Cine & TV

Monster House

DJ, Chowder y Jenny son tres chicos que descubren algo extraño. La casa frente a la de DJ está viva y se come todo lo que se le cruce por delante o invada la propiedad. Desesperados y asustados, tratan de convencer a su niñera y a un policía llamado Skull de lo que está sucediendo. Dj descubrió el terrible horror con forma de casa espiando con su telescopio y está decidido a llegar al fondo del asunto para salvar al barrio. Resulta que la casa, vieja, tenebrosa, de madera (a los gringos les gustan esas para que los huracanes se las hagan astillas y cobrar el seguro) tiene un hall lleno de dientes, ventanas luminosas como ojos de bestia y una alfombra larga y roja con la que se lleva a la gente a su interior como si fuera un gran sapo cazando insectos. A Chowder, el otro peque, solo le importa una cosa, los dulces; pero la casa de enfrente tiene mucho más hambre que él. Afortunadamente los ayuda Jenny, una chica muy inteligente. Normalmente Jenny no andaría con chicos como ellos pero claro: la casa casi se la come y, bueh, decide dar una mano. Esta casa de voraz apetito tiene la voz de la legendaria Katleen Turner, pésimo carácter y mal aliento (como el de Rolo, jiji). Producida por los maestros Steven Spielberg (Tiburón, E.T.) y Robert Zemeckis (Volver al Futuro, Forrest Gump) y dirigida por Gil Kenan para los estudios de animación de Sony, Monster House es una película sobre fantasmas ideal para festejar Halloween. Utiliza la técnica de Motion Capture (captura de movimientos) en la animación de estos niños cobardikas para dejarnos con la boca abierta… Y no de hambre. Costó algo más de 57 millones de dólares, lo cual está bastante bien para los tiempos que corren en el gran país hollywoodense. Para darse una idea, The Polar Express costó más del doble de esa cifra. Es una película recomendada para niños mayores de seis años, dijo Catalina Dugli, que se las sabe todas. Sus productores, en cambio, afirman que es una película de terror para chicos de doce años o algo así. Nadie lo tiene muy claro. Lo cierto es que los más chiquitos se podrían alzar algún que otro susto. Los más grandes podríamos llevar un sobrino o primito para tener la excusa. ¿Por qué? Según Entertainment Weekly, es una película de animación para todos y con mucho sabor a aquel viejo éxito que nos deleitó de pequeños, E.T. The Extraterrestrial. Otros le agregan un condimento más: tiene aires a las películas de Tim Burton.

Escribe un comentario