Reviews

Gran Turismo 7 [REVIEW]

25 años con el acelerador a fondo

No soy un gran conductor, nunca lo fuí. Siempre recibí con alegría cualquier arcade que no me exigiera demasiada habilidad tras el joystick. También aprendí que cuando las cosas se complican, es mejor apagar antes de que peligre la integridad física de cualquier accesorio. Pero todo cambió cuando agarré un volante. Me sentí Lewis Hamilton, Schumacher y Fangio al mismo tiempo. Hasta que llegó Gran Turismo 7 y me dió cachetazo de realidad. No soy un gran conductor, soy un jubilado manejando a 5 cm del volante mientras suena un tango por la radio, y me da terror pasar de segunda.

Como yo, hay muchos que le fueron esquivos a los simuladores de autos. El nivel de complejidad en cuanto a la conducción, pasa factura en cada vuelta. El desafío de Polyphony Digital, era el de crear un simulador que pudiera ser accesible para todos y aún así, mantener cautivos a quienes vienen acompañándolos desde hace 25 años. 

Si lo comparamos con una pareja, son las bodas de plata. Una fecha con mucha carga emotiva. Quienes siguen Gran Turismo desde hace 25 años, lo sienten con la intensidad y amor incondicional de un matrimonio. Por esa razón, sus creadores lo dieron absolutamente todo: es el GT más ambicioso hasta la fecha. El objetivo es que los fanáticos vuelvan a decir “sí, quiero”, frente a todos los nuevos usuarios que lloran emocionados, porque llegaron 25 años tarde para decir “yo también”.

Los números de Gran Turismo 7.

Más de 400 modelos de autos de las principales marcas. Una cifra descomunal si pensamos además, que cada uno de estos modelos fue cuidadosamente diseñado para replicarlo hasta en el detalle más ínfimo. Cada automóvil tiene diferente potencia y respuesta al acelerar a fondo, bajar un cambio o hacer una maniobra brusca. Por cada vehículo hay un diseño exterior, un tablero, sonidos y física diferente. Si sumamos a esto la cantidad de variables que trae sobre la conducción de cada uno, el tuneo fino y el recambio de piezas, el trabajo de Polyphonic es demencial. ¿Hay juegos que han hecho esta locura con semejante cantidad de autos? Si, pero NADIE con este nivel de perfección y fanatismo por el detalle. Cada auto es una demostración de amor y respeto hacia la marca y el modelo.

Para exigirlos al máximo, hay 34 ubicaciones repartidas por el mundo en las que hay unos 97 circuitos a los que probablemente vayan sumándose nuevos en futuras actualizaciones. Para los amantes del género, es la garantía de muchas horas de desafíos y entretenimiento. Es clave conocer cada pista a la perfección para ganar, desbloquear nuevos bólidos, convertirse en el mejor piloto y coleccionista de autos virtual.

La alternativa fresca y musical de Gran Turismo 7

El menú principal tiene dos ofertas. Una de ellas es el novedoso Rally Musical. Al viejo estilo arcade de carreras, hay que manejar a toda máquina por un circuito y al compás de un tema musical. En la parte superior podemos ver todo el track y tenemos que recorrer la mayor distancia posible mientras dura la canción. Para esto hay que ir con el acelerador a fondo, evitando por supuesto, ponernos el auto de sombrero o despistarnos por algún toque accidental con nuestros oponentes. 

Pero no solo depende de esto nuestro éxito, la carrera puede terminar antes de lo previsto si no llegamos a tiempo a los checkpoints. En pantalla en lugar de tiempo tenemos una cantidad de acordes musicales en cuenta regresiva. A medida que esos acordes se acercan peligrosamente al cero, la música se escucha cada vez más sorda y lejana para recuperar la energía si alcanzamos milagrosamente el checkpoint. Una modalidad fresca, divertida e innovadora, con unas repeticiones maravillosas.

Un paseo por Gran Turismo 7

El segundo gran menú es el Mapa Mundial. Este va a ser nuestro menú principal y el pasaporte a la felicidad diario. Se ve como un pintoresco pueblo o centro vacacional, con montañas de fondo, un río y una atractiva playa. Este hermoso menú, tiene su propio ciclo de día y noche, la luz va cambiando y podríamos pasar horas mirándolo. 

Cuando damos nuestros primeros pasos en GT7 la oferta es reducida. Poco a poco vamos desbloqueando nuevas locaciones para visitar y la mayor parte  de nuestro recorrido va a pasar por el Gran Turismo Café. En este pintoresco lugar, Luca va ofreciéndonos diferentes desafíos con el formato de un menú o carta. 

