Reviews

Rush Rally Origins [REVIEW]

El origen de un clásico

Cuando en [i] vimos los primeros videos que inundaron las redes con gameplays de Rush Rally Origins, todos los dedos acusadores me apuntaron —incluso el mío—. Y claro, ¿cómo iba a dejar pasar un fichín con autitos de rally para el celu?

Rush Rally Origins es el cuarto juego de la saga, después de Rush Rally (2015), Rush Rally 2 (2016) y Rush Rally 3 (2019) desarrollado por el estudio inglés Brownmonster Games, formado por la familia Brown: Stephen, George y Amy, tal como figuran en los créditos.

Antes que nada queremos advertir que Rush Rally Origins es un juego arcade. Sin embargo, el nivel de dificultad está ahí, más que presente: obtener una presea dorada es toda una hazaña que demandará innumerables horas de práctica, sudor y ampollas.

Las competencias en Rush Rally Origins

Rush Rally Origins se divide en 3 modos de competición: Contrarreloj, Campeonato y Carrera. En los 2 primeros, corremos solos, y tan solo en Carrera lo hacemos contra otros 5 vehículos manejados por la IA —se puede ajustar la dificultad en: Dinámica, Fácil, Normal, Difícil y Extremo—. Más allá del modo, el resto de las opciones —Ubicación, Fase, Coche y Mejoras— son idénticas.

Encontramos 6 ubicaciones: Finlandia, Grecia, Suecia, Reino Unido, Kenia y Nueva Zelanda. Cada una con 6 fases que requieren entre 1 y 2 minutos para completarla y un estilo bien marcado de conducción y gráficos que ayudan a reconocer el país con un solo vistazo. De movida, no podemos elegir la ubicación y fase que queramos, sino que debemos ir paso a paso, consiguiendo podios para desbloquearlas una a una —y por cada modo—.

Finlandia posee largas rectas de gravilla con saltos, que si los tomamos mal, terminamos estampados contra algún árbol. Por su parte, Grecia, está llena de horquillas y polvo, lo que se presta para aprender a controlar el derrape. Ahora Suecia, es todo un desafío con etapas llenas de hielo y nieve, donde nuestro autito parece un trineo fuera de control.

Reino Unido es un reto completamente diferente al anterior, con sus trazados angostos y mal asfaltados que limitan el derrape. En tanto los anchos caminos de barro de Kenia, se sienten como un lindo paseo de safari —con jirafas y todo—. Para terminar con Nueva Zelanda que combina asfalto, barro y polvo, con puentes angostos y gran velocidad. Por si fuera poco, además cada fase nos permite elegir entre 4 opciones climáticas: día, noche, lluvia —nieve en el caso de Suecia— y niebla.

En cuatro ruedas

Lamentablemente Rush Rally Origins no cuenta con licencias oficiales, por lo que las marcas y modelos de los autos son ficticias. Sin embargo, tan solo mirando los diseños de los 8 coches, los identificamos sin problemas. Eso sí, comenzamos con tan solo 4 y, a medida que competimos y ganamos, se libera el resto.

Cada auto ya viene con 10 puntos de mejora, distribuidos en 4 características: Aceleración, Velocidad máxima, Manejo y Frenos. Y podemos aplicar hasta 4 puntos de mejora extra, por cada 1 de las siguientes: Motor, Frenos, Tubo de escape, Suspensión, Neumáticos y Chasis, para totalizar 24, que impactan en alguna o algunas de las características antes mencionadas.

Pero ojo, a medida que aplicamos estas mejoras el coche cambia de categoría —desde la D a la A—. La categoría D está limitada a 6 mejoras —que sumadas a los 10 puntos iniciales, totalizan 16—. La C, a 12 mejoras —22 puntos— y la B a 18 mejoras —28 puntos—.

Este último tema no es menor en Rush Rally Origins: Desde el vamos, todo está dividido en categorías. Cada podio y récord está vinculado a una. Por lo que al final, tenemos que ganar al menos 4 veces por fase y modo para ser los mejores: 6 ubicaciones x 6 fases x 4 clases x 3 modos = 432 victorias. Este número se duplica —864 podios— si además tenemos en cuenta que cada fase tiene a su vez 2 récords posibles por clima: ¡uno para piso seco y otro para mojado!

Controlando Rush Rally Origins

Meter los dedos en pantalla y conseguir que el autito llegue a la meta es todo un logro en sí mismo. Rush Rally Origins incorpora 3 tipos de controles que varían en la forma en que doblamos: Táctiles —utiliza las clásicas flechas izquierda y derecha—, Movimiento —movemos el teléfono hacia un lado u otro como maniáticos— y Volante —rotamos un pequeño volante desplazando el pulgar de izquierda a derecha y viceversa—.

