Reviews

Kirby and the Forgotten Land [REVIEW]

Kirby y la Tierra Prometida

Después de décadas confinado al 2D y 2.5D, el personaje más “cute” de Nintendo llega a la Tierra Prometida: las tres dimensiones. Kirby and the Forgotten Land es el primer juego en 3D importante, donde vemos al esférico caníbal rosa deambular por amplios niveles con total soltura. Y, aún más relevante, consigue mantener su imagen tierna, a pesar de comerse unos lobitos de lo más monos. Cuidado, Kirby… estás jugando al límite.

Es indiscutible que Nintendo siempre encuentra una vuelta más para revalidar la vigencia de sus personajes, hasta los más explotados. Es el caso Kirby and the Forgotten Land, donde se parte de las mismas ideas, sazonadas con nuevos elementos para sentirse como algo fresco.

En esta oportunidad, Kirby es absorbido por un extraño vórtice que lo lanza a una tierra hostil, post-apocalíptica y, claro está, olvidada. Aquí, toma como misión el rescate de varios Waddle Dees —unos raros seres con tendencias hippies—, que han sido secuestrados por La Jauría. Esto último es una malvada organización, donde sus miembros deberían trabajar un poco en su estética (o bien dejar el crimen y dedicarse a animar cumpleaños infantiles, porque se ven todos adorables).

Apto para todo público (y mano)

Como es habitual, un videojuego de la “esferita rosa” plantea una dificultad muy amigable. Y Kirby and the Forgotten Land no es la excepción. Por más que su curva vaya en aumento, a un jugador experimentado le parecerá —salvo excepciones, como unos jefes de muy buen diseño— un poco “pavota”. Para más, la duración de la historia es un poco corta, pudiendo terminarlo en unas diez horas sin apurarse mucho.

No obstante, la magia está en otros aspectos. Primero que nada, se puede jugar de manera cooperativa, con lo cual es un excelente juego para jugar en familia. Ya sea con los más peques o con un adulto que no tenga ni la más pálida idea de como se agarra un Joy Con.

Por otra parte, tenemos niveles de dos tipos: escenarios donde liberamos Waddle Dees —la propuesta más clásica— y los niveles de desafío. La primera variante propone resolver puzzles simples y explorar el escenario para encontrar a todos los secuestrados y coleccionables. La segunda, son carreras contra el reloj, donde debemos completar niveles realizando distintas acciones, generalmente unidas por una lógica temática en cada ocasión.

El resultado es un plataformero clásico que no exige y es mega divertido. Sí, plataformero y no mundo abierto, pese a que el video de presentación en la Nintendo Direct nos hizo sospechar de ello. Si bien nos animan a dar rienda suelta a la exploración, cada nivel tiene un claro objetivo: ir del punto A al punto B.

Se me atragantó un fitito

Pese a lo anterior, Kirby and the Forgotten Land no decepciona, aún a aquellos que soñaban con una estructura más abierta. ¿Dónde están las claves? Un espectacular diseño de niveles, tanto en lo estético como en lo jugable. Mejor aún, prácticamente no existe la repetición, haciendo gala de una diversidad y originalidad impresionante. 

También, como era de esperarse, todo gira alrededor de las habilidades de copia de Kirby, donde engulle un enemigo y toma como propios sus ataques (espadazos, ataques a distancia, lanzar bombas y mucho más). Pero, además de esto, ahora Kirby pude transformarse en objetos (básicamente, se le quedan atragantados).

De seguro vieron videos donde aparece transformado en un automóvil, pero la cosa no queda allí. Puede tomar forma de un cono construcción, especial para romper partes del escenario o ser elevado a plataformas en altura. O mismo una máquina expendedora de gaseosas, que pese a lo tosco de su movimiento, lanza potente “latazos” a sus enemigos y permite romper paredes débiles.

Bonus track

Además de los niveles de rescate y los desafío por tiempo, vamos agregando nuevas estructuras y funciones a una especie de ciudad. Esto funciona como un hub para lanzar actividades secundarias, tales como un mini juego de pesca o un coliseo “alla Boss rush”, entre otras. Por otra parte, a medida que mejoramos las instalaciones, aquí también podemos obtener ventajas y mejorar las habilidades de Kirby.

Como podrán ver, pese a la acotada duración de la historia principal, hay contenido de sobra para estirar la vida de Kirby and the Forgotten Land. En definitiva, pese a plantear una dificultad permisiva —solo aprieta un poco en los estupendos enfrentamientos con jefes— estamos ante un juegazo plataformero. ¡Indispensable si son fans de la bolita rosada ¡Y aún más si tienen a un pequeño en pleno entrenamiento “videojugadoril”! [i]


DESARROLLADO POR: HAL Laboratory
DISTRIBUIDO POR: Nintendo
GÉNERO: Plataformas
DISPONIBLE EN: Nintendo Switch.

QUÉ ONDA: Ahora a Kirby se le atragantan cosas y está bueno que así sea.
LO BUENO: Excepcional diseño de niveles. Excelente juego para toda la familia. Buena cantidad y variedad de actividades secundarias. Jugabilidad pulidísima. La combinación de poderes y la posibilidad de transformarse en objetos. El diseño de los enfrentamientos con jefes.
LO MALO: No hay un modo de dificultad adecuado para “plataformeros veteranos”. La historia es un poco pedorrona y corta.

Este análisis de Kirby and the Forgotten Land fue realizado a través de un código de Nintendo Switch provisto por sus desarrolladores.

  • CALIFICACIÓN89%
89%

Escribe un comentario