Reviews

Loop Hero [REVIEW]

Cartearse. Morir. Repetir.

Me tocó suficientes veces hablar de roguelites en mis reseñas (por alguna razón gravitan hacia mí aunque no sean particularmente mis favoritos) para darme cuenta que este subgénero de raudo ascenso está en su punto caramelo. Y así como los esquemas están para romperlos, el estudio Four Quarters decidió sumarle jugabilidad incremental y cartitas para lograr un resultado concreto: droga de la buena.

Para entender mejor Loop Hero es necesario remitirse a una variedad de juegos conocida formalmente como “clickers”, pero que también llevan el apodo de “idle games” y cuya denominación formal sería… juegos incrementales. En los mismos, no se necesita del ingreso constante de comandos del jugador, ¡en algunos incluso no se requiere de su presencia!

Seguramente habrán jugado (o escuchado nombrar) a Cookie Clicker que se ejecutaba desde el navegador. En lo personal en 2019 supe adictarme a He-Man: Tappers of Grayskull, y en 2020 me enganché con TMNT: Mutant Madness, fichín de celulares en el que las tortugas pelean por turnos solitas, sin que las comandemos, siendo nuestra única preocupación mejorar el equipo y sus estadísticas.

Por ese lado viene el nuevo juego publicado por Devolver Digital. Su protagonista es un caballero inmerso en un bucle temporal creado por el malévolo Lich. La existencia está sumida en la oscuridad y es nuestro trabajo reconstruir el mundo, mientras el héroe se enfrenta a los enemigos y recupera poco a poco sus recuerdos perdidos.

No se hagan los rulos

Nuestro trabajo, curiosamente, no es el de controlar a este protagonista: él solito avanza por el terreno que nosotros le construyamos. En cada nueva expedición, se forma un itinerario circular (equivalente a un tablero de juego de mesa) por el que el caballero va a dar vueltas y vueltas. Nosotros debemos poblar cada uno de esos casilleros de tierra con bosques, aldeas, praderas, montañas y hasta mansiones vampíricas. Para hacerlo, disponemos de cartas en la mano: al arrastrar una de las cartas hacia uno de los casilleros (ya sea parte del circuito principal o bien, un espacio aledaño), ese lugar se convierte en forma automática. En general, de estas zonas que creamos van a surgir enemigos acordes. Nuestro objetivo es que el héroe se enfrente a los mismos, que gane mayor experiencia y que dejen caer mejores cartas y equipo.

Ah claro, porque también nos toca manejar el inventario del caballero: comenzamos pudiendo equiparle arma, escudo, armadura y anillo, pero pronto vamos a ir desbloqueando otras posibilidades como cascos y botas (a través de las clases, pero luego hablamos de eso). Aunque los objetos llevan un indicador numérico de nivel, también tenemos que fijarnos en sus beneficios adicionales y su rareza, indicada por el fondo de color. En varias ocasiones puede ser conveniente no dejarse llevar por si el nivel del nuevo escudo es mayor y prestarle más atención a qué nos aporta al combat… perdón, perdón, nos fuimos por las ramas.

Volviendo a nuestro héroe, es importante aclarar, por si no se entendió hasta ahora, que los combates se dan solos, sin interacción de nuestra parte. Cada vez que el protagonista se topa con un enemigo en el tablero, se agarra a las piñas y nosotros lo miramos desde afuera.

Por suerte, el combate se detiene si nos ponemos a modificar el equipo, y también podemos frenar por completo el avance del caballero si activamos el modo Planificación. Si estamos ansiosos o queremos hacernos los cancheros, podemos duplicar la velocidad de toda la acción.

Toda la vuelta vamos a dar

Cada vez que el personaje pasa por el casillero del campamento, recupera su salud. Pero a medida que sumemos nuevos conflictos al tablero, menores las chances de que el pobre pueda dar la tan preciada vuelta.

Si logramos sobrevivir el suficiente tiempo, llega el momento de enfrentarse al Lich, que emerge en un determinado casillero y no le importa si andamos con un mísero puntito de salud y un escudito de madera. En los primeros enfrentamientos, es muy probable que simplemente nos sople y nos mande a dormir.

Si morimos, el Loop Hero nos ofrece quedarnos con el 30% de todos los recursos recolectados. Si en cambio, decidimos huir en algún punto de la partida, podemos quedarnos con el 60%.

