Reviews

Paper Mario: The Thousand-Year Door [REVIEW]

Saco un papelillo, me preparo un remakillo

Desde hace un tiempo que la saga de Paper Mario parece no encontrar el rumbo, aunque ¡no temáis! Que en la era de remasterizar todo acá llega el relanzamiento, por su vigésimo aniversario, del que se conoce como el mejor juego de la saga, listo para sacarnos el mal sabor de boca. ¿Qué habrá detrás de la puerta número dos?

Con su sucesora a la vuelta de la esquina (o eso creemos), Nintendo Switch nos sigue dando alegrías, aunque muchas de esas sean reposiciones de clásicos del pasado. Pareciera que las cualidades híbridas de la consola le permiten a Nintendo piedra libre para refritar todo su catálogo. No es que nos estemos quejando.

El más reciente en sumarse a estas filas es Paper Mario: The Thousand-Year Door, con una remake que revitaliza el ya clásico del 2004. Estamos hablando de la segunda entrega de la saga Paper Mario, nacida en un intento de continuar con el éxito que Super Mario RPG cosechó en 1996. Aquel juego estuvo a cargo de Square, pero cuando Nintendo los fue a buscar para continuarlo, se encontró que ya estaban ocupados con un cierto muchacho rubio de pelo puntiagudo.

Eso obligó al gigante nipón a recalcular, fichando estudios como HAL Laboratory para ir armando la historia, e Intelligent Systems para encargarse de desarrollarlo.

Por practicidad y para diferenciarse de otros juegos de la época, desistió de los personajes en 3D. En su lugar, se volcó por dos dimensiones y un estilo papirofléxico.

Así es como a principios del milenio sucedió Paper Mario, la primera entrega que inauguró esta saga, para la consola Nintendo 64 (actualmente jugable a través de una suscripción de Nintendo Switch Online). Con éxito en ventas y crítica, la secuela no se hizo esperar, pero esta vez para la Nintendo Gamecube. Es así como en 2004 recibimos Paper Mario: The Thousand-Year Door, la secuela que aquí nos reúne.

Abrir la puerta para ir a jugar

Paper Mario: The Thousand-Year Door nos lleva al pueblo de Villa Viciosa, un rincón alejado del Reino Champiñón donde se juntan toda clase de aventureros y malandrines. Siguiendo un extraño mapa que Peach (supuestamente) le envió, Mario desembarca en el puerto y conoce a Goomarina, una estudiante de Arqueología que se une a su misión de rescatar a la princesa.

Lo que Mario no sabe es que Villa Viciosa fue construida sobre las ruinas de un antiguo pueblo que se hundió en el mar durante un cataclismo. La leyenda dice que en los vestigios de aquel sitio permanecen sepultados abundantes tesoros, y que una puerta milenaria los protege. Para poder abrirla, Mario necesita recolectar las siete Estrellas de Cristal.

La saga de Paper Mario fue conocida en sus comienzos por su variedad de personajes y su gran sentido del humor, enriqueciendo el universo de Mario de maneras que los juegos de la línea principal no pueden darse el lujo. Es lamentable que, a partir de un extraño intento de unificación de marca, la “rebeldía” de esta saga fue algo lavada, homogeneizando el elenco con sus contrapartes planas de los títulos base. Esto sumado a nuevas mecánicas cuestionables, hicieron que la saga pierda su toque. La entrega más reciente fue en 2020 con Paper Mario: The Origami King y ya saben qué opinamos de ese: [TIKI]

Es bueno ver que Nintendo vuelve a poner en valor la que se conoce como la mejor iteración de esta franquicia, y luego de tener la oportunidad de probarlo no tenemos dudas de que lo es.

El juego es muy gracioso, los personajes interesantes y variados, el combate resulta dinámico (aún siendo por turnos) y se nota el cuidado por el detalle tanto en los escenarios como en las mecánicas.

Hoja de personaje

Paper Mario: The Thousand-Year Door clasifica como un Action RPG, es decir que al entrar en un combate peleamos por turnos, pero se espera que toquemos un botón o movamos el direccional en una ventana de tiempo específica para completar u optimizar la acción. Por ejemplo, si damos un salto en la cabeza de un enemigo, y tocamos el botón A en el momento que se nos solicita, el daño del ataque se duplica.

También tenemos que cuidarnos del daño innecesario eligiendo bien los ataques: hay enemigos que pueden tener pinches en la cabeza, y en ese caso, es mejor usar nuestro martillo. Los miembros de nuestro equipo también tienen sus propios ataques y técnicas especiales. Podemos adquirir ítems de curación, de defensa o de ataque.

A medida que el combate avanza, se va acercando el público a observar, a veces con ganas de alentarnos, pero otras, con la intención de revolearnos cosas. Si saludamos al público tenemos chances de ganárnoslo y obtener así beneficios en la pelea.

