primera impresión. Por suerte, para tener una idea más acertada de lo que será la experiencia de juego, los servidores utilizados fueron Latinoamericanos, ubicados en México, Chile y Brasil.

Valorant bomba

De esta manera, nos pusimos in position para ingresar en este boot-camp, donde pudimos hablar con los desarrolladores y probar el juego con estos servidores “locales”.

Valorant: experiencia de juego

La impresión inicial es la que casi todos esperaban: shooter clásico de base, con algunas opciones que generan muchas variantes tácticas, más allá de granadas y choke points del mapa.

Valorant compra

A nivel gráfico es simple pero preciso, con mucho hincapié en lo funcional. Es notorio el trabajo focalizado en diferenciar habilidades y jugadores del fondo y texturas para favorecer la jugabilidad. Y un punto principal que dejará feliz a todo el mundo: sorprende lo bien que corre en máquinas de mediana y baja potencia.

Por otra parte, un tema ineludible — y que ha dejado a muchos como el meme de Travolta— es el software anti cheat. Esto dará para largos debates en las próximas semanas, primero para terminar de entenderlo y luego para discutir su eficacia. Cabe destacar que corre constantemente en el sistema, al punto que si lo cerramos de forma manual, debemos reiniciar la PC para que vuelva a ser funcional.

Por el lado de las discusiones, está claro que afectará a más de un paranoico del Gran Hermano (no estamos hablando del programa de TV que funciona a base de gente rara) y software espía. Y aquellos puristas que no quieran nada en su equipo que no sea 100% necesario, al punto que dudan instalar el WinRar. En nuestra experiencia, anda perfecto y sin problemas, pero veremos qué tal la experiencia general cuando la beta se haga masiva.

Que ping, que pang

En lo que ping respecta, Riot se apoyó en el trabajo de red que desarrollaron para LOL (Riot Direct). Se instalaron servidores que puedan dar una latencia baja para todas las regiones y con la posibilidad de entregar 128 ticks por segundo. Así, se convierte en el FPS más “preciso” en cuanto a infraestructura.

Valorant habilidades

De igual manera, mostraron el resultado del trabajo con el manejo de lag del lado de los servidores. Por citar un ejemplo, fuimos testigos en las mejoras de movimiento, para evitar clásicos como el famoso “teleport” de jugadores con problemas de conexión.

Claro que valen más lo hechos que las palabras, de manera que la gente de Riot nos tenían preparados varios ejemplos sobre esta problemática. Les podemos asegurar que la diferencia es notoria para la jugabilidad. Veremos cómo lo reciben los profesionales que, seguramente, puedan apreciarlo y aprovecharlo más que nosotros, que en comparación jugamos con troncos el lugar de manos.

¿Valorant es un FPS?

La respuesta es clara: sí, es un FPS, por sobre cualquier otra mecánica. La base del juego son las armas y el gunplay. Si sumamos el diseño de los diferentes mapas, tenemos como resultado un feeling muy cercano al CS:GO.

Incluso, por ahora, el único modo es de “plantar la bomba”, detalle no menor que nos hace sentir aún más el perfume del viejo y querido “Counter”. Cuando decimos “aroma”, no nos estamos refiriendo al olor que había en los viejos “cybercafés” repleto de adolescentes con cuestionables hábitos higiénicos.

Incluso el arsenal es similar al de CS, con dos cambios significativos: tanto defensores como atacantes pueden elegir entre las mismas armas. Las habilidades secundarias de los agentes tienen que comprarse, teniendo un uso idéntico al de las “utilities” (granadas de humo, molotovs, etc).

Por otro lado, cada personaje tiene habilidades únicas, las cuales pueden afectar drásticamente las estrategias a seguir en cada ronda, así como las combinaciones entre ellas. Es inevitable que este aspecto nos trae el Overwatch a la cabeza. Pero aquí la gran diferencia es que — en lugar de tener roles casi exclusivos de tanques o soportes — todos tienen la posibilidad de llevar las mismas armas y hacer el daño necesario para cambiar una partida.

En definitiva, una de las premisas de los desarrolladores es que lo principal del juego es la precisión y letalidad de las armas, dejando las habilidades de los agentes como complementos. La base del juego se acerca más a Counter Strike, incluyendo varias armas que matan de un solo disparo. Aún así, se introducen cambios no menores, tales como la ralentización del movimiento cuando nos pegan un cuetazo o que la puntería en el aire sea muy mala.

¿La estrategia como prioridad?

Todos los personajes son equilibrados, poseen los mismos hit boxes y pueden llevar las mismas armas. Así, el juego está pensado en un plano donde lo estratégico es crítico. Los mapas siguen este criterio, maximizando la experiencia del gunplay sin ser protagonistas. Tal como ocurre con las habilidades, son un elemento de segundo nivel, a tener en cuenta para aprovechar de la mejor manera posible. Créannos, hacemos énfasis sobre los “tiritos” porque durante la beta hemos visto a muchos especialistas de LoL pasarla muy mal.

Valorant tiros

De la misma forma, los agentes se crearon con cuatro roles en mente, alineados con esta filosofía de gunplay first:

Controladores: tienen habilidades que afectan condiciones del mapa, generando interrupciones visuales o daño en área, haciendo que el rival pierda la ventaja estratégica.

Centinelas: es el rol más defensivo, con habilidades como paredes para bloquear el paso y efectos de ralentización en área.

Iniciadores: están pensados para ayudar a ingresar a áreas defendidas, ya sea mostrando la posición de los rivales o afectando un área sin necesidad de asomar la nariz.

Duelistas: es el rol ofensivo, destacándose por tener habilidades más “individualistas”, orientadas a ir a buscar camorra, romper caras y patear posaderas. ¡Wow! ¡Con qué corrección lo expresamos! Sinceramente, a veces nos sorprendemos de nosotros mismos.

eSports y Valorant ¿Un sólo corazón?

Valorant viene haciendo mucho ruido a nivel internacional. A pesar de que Riot ya dejó en claro que espera que la escena competitiva se desarrolle gradualmente y crezca de la misma forma que ocurrió con LOL, es posible que la demanda de los fans pase por arriba estos planes.

Es incuestionable que el movimiento que está generando Valorant es muy alto. Incluso, se nos antoja algo excesivo para un juego en beta y sin escena competitiva, más allá de darle material a streamers para pasar horas subiendo en el ranking.

Valorant pium

Quizás, esto tenga que ver alguna expectativa relacionada con ex-jugadores de CS competitivo que se sumarían a la escena. ¿Los seguirían luego profesionales de menor éxito en el clásico shooter, buscando tierra virgen donde establecerse? Más que probable.

Pero un augurio de lo que vendrá fue la sorpresa que genero la movida del equipo surcoreano T1. Ni lento ni perezoso, contrató como creador de contenido y jugador profesional a Braxton “Brax” Pierce (antes conocido como Swag), una gran promesa de CS que vio su carrera truncada a los 18 años. No, no hay una historia triste de por medio, Valve lo baneó por participar de partidas arregladas. Esperemos que haya recapacitado y no siga siendo un sorullo de persona.

Asimismo, el MVP 2019 de la Overwatch League, Jay “Sinatraa” Won, anunció su retiro de ese juego para unirse al team de Valorant de Sinisters.

Por otra parte, a nivel local, se comprobó bastante interés de muchos jugadores de la escena competitiva. Muchos jugadores de CS y Fornite principalmente, probando el juego casi todo el tiempo disponible durante el fin de semana.

La expectativa es alta, la primera impresión es muy buena. Veremos qué nos depara la beta cerrada y el futuro, muy prometedor, de Valorant. [i]

Escribe un comentario