Reviews

Need for Speed Unbound [REVIEW]

Cuestión de identidad

La inusual apuesta por mezclar gráficos hiperrealistas con cel shading en la histórica saga de EA, es uno de los varios aciertos de Need for Speed Unbound. Así que no se pasen de largo las siguientes curvas líneas y acompáñennos hasta el final de la carrera nota.

The Need for Speed (Electronic Arts, 1994) nació como exclusivo de la extinta consola 3DO, propiedad de EA. Sin embargo, menos de un año después, ya estaba haciendo carrera en PC. Y hoy, 28 años más tarde, con 25 juegos en total y muchos altibajos, la saga todavía se encuentra en buena forma. La legión de seguidores abrazó sin más la anterior entrega, Need for Speed Heat (Ghost Games, 2019) que revisamos acá: [TIKI]. ¿Pasará lo mismo con Need for Speed Unbound?

Calor desatado

Son muchas las similitudes entre Heat y Unbound, al punto que este último se siente como el juego que debió haber sido aquel tibio Heat.

Need for Speed Unbound utiliza la misma mecánica de ciclos diurnos y nocturnos sucesivos. Pero cuando en Heat, la policía parecía tener hábitos vampíricos —descansaba durante el día y se desataba con la luna—, ahora está en alerta permanente.

El nivel de alerta —del 1 al 5— también se mantiene durante toda la jornada. Por lo que si a la hora de la siesta hacemos mucho ruido con los caños de escape, al momento de admirar el cielo estrellado, debemos cuidarnos más que nunca de los innumerables patrulleros. Eso sí, a la mañana siguiente la alerta se resetea —milagro digital— y volvemos a circular con tranquilidad por los recovecos de Lakeshore.

Otra diferencia en el ciclo es que en Heat buscábamos obtener reputación por la noche, necesaria para progresar, mientras que en Unbound, lo único que precisamos es dinero para comprar y equipar los vehículos.

Al igual que en Heat, los gráficos de la ciudad que recorremos en Need for Speed Unbound, inspirada en la ciudad de Chicago, son excelentes gracias al engine Frostbite. Podemos transitar libremente cada una de sus autopistas, avenidas y calles, o andar a campo traviesa. Los detalles son innumerables, con diferentes zonas bien identificables, tal cual sucedía en Heat. Quizás, al momento de competir o al circular a grandes velocidades perdamos de vista todos los assets creados por el equipo de desarrollo de Criterion Games. Por eso, les recomendamos, cada tanto, levantar el pie del acelerador —siempre que no haya alguna sirena sonando en los alrededores— para contemplar el bello paisaje que nos regala Lakeshore y de paso realizar algunas capturas con el modo Foto.

Identidades múltiples de Need for Speed Unbound

Al iniciar Need for Speed Unbound debemos tomar una polémica decisión: Historia o Lakeshore Online. Cada una excluye a la otra. O sea, la historia principal es individual y no afecta en nada —autos, mejoras, perfil— a lo que hagamos en el multijugador en línea.

En sí, Need for Speed Unbound son 2 juegos en 1. Aunque sucedan en un mismo espacio virtual —la ciudad de Lakeshore— con la misma variedad de vehículos y mejoras, incluso con las mismas actividades y coleccionables; ambos manejan billeteras, garajes e identificaciones independientes. ¿Está bien? ¿Está mal? Creo que es una cuestión de gustos y está directamente relacionado con la particular impronta que le quisieron dar a los personajes en el modo Historia.

Sombreado plano

Según Wikipedia, el sombreado plano o cel shading, “es un tipo de renderización no fotorrealista diseñada para hacer que los gráficos por computadora parezcan dibujados a mano”. En Need for Speed Unbound hace su aparición en forma de efectos de aceleración, derrape y vuelo —aplicado a todos los vehículos propios y ajenos, como parte de la personalización— y también en los personajes.

Si en la nota de Heat decíamos que cargaba con “…unas cinemáticas dignas del mejor cine clase B…” por lo acartonados que se veían sus protagonistas, ahora no podemos menos que admirar la originalidad y diversidad de sus identidades.