Por suerte, también podemos conectar un mando bluetooth —y reasignar los botones, algo no muy común entre los fichines para celus—. ¡Desde [i] les aseguramos que es la mejor opción, por lejos! Quizá el único faltante en este punto sea la ausencia total de vibración —ya sea al caer de un salto, chocar o pasar por un puente—.

Arcade hasta la médula

Como dijimos al comienzo de la nota, que Rush Rally Origins sea un fichín de rally arcade no lo hace menos desafiante. Incluso el hecho de no sufrir daños al chocar, no se siente como un faltante. Lograr el derrape justo en cada curva es la clave del éxito. Para ello debemos combinar acelerador y freno —o utilizar el freno de mano— de manera acertada. De hecho, las curvas más suaves tomadas a gran velocidad —sobre todo en la categoría A— resultan más intimidantes que las horquillas, porque el más leve desequilibrio nos arroja contra los árboles o piedras, arruinando la etapa completa. Para masoquistas, existe la posibilidad de habilitar cambios manuales.

De los 3 modos, Carrera nos pareció el más complicado, ya que, además de enfrentarnos al trazado, debemos lidiar contra 5 oponentes que no tienen ningún problema en empujarnos fuera del camino. Así fue que nos encontramos repitiendo las carreras una y mil veces, hasta completarlas.

Gráficos y sonido

Cada vez que juego Rush Rally Origins en el celu, siento que lo estoy casteado desde la PC y no que es algo que corra local. ¡Es increíble cómo se ve! Incluso en mi viejo Google Pixel 2, que si bien era alta gama en 2017 —Snapdragon 835 y GPU Adreno 540—, en rendimiento gráfico hoy por hoy está bastante por debajo de un gama media como el Moto G9 Plus, por ejemplo. Sin embargo puedo correr con calidad Ultra y una resolución de 720p con 60 fps —constantes, salvo en las carreras con varios coches— y 32 bit de profundidad de color. ¡Eso sí, carguen bien la batería, porque el consumo es más que importante!

Todas las etapas están generadas proceduralmente por el Rush Engine desarrollado por Stephen, con múltiples detalles y excelentes efectos climáticos, de iluminación y partículas. Como punto flojo destacamos que al iniciar la carrera se aprecia cierto efecto pixelado en la sombra que rodea el auto, pero nada grave.

La vista exterior cuenta con 2 cámaras: Persecución de helicóptero y Retro isométrica. La primera nos muestra el vehículo siempre desde atrás. En tanto, la segunda mantiene una orientación fija, por lo que el que rota es el auto. Esta última cámara nos pareció más complicada a la hora de competir, pero muy interesante para observar las repeticiones.

También el sonido llama la atención, sobre todo la voz del copiloto —solo en inglés, para los modos Contrarreloj y Campeonato— con las indicaciones, como si se tratara de un verdadero simulador.

En línea con Rush Rally Origins

Como para no dejar punta sin cubrir, Rush Rally Origins también implementa tablas de clasificación en línea, como para presumir o para bajar los coches fantasmas. Eso sí, tengan en cuenta que para participar deben crear una cuenta online —desde el mismo juego— y, ¡atención! porque el mail de confirmación seguro les va a entrar como spam. ¡Después no digan que no les avisamos!

Por último, Rush Rally Origins guarda nuestro progreso en la nube y cuenta con logros propios del juego que se sincronizan con Google Play —por lo que obtenemos puntos de experiencia en nuestra cuenta—. Ah, y por si fuera poco, se puede agregar a la Biblioteca Familiar de Google Play Store para disfrutar con toda la parentela.

Creo que, tal como hiciera el equipo de desarrollo con el fichín, este review no dejó nada por cubrir. A esta altura ya se habrán dado cuenta que estamos ante un arcade de rally que no solo lo tiene todo, sino que lo implementa de manera excelente. ¡Un clásico instantáneo! [i]


DESARROLLADO Y DISTRIBUIDO POR: Brownmonster Games
GÉNERO: Conducción
DISPONIBLE EN: Nintendo Switch, iOS, Android

QUÉ ONDA: El juego de rally arcade que quisiéramos para la PC. Excelente por donde se lo mire.
LO BUENO: Desafiante. El placer de terminar una etapa sin chocar. Los gráficos y la voz del copiloto. Gran cantidad de opciones. Tablas de clasificación online y coches fantasmas para descargar. Compatible con gamepad. Se puede agregar a la biblioteca familiar de Google Play.
LO MALO: Alto consumo de batería. No incluye efectos de vibración. Algunos problemas al cambiar la resolución en mi celu que estarían en vías de corregirse.

Este análisis fue realizado a través de un código de Android provisto por sus desarrolladores.

  • CALIFICACIÓN91%
91%

Un Comentario

Escribe un comentario