Cada uno de estos menú suele ofrecernos la posibilidad de correr en diferentes circuitos en los que como premio por salir entre los primeros 3 puestos, recibimos un auto nuevo. Al completar el desafío Luca nos cuenta un poco de la historia de esta colección de autos, para luego pasar al próximo. Mientras vamos sumando vehículos a nuestro garage, vamos embolsando créditos y desbloqueando nuevas locaciones en la villa para gastarlos. Y prepárense porque van a tener que pistear mucho, para pagar la cantidad de chiches que Gran Turismo 7 tiene para ofrecer.

De millonario a mendigo en un par de minutos

Nunca va a ser suficiente el dinero que logren con las carreras. Tarde o temprano se desbloquea la función de modificar el auto en el taller, y aunque al principio no parezca tan importante, se va a convertir en una herramienta clave para poder avanzar.

Con cada nuevo menú de Luca las cosas se ponen más complicadas, y para entrar en algunas carreras tenemos que cumplir con ciertos requisitos. Quizás necesitemos algún auto que no está en nuestra colección, o recomiendan para el vehículo un puntaje de rendimiento superior al que tenemos. Ahí es cuando nuestras finanzas se hunden, en el fondo del mar de la pintoresca playa.

En el taller vamos comprando diferentes accesorios que mejoran la performance del auto en cuestión, para convertirlo en un bólido. Pero las cosas nunca son sencillas y a veces desperdiciamos nuestro apretado presupuesto en un sinfín de modificaciones, que convierten a nuestro automóvil en un misil imposible de controlar. Toquetear autos no es para cualquiera. Modificar un auto compacto francés con tracción delantera, no es lo mismo que hacerlo con un deportivo americano de tracción trasera. Y una vez que gastamos nuestra fortuna no hay vuelta atrás. Háganle caso a quien ya tiene polillas en su bolsillo virtual por malas inversiones.

Para todo se necesita un permiso

En la vida real necesitamos una licencia de conducir para autos, y una muy distinta para subirnos a un camión o algo más grande. En Gran Turismo ocurre algo muy similar. A medida que avanzamos uno de los requisitos es tener una licencia superior y para eso hay que hacer un curso. Estos cursos funcionan como un tutorial obligatorio dentro del mismo juego, y consiste en una serie de maniobras que vamos a tener que efectuar con precisión quirúrgica, si queremos aprobar y pasar a la próxima lección. De acuerdo a la calificación, al igual que en las carreras, podemos tener oro plata o bronce, e incluso podemos comparar nuestros tiempos con amigos que hayan pasado por el mismo suplicio.

Pero la oferta no se termina con Gran Turismo

Polyphony Digital decidió que si se festeja el 25 aniversario de Gran Turismo, tiene que ser a lo grande. Esta versión intenta convertirse en un homenaje a la saga y un tributo al automovilismo.

Hay una carpa donde podemos encontrar misiones específicas, a las cuales tarde o temprano nos va a empujar el querido Luca, desde la comodidad de su café. Generalmente consiste en alguna carrera distinta a lo que maneja nuestro amigo en su carta, con la posibilidad de manejar otro tipo de vehículos.

Siguiendo nuestro recorrido en el menú principal también vamos a desbloquear eventualmente un negocio de autos usados. Allí podemos gastar nuestro dinero en usados a un precio más accesible, pero hay que estar atentos porque no todos están en las mejores condiciones. 

Si queremos autos nuevos y en excelentes condiciones, hay que gastar unos billetes extra en Brand Central. En este gigantesco shopping podemos comprar entre 300 flamantes autos del año 2001 en adelante. Y para conseguir autos de colección o icónicos, tenemos que hacer una pasada por Brighton Antiques, un negocio de autos legendarios. Ahí podemos conseguir delicatessens del mundo del automovilismo que jamás pasan de moda.

Muchas opciones para los amantes de la fotografía

Si hay algo que no puede faltar son fotos en Gran Turismo 7. Y para esto Polyphony Digital metió herramientas por todos lados.

Dentro del garaje hay una opción de películas de Scapes. El auto elegido va a pasar por una serie de lugares maravillosos en los que podemos tomar una captura con el botón de share. Lo increíble es que muchas de esas composiciones se realizaron con una mezcla de fotografía y render. El resultado es maravilloso.

También dentro de la villa podemos encontrarnos un edificio llamado Scapes. Allí podemos componer nosotros mismos una fotografía estática, eligiendo el fondo, ubicando el auto y modificando lentes o exposición. El lugar ideal para jugar al fotógrafo profesional con la posibilidad de elegir efectos, o la orientación de final de la imagen.