Por fuera de las trifulcas, tenemos secciones de plataformas en las que podemos utilizar habilidades. Estas las iremos desbloqueando, entre las cuales tenemos el convertirnos en avioncito de papel, en barco o incluso cambiar de eje y atravesar espacios finos. De esta forma, podemos descubrir más y más rincones de Villa Viciosa.

Doblando el papel ocho veces

Nintendo podría haber puesto el mismo juego en caja nueva, relanzarlo y a otra cosa. Sobre  todo, porque el fichín está muy logrado y no necesita tanto toqueteo.

Por suerte, supieron por dónde ajustar los tornillos. En primer lugar, se actualizaron las canciones y se sumaron nuevas a la banda sonora. Los gráficos se optimizaron para dar una mayor textura de papel y, por supuesto, la resolución aumentó. Por último, se amplió el campo visual de 4:3 a 16:9.

Se agregaron nuevos sprites, animaciones y efectos de sonido, más algunos ajustes para facilitar la aventura. Por ejemplo, ahora podemos, al morir, comenzar desde donde estamos y no tener que volver a cargar la partida que vaya a saber uno cuándo grabamos por última vez. También podemos juntar más monedas e ítems que antes, se mejoraron los sistemas de viaje rápido y de acceso a nuestros compañeros. Hay más bloques de grabación, huir de los combates ya no cuesta monedas, y en cualquier momento podemos obtener información o pistas de nuestros compañeros. Hay otros micro-cambios de este estilo, pero estaríamos mil años listándolos todos.

Al mundo de Villa Viciosa se sumaron nuevos habitantes. Destaca el Maestro del Combate, que nos da tips para… bueno, para el combate. Dos jefes nuevos hacen aparición, aunque recién cuando hayamos completado la partida.

Hubo varias correcciones narrativas. La más notoria, los diálogos respecto de la identidad de género del personaje de Vivian. Habían sido censurados en varias localizaciones fuera de Japón y se restablecieron en esta versión, incluso sumando nuevos diálogos que refuerzan la idea. Sin embargo, se cambió la escena inicial con Goomarina eliminando los diálogos inapropiados de la pandilla. Los insultos relacionados a la salud mental también fueron modificados en su totalidad. Al momento, la única versión del juego que no tiene ningún tipo de censura es la japonesa original de Gamecube.

Finalmente, en el menú inicial tenemos Galerías de arte y de sonido, para poder escuchar las canciones tanto en su versión original como renovada, además de arte de concepto de los personajes y escenarios.

El cambio más discutible, claramente, es la reducción de frames. En Gamecube, este juego corría a 60FPS, cuando acá lo hace a 30FPS. Quien esté acostumbrado a la fluidez de la consola original, va a notar que el juego se siente más “lento”, o bien, más cercano a la experiencia clásica de una aventura actual de Nintendo. Si bien no afecta en lo absoluto a alguien que no haya experimentado la versión anterior, es una queja completamente legítima. Habrá que ver si Nintendo prepara un parche para el futuro (¿quizás en la próxima Switch?).

Conclusión

Aún con todas sus mejoras, por momentos es inevitable sentir que el juego cuenta ya con 20 años de existencia, sobre todo en el planteo de algunas interacciones y mecánicas. No vamos a decir que parece un juego recién estrenado porque claramente no lo es.

Sin embargo, el trabajo de restauración es sublime. La puesta al día es de un detalle admirable y si son fans del género les sugerimos que no lo dejen pasar.

Si ya jugaron el original, no hay tanto contenido nuevo para justificar pasarlo otra vez a menos que tengan muchas ganas.

Quién sabe si tenemos suerte y, si Nintendo ve la buena recepción de esta aventura, se decide a corregir el curso de la franquicia. O bien, se pone a refritar el resto de las entregas. Sí, lo segundo es más probable. [i]

DESARROLLADO POR: Intelligent Systems
DISTRIBUIDO POR: Nintendo
GÉNERO: Action RPG
DISPONIBLE EN: Nintendo Switch

QUÉ ONDA: La entrega icónica de la saga RPG de Mario regresa en su vigésimo aniversario para deleitarnos con sus aventuras y gran sentido del humor.
LO BUENO: Puesta a punto con amor y detalle, visualmente mejorado, banda de sonido ampliamente mejorada, muchos cambios para mejorar la calidad de vida.
LO MALO: Escaso contenido extra para quienes ya hayan jugado el original. El cambio a 30FPS altera notoriamente la fluidez si los ponemos uno al lado del otro. Algunos cambios de diálogos para ajustarse a los tiempos que corren pueden alterar los nervios de algún purista sin mayores preocupaciones en la vida.

Este análisis fue realizado a través de un código de Nintendo Switch provisto por sus desarrolladores.

  • Calificación90%
90%

Escribe un comentario