Cine & TV

Heroes

Mostrada durante 72 minutos durante la pasada Comic-Con de San Diego, y consecuentemente aclamada por más de catorce millones de telespectadores cuando se emitió el piloto por primera vez en los Estados Unidos, el mayor récord en cinco años para la cadena NBC, se está convirtiendo en el nuevo boom de las series. Heroes muestra a gente ordinaria que un día despierta con superpoderes, y cuyo fin parece –y sólo parece– ser salvar a la humanidad. El show se está filmando en Santa Clarita y Los Angeles, California. Cada episodio dura unos 44 minutos, y en ellos puede verse una serie de historias paralelas que avanzan por el arco central del guión. Su creador, Tim Kring (quien previamente tuvo otra serie con “superhumanos” llamada Misfits of Science) dijo estar trabajando con los escritores para abarcar cinco temporadas. En Heroes hay varios personajes que descubren tener poderes inauditos. La serie comienza mostrando a una “cheerleader” (la clásica animadora de eventos deportivos, con todo y diminuto trajecillo rojo) intentando suicidarse, en vano. Se arroja desde lo alto, pero nada. Sus heridas cicatrizan a la velocidad de un Wolverine cualquiera, y hasta la chica puede acomodar un hombro dislocado como si se arreglara el cabello, que por supuesto es rubio platinado. Otro personaje es un artista adicto a la heroína que pinta el futuro, un futuro que se rebela apocalíptico, al menos para la ciudad de Nueva York, donde vive. Otro tiene el poder de atravesar sólidos, incluyendo personas. Un programador de Tokio tiene la habilidad de detener el tiempo. Hay un político neoyorkino con la habilidad de volar (esto no es nuevo, lo hemos visto en el caso de De la Rúa). Hay un oficial de policía que puede leer mentes, un enfermero que imita los poderes de los demás, otro con fuerza sobrehumana, y más. A todos ellos los une algo. No sólo descubren que tienen extraños poderes, sino que parecen predestinados a usarlos para salvar a la humanidad. Y claro, hay un archienemigo que quiere apoderarse de los “héroes” para extraerles su “súper ADN” con fines naturalmente odiosos. Heroes es una serie que explota un viejo argumento, aunque parece hacerlo de una forma novedosa y, aunque no lo parezca en principio, es un drama con todas las letras.

Escribe un comentario