Estos recursos son útiles al momento de volver al campamento (lo que pasa entre cada expedición), ya que nos permiten construir nuevos asentamientos (que después se pueden mejorar con más recursos) como la Choza del Herborista, que nos permite llevar pociones encima para recuperar salud; o el Liceo, que nos permite construir una aldea en el itinerario, en la cual se nos asigna la misión de matar determinado monstruo (se lo marca con una corona) y se nos recompensa al lograrlo con rasgos especiales.

¿Vienen anotando? Bueno, los rasgos especiales son habilidades que el caballero va a poseer durante toda esa expedición, como que arranque los combates con más daño o tenga más capacidad curativa. Por suerte, se nos da a elegir siempre entre un listado de tres opciones.

¿Creen que eso es todo? ¡Hay más! Con el pasar del juego podemos cambiar a nuestro héroe de clase: del guerrero balanceado tenemos la opción de pasar al pícaro de doble arma y ansias de matar; e incluso al nigromante, que manda esqueletos a pelear por él.

Acaso pensaron que el Loop Hero no iba a incorporar un sistema de armado de mazos? ¡Pfftt! Desde su respectivo menú podemos seleccionar con qué cartas salir a la expedición, teniendo en cuenta que hay un máximo posible y que algunos tipos de naipes están relacionados entre sí, para bien o para mal.

Estamos apenas rascando la superficie. Una vez que derrotemos los primeros jefes y comencemos a desbloquear más y más estructuras del campamento, nos vamos a ir topando con más mecánicas que aprender. También nos vamos a empezar a avispar de que, para generar cierto tipo de recurso faltante, nos puede convenir armar una expedición concentrada en cierto tipo de enemigo. Y cuando queramos darnos cuenta, son las cinco de la mañana de un domingo y nos esperan los papeles de divorcio sobre la mesa ratona.

Una cosa lleva a la otra

Es difícil tratar de encontrar aspectos negativos de Loop Hero de los que hablar.  Quizás puede sentirse que los recursos se acumulan más lento de lo que uno querría. Es frustrante volver de una expedición extensa y darse cuenta que el material obtenido no es suficiente para construir una nueva edificación en el campamento, por lo cual la próxima expedición se va a jugar, en esencia, como la anterior. Esto puede crear algo de monotonía para algunas personas.

La historia es bastante sencilla y por ello no hay mucha razón para estar volviendo una vez descubierto todo, aunque siga habiendo secretos.

Si nos ponemos exquisitos, podemos detectar cierta disonancia entre el aspecto “dame bola o tu héroe se muere” y la actitud “dejá dejá yo me juego solo”, como si por momentos no se balancearan del todo. En otras palabras, puede pasar que en una partida que está avanzando sin nuestra supervisión nos confiemos y saquemos la mirada de la pantalla por un minuto, tiempo suficiente para que todo se descalabre y nos encontremos con nuestro protagonista besando el humus.

Pero son excusas. Al final del día, lo cierto es que Loop Hero tiene la suficiente variedad para que queramos seguir probando una partidilla más y otra partidilla más. Si somos algo escépticos al estilo y no se nos vuelve una droga dura, igual nos va a pegar como bolsa de confites de chocolate.

Como siempre, Devolver dando en el clavo, incluso en un fichín como este, al que cuando le preguntaron qué géneros quería incluir respondió ““. No duden en probarlo aunque sea una vez, y suerte con soltarlo.  [i]


DESARROLLADO POR: Four Quarters
DISTRIBUIDO POR: Devolver Digital
GÉNERO: Deckbuildingidleroguelikísticoespialidoso
DISPONIBLE EN: PC

QUÉ ONDA: Un héroe debe avanzar por un cámino en bucle, peleando por su cuenta, mientras nosotros nos encargamos de equiparlo, mejorarlo, armar el escenario y hasta situarle los enemigos.
LO BUENO: Estilo retro que calza perfecto con el tipo de juego, buena combinación de géneros, partidas de tiempo ajustable (podemos abandonarlas en cualquier momento y quedarnos parte de los recursos), variadas opciones de accesibilidad, múltiples idiomas.
LO MALO:  Puede volverse repetitivo rápido, es fácil descuidar una partida y perderla, la música es poco variada.

Este análisis de Loop Hero fue realizado a través de un código de PC provisto por sus desarrolladores.

  • CALIFICACIÓN87%
87%

Escribe un comentario