Cada corredor y corredora a la que nos enfrentamos cuenta con rasgos perfectamente identificables, acompañados por una breve biografía que nos detalla su historia y motivaciones, que se completa a través de su vehículo con ajustes de estilo y prestaciones. Incluso durante los eventos, dependiendo de su carácter, nos hará comentarios hablados cuando nos dejen atrás o al intentar rebasarles.

Por si fuera poco, en Need for Speed Unbound podemos apostar un dinerillo extra —prefijado según la diferencia de rendimiento de los autos— contra un oponente. Esto ayuda a generar rivalidad entre los y las competidoras y a engordar o adelgazar nuestra billetera digital.

En cuanto a la historia, preferimos no entrar en detalles, para no arruinarles la sorpresa del primer giro argumental inesperado. Pero sepan que mejora con creces la trama de Heat, aunque no llega al nivel de complejidad de The Crew (Ivory Tower, 2014). La misma se divide en 4 semanas, en las que deberemos juntar dinero para mejorar el vehículo y competir en cada una de las eliminatorias.

El garaje de Need for Speed Unbound

Como es costumbre en este estilo de fichines arcade de conducción, la variedad de marcas y modelos es muy buena. Con más de 140 modelos entre BMW, Chevrolet, Ferrari, Ford, Honda, Lamborghini, Mercedes, Nissan, Porsche y otras.

Además, las piezas que se pueden aplicar, incluyen diferentes niveles, que se desbloquean al mejorar el garaje. Entre las que se cuentan varias opciones de motor completo, o los grupos piezas de motor, chasis, transmisión y auxiliar. Por el lado del estilo, podemos cambiar partes de la carrocería —o adquirir un kit completo—, la pintura y diseño, efectos de conducción —el color del humo—, accesorios —bocinas, luces de neón, y suspensión neumática— y ajustar el sonido del escape.

Sensación de manejo

Quizá el punto más flojo sea el manejo. Los vehículos pueden ajustarse —dependiendo de las piezas instaladas— para tener mayor agarre o derrapar más. También es posible configurar el nivel de carga aerodinámica y la sensibilidad de la dirección, así como habilitar el control de tracción.

Sin embargo, no conseguimos realizar un buen derrape sin perder demasiada velocidad en las carreras. Tal es así que siempre utilizamos el ajuste de mayor agarre posible, salvo para los eventos de drifting. Por otra parte, maniobrar a altas velocidades se siente muy placentero y desafiante, ya que la dirección se vuelve más “dura” y nos permite pasar “finito” a los otros vehículos sin salir despedidos del camino.

Corriendo la coneja

Ahora bien, el punto más desafiante lo constituyen las persecuciones policiales. Ya sea mientras nos dirigimos a algún evento o mientras estamos compitiendo, no nos dejan en paz. Por suerte tenemos 3 niveles de dificultad para el modo historia —relajada, desafiante e intensa— que también afecta la vehemencia policíaca.

Como notarán, casi no hice mención al modo multijugador. La verdad es que las veces que intentamos competir en línea, encontramos muy poca gente en los servidores. Una lástima, pero seguro mejorará con las próximas ventas navideñas. [i]


DESARROLLADO POR: Criterion Games
DISTRIBUIDO POR: Electronic Arts
GÉNERO: Conducción
DISPONIBLE EN: Windows, PlayStation 5, Xbox Series

QUÉ ONDA: Mucho mejor que Heat. Hermosa ciudad, persecuciones desafiantes y buena variedad de competencias y oponentes.
LO BUENO: Los gráficos y la fluidez —incluye configuración automática—. Mejora del ciclo día/noche. Solo hay que juntar guita para comprar lo que hace falta —nada de reputación, ni seguidores, ni ninguna otra estupidez—.
LO MALO: A veces la policía puede sacarnos de quicio. Todavía hay poca gente en el modo multijugador en línea.

Este análisis fue realizado a través de un código de PC provisto por sus desarrolladores.

  • CALIFICACIÓN78%
78%

Escribe un comentario