Reviews

Los Sims 2: Mascotas

¿Quien no tuvo un animalito en casa? Ojo, esa despeinada, con las carnes caídas y subida a la escoba no cuenta, esa es tu mujer. ¿Vivís en un departamento alfombrado y esa misma bruja no te deja tener un perrito? ¿A tu marido los únicos gatos que le gustan son los de la zona roja? Bien, la informática no solo es para planillas de cálculos. A ver que nos trae Maxis con esta expansión. Los Sims 2 es un juego amplio, pero como en la vida, siempre algo nuevo hay. A las expansiones “Universitarios”, “Noctámbulos” y “Abren negocios”, le agregaron los packs de “Decora tu familia” y “Todo glamour” pero les faltaba algo que ya le habían agregado en los Sims originales y eso son nuestras mascotas. Esas tiernas criaturitas de Dios que necesitarían evacuar a cualquier hora o lugar, o usar de mordillo a nuestras carísimas pantuflas de carpincho si no fuera porque estamos nosotros para “educarlos”, y así, entre alimentarlos, cuidados, mimos, retos, castigos y mucha paciencia, lograremos que sean un fiel reflejo de nuestra personalidad. Podemos elegir de entre docenas de perros y gatos de razas conocidas o modificar uno a nuestro gusto, enseñarles trucos, llevarlos al canil de la plaza para que retocen con sus amiguillos, comprarles juguetes, camas etc. Pero por más que los eduquemos, tienen su personalidad, así que esperen otra que alguna travesura de parte de sus “hijitos”. Pero no solo para divertirnos están los bichos estos, si los entrenamos muy bien podrán tener su propia carrera como estrella de cine, o en algún cuerpo de seguridad o de rescate. Aparte de perros y gatos también están los pájaros y los conejitos de indias (Guinea Pigs) Una sorpresita extra que se puede descargar para las niñas de la casa que jueguen al Sims 2: Mascotas es un agregado con Hillary Duff con su perra Lola, un personaje totalmente jugable. En la edición en español, con salida en simultaneo para pc y consolas, contiene un tema de “La oreja de Van Gogh” cantado en idioma Simslish. Ahora nos preguntamos, ¿podrá el Dr. Picor entrenar al perro para asesinar a ese vecino rico que con su éxito es una afrenta permanente para su miserable vida?

Escribe un comentario