Para terminar, siempre están las viejas y queridas repeticiones de las carreras. Podemos frenar donde nos resulte cómodo, cambiar de cámara y de ahí saltar a Scapes a seguir toqueteando. Una panzada para los amantes de la fotografía.

Evolución gráfica, la física y el soundtrack

Si hay algo que realmente sorprende es el infernal detalle visual de Gran Turismo 7. Por supuesto podemos sacrificar reflejos y detalles visuales para tener una mejor fluidez con 60 frames por segundo, pero es imposible hacerlo después de ver todo con los detalles al máximo.

La luz, el famoso Ray Tracing y los reflejos sobre la chapa, el brillo del agua sobre el asfalto, los detalles de las cabinas, todo es una locura. Lo que hicieron los desarrolladores con los ciclos del día es maravilloso. La carrera puede arrancar en día, va oscureciendo y cambiando la luz o incluso puede llover y afectar muchísimo a la conducción y a la forma en la que reacciona físicamente el auto. ¿Se hizo antes algo así? Si, pero nunca con este nivel de atención a los detalles. Porque no se trata de saltar de auto a otro, sino de aprender de ellos y entender como controlarlos.

Cada modelo responde diferente a la forma de acelerar, la forma de tomar las curvas o hacer los rebajes. Si a esto sumamos las variables de cada modificación que se hace sobre el auto, es una verdadera locura.

El soundtrack está muy bien, pero mi castigado oído gamer lo sintió un poco desparejo. Con grandes aciertos como Vroom y la pegadiza Bizcochito de Rosalía, o los infalibles remix de música clásica. Pero navegando por el menú, cada tanto suena un Afterglow de Satoshi Bando que me sube a un DeLorean y me manda a finales de los 80.

Gran Turismo 7 y la tecnología de PS5

Es imposible no hablar del trabajo que Polyphonic hizo para Dual Sense. Prácticamente pueden sentirse los pedales en los triggers del control y el trabajo de vibración es increíble. Pero déjenme decirles que si tienen un volante, es un viaje de ida.

Hay un increíble trabajo en el audio y aún sin tener el headset de PlayStation para apreciar el trabajo en todo su esplendor, pueden sentirse todos los detalles. En una oportunidad pilotando un Corvette Stingray, podía sentir el rugir de un motor que me pisaba los talones e intentaba buscar un hueco para ganar la posición. Cuando miré el espejo, tocó el paragolpes trasero y me hizo perder el control de una manera sucia y artera. Me quito el sombrero frente a la diabólica Inteligencia Artificial, que en más de una oportunidad me hizo sufrir en la recta final.

Y por supuesto un párrafo aparte la tecnología SSD de PlayStation 5, prácticamente no existen los tiempos de carga.

El multiplayer y la conclusión final de Gran Turismo 7

¿Hay multiplayer? Si. Todos hoy necesitamos esta función y la posibilidad de medirnos con desconocidos, amigos o en casa cuando viene alguien de visita. La modalidad multiplayer nos permite crear una partida o sumarnos a la partida de alguien más corriendo o como espectador. Pero lo más lindo es que como en viejas épocas, Gran Turismo 7 nos permite jugar en la misma consola una carrera a pantalla partida de manera local. Solo se necesitan dos controles y muchas ganas de competir. En etapas de testeo es muy difícil probar a fondo estas funciones pero ampliaremos en los próximos días.

Gran Turismo 7 definitivamente cumple con todo lo que promete y es un verdadero homenaje al automovilismo y la industria automotriz. Polyphonic Digital puso mucho esfuerzo y dedicación para darnos un juego que pueda ser tan simulador como nosotros necesitemos que sea. Es capaz de integrar a quienes tienen un altísimo nivel de exigencia por el realismo, con los que disfrutamos pasando un buen rato. GT7 tiene horas y horas de entretenimiento y la capacidad de mantenernos atrapados, aún cuando la frustración está a punto de hacernos romper nuestro preciado Dual Sense. [i]


DESARROLLADO POR: Polyphonic Digital
DISTRIBUIDO POR: Sony Interactive Entertainment
GÉNERO: Carreras, Simulación
DISPONIBLE EN: PS5 y PS4.

QUÉ ONDA: El 25 aniversario del uno de los juegos de simulación más esperados del año.
LO BUENO: Los gráficos, la física, la cantidad de contenido, una increíble variedad de autos y de pistas y  la atención a los detalles.
LO MALO: Soundtrack desparejo pero cumplidor.

Este análisis de Gran Turismo 7 fue realizado a través de un código de PlayStation 5 provisto por sus desarrolladores.

  • 92%
92%

Escribe un comentario