Reviews

God of War en PC: ¿vale la pena?

god of war review

Más brillante que nunca

¿Existirá gente que no conoce a Kratos? No cabe duda de que el gamer más despistado está al tanto, en realidad me refiero a “por fuera de la tribu”. De mínima, les tiene que “sonar de algo” ese señor pelado, que probablemente haya querido pintarse la cara como homenaje a Bowie, pero montado a caballo. ¿Tiene Kratos estatus de icono pop? En todo caso, cualquier popularidad está muy bien ganada a través de una indispensable saga de hack and slash. Por ello, que God of War deje la férrea exclusividad es excelente noticia: las cosas buenas deberían ser disfrutadas por la mayor cantidad de gente posible.

Kratos, un señor pelado con problemas de ira y parenting “flojo de papeles”. Un tipo que se autoproclamó Dios a pura trompada y hachazo. Tan groso que el panteón griego le quedó corto y ahora se le da por partirle la madre al nórdico.

Desde su lanzamiento, el juego fue repitiendo una marcada fórmula durante cuatro entregas principales y algunas más en portátiles. Incluso, ya con Ascension en 2013, el desgaste de muchos jugadores se hizo sentir y la mayoría agradecimos un descanso para el buen Kratos.

Así, cinco años después, se lanzó en PS4 una nueva entrega de God of War que mostraba… ¿Una evolución? ¿Una reinvención? Llámenlo como quieran, lo cierto es que en 2018, ya sin la compañía del legendario David Jaffe —creador de la saga y co-diseñador de las cuatro entregas— Cory Barlog se puso los pantalones largos y se largó solo a la aventura.

¿Quién iba a imaginar que podría romper con varios de los paradigmas jugables y, encima, entregar una narrativa conmovedora y excelente? ¡Cuatro entregas partiendo seres mitológicos por la mitad! ¿Cómo puede ser que, en un God of War, se nos caiga un lagrimón al ser testigos de la impotencia sentimental de un padre con su hijo?

Me niego a usar “Boy!” como chiste en esta nota

No voy a volver a hacer una review, tranquilos. Ya la hizo Morton en su momento, con una extensión proporcional al grado de profundidad y detalle. Simplemente, voy a comentarles que tal se siente esta versión con todo el chimichurri. Y, de acuerdo al caso particular de cada uno, si les conviene abalanzarse ahora o esperar un ofertón.

De movida, les cuento que probé God of War con una GEFORCE RTX 3080 de Nvidia, con toda la configuración gráfica al máximo. En su lanzamiento lo jugué en una PS4 normal (no Pro). Así que, para no apelar simplemente a mi memoria —cada vez más biodegradada—, lo volví a bajar en la “old gen” para comparar la experiencia.

Antes que nada, hay algo que todos sabemos, pero igual lo tengo que decir: ya su versión original era un quilombo gráfico. Resultaba inverosímil que la generación anterior moviera semejante despliegue técnico. Volver a jugar God of War en PS4 nos da una certeza: tiene poco que envidiar a muchos de los juegos actuales.

Con lo cual, la comparativa ya arranca con una situación difícil: ¿cómo superar algo que no ha envejecido bien, sino que directamente parece no haber envejecido?

Apreciando hasta los piojos de la barba

Por supuesto, la primera diferencia está en los 4K de resolución. Ya en los primeros fotogramas, no solo vemos con claridad los poros de la piel de Kratos, sino que —si nos concentramos un poco— puede que hasta las células epiteliales. Todo lo maravilloso de aquella entrega a 1080p, ahora se ve cuatro veces mejor, más nítido y claro. Sí, lo sé: hasta que no lo vean, es difícil de imaginar que God of War pueda verse mejor. Pero les aseguro que este es uno de los mayores diferenciales.

Luego, tenemos un paquetón de mejoras, las cuales incluye la posibilidad de tasas de refresco desbloqueadas, soporte para monitores ultra wide y oclusión ambiental. Por otra parte, las sombras tienen mejor resolución y se han agregado reflejos en superficies, a mansalva. Se refleja hasta lo que nadie iba a notar, es una orgía de refracciones de luz.

Por supuesto, una placa de Nvidia la descose con el uso de su tecnología DLSS, la cual colabora para jugar con gráficos a punto de explotar, sin que los fps peguen ni siquiera una “tocecita”. No importa cuánto despelote hubiera en pantalla, los cuadros por segundo se clavan en 60 (la tele no daba para más). Además de esto, también incorpora NVIDIA Reflex, tecnología que nos asegura una latencia mínima, por debajo de 25 milisegundos. ¿Qué significa? No es otra cosa que garantizar la máxima respuesta entre nuestros dedos y lo que ocurre en pantalla. No, si tenemos los reflejos de un caracol, no los mejora… tampoco hace milagros.

Una respuesta para cada situación

Por supuesto, podríamos seguir tirando todos los chimichurris técnicos, pero hay una pregunta ineludible: ¿Deberían comprarlo?

Primero, lo más fácil: si no lo jugaron en PlayStation, es obligatorio. Es más, debería ser obligatorio jugarlo en todas las escuelas secundarias del país. Si este es su caso y la PC más o menos se la banca, no hay nada que pensar. Ojo, que esto último no es menor: podemos garantizar que con una GEFORCE RTX 3080 de Nvidia el juego explota sin transpirar. Para más datos, mirar la tabla adjunta.

Luego, si lo jugaron en una PS4 normal, hay un tema que es definitivo: los cuadros por segundo. Realmente es un juego para volver a disfrutar a, por lo menos, 60 fps.

Por supuesto, ya avanzando en la cadena evolutiva de PlayStation, la cosa comienza a perder sentido. Si lo jugaron en PS4 Pro, tuvieron que elegir entre calidad o rendimiento. En PC pueden darse el lujo de no tener que elegir… pero es apenas un lujo, “un gustito”. Con lo cual recomendaría esperar una ofertonga salvaje.

En cambio, si son felices poseedores de una PS5 —y encima tienen PS Plus— les aconsejo jugarlo en vuestra flamante consola y olvidarse de la versión de PC. El NVIDIA Reflex está muy bien, pero si no tienen “reflejos competitivos” es difícil que lo sientan de manera contundente. Y el resto de las mejoras son estupendas, pero lo cierto es que en PS5 —donde ya se ve excelente— y con el vértigo que propone el juego, el maquillaje extra se diluye un poco.

Más allá de las recomendaciones para cada caso, es para celebrar que PlayStation comience a transitar el camino del ecosistema, del estudio por sobre la plataforma. La exclusividad debería ser mala palabra en cualquier plataforma, pese a que el fanboyismo la defienda a muerte y seguro me estén esperando a la salida con cascotes. [i]


DESARROLLADO POR: Santa Monica Studio
DISTRIBUIDO POR: PlayStation Studios
GÉNERO: Hack and slash, acción y aventura
DISPONIBLE EN: PC, PS5, PS4.

Este análisis de God of War fue realizado a través de un código de PC provisto por sus desarrolladores.

Escribe un comentario