Coberturas

OnLive: ¿El fin de las PC (y las consolas) para jugar?

Adiós PC como plataforma de juegos. ¿Adiós también a las consolas? Un nuevo servicio que ya genera polémica e incendia pelucas. Un paso evolutivo.

Se anunció en la GDC. Es un nuevo sistema de distribución y plataforma de juegos para PC / Mac que podría cambiarlo todo. Pensado por el fundador de WebTV, Steve Perlman, y el CEO de Eidos Interactive, Mike McGarvey, parece contar con el potencial para revolucionar el mercado y traer las soluciones que, hasta ahora, apenas se insinuaban. Pero, como toda revolución, alguna cabeza debe rodar.

Con OnLive no necesitaremos tener una PC poderosa para jugar, por ejemplo, Crysis (y, si se extiende la idea al reino de las consolas, tampoco una PS3 para echarle el guante a un Killzone 2), ni cualquier otro juego presente o futuro, por más tecnología que requiera. De hecho, no necesitaríamos tener ni siquiera una computadora, ni mucho menos instalar nada. De igual manera sería para los jugadores de Mac (y sospechamos algo similar funcionando, incluso, para los celulares y otro móviles del futuro). El secreto de OnLive es tan inusual como lógico: al jugar enviamos por la red de Internet solamente los datos de los movimientos y acciones del juego que sea, estos se "procesan" en los data centers de OnLive, y recibimos de regreso una imagen que muestra lo que pasó. Este proceso se repite un fotograma tras otro, sesenta veces por segundo, creando, efectivamente, un video en streaming.

 

El jugador tendría la sensación de que el juego está ejecutándose en su máquina, aunque en realidad esté viendo un video interactivo. Así, bastará con conectar nuestras PC (Windows XP, Vista, Mac OS) o el dispositivo especial de OnLive –llamado “MicroConsole”– a la red de Internet de banda ancha, luego llevar la salida de video a un televisor o monitor. Habrá un gamepad también especial, inalámbrico (se pueden conectar hasta cuatro en la MicroConsole), aunque, de hecho, cualquier gamepad inalámbrico funcionará (por ejemplo, el de Xbox 360), lo mismo que mouse y teclados USB. El sistema tendrá soporte de voz.

Difícilmente OnLive podría ser amistoso con los jugadores de esta parte del mundo; no al menos hasta dentro de un lustro o algo así, cuando tengamos conexiones a Internet más rápidas y estables.

En defensa de su propuesta, los creadores de OnLive afirman que cuentan con una nueva tecnología de compresión, fruto de siete años de trabajo, con la que el video llegará a nuestras pantallas sin lag.

 

El precio de OnLive no será anunciado hasta cerca de fin de año, fecha de lanzamiento del sistema, pero se estima que esté en torno al costo de una Wii. Además, cobrará una mensualidad por utilizar el servicio, y por supuesto venderá los juegos (en este caso, el derecho a jugarlos). También se podrán rentar y probar demos. El sistema es atractivo para las compañías, que podrán lanzar sus juegos en Beta para ver la reacción de los jugadores antes de terminar el desarrollo.

Hay varias empresas ya confirmadas que darán apoyo al nuevo sistema, entre ellas: Electronic Arts, Ubisoft, Take-Two, Warner Bros. Interactive, THQ, Epic Games, Eidos, Atari Interactive y Codemasters. Hasta ahora, se mostraron 16 títulos en total, pero se espera que se sumen varios más. Algunos son: Burnout Paradise, Tom Clancy’s H.A.W.K., Chronicles of Riddick: Assault on Dark Athena, Unreal Tournament III, Mirror’s Edge, Prince of Persia, Bioshock, F.E.A.R. 2, Crysis: Warhead, Tomb Raider: Underworld y World of Woo.

En teoría, para jugar en resolución estándar necesitaríamos una conexión de 1.5 Mbps, y, para jugar en alta definición (720p), una de 5 Mbps. Para Latinoamérica, duplicar esas velocidades podría conseguir la magia; por tanto, es de imaginar que en el futuro sí podremos acceder a OnLive, cosa que por ahora ni siquiera fue anunciada. Mientras tanto, será un sistema exclusivo de los Estados Unidos, aunque también allí se oyen voces de crítica, pues muchos navegantes tienen una cantidad limitada de transferencia por mes.

OnLive presenta también varias posibilidades muy interesantes. Estará guardando siempre los últimos 15 segundos de juego de cada jugador, para exhibirlo en su perfil y alentar actividades comunitarias. Tendrá, desde luego, un completo sistema de puntajes y desempeño, áreas de juego por coincidencias de habilidad (Matchmaking) y más. Por si fuera poco, podríamos estar como espectadores en cualquier juego, aunque no lo "tengamos".

Veamos qué significaría el éxito a futuro de OnLive:

  • Dará un fin sustancial a la piratería, ya que los juegos residirán en los data centers de OnLive.
  • El jugador no se preocupará más de actualizar el hardware de su computadora, (¿ni de comprar consolas?), ya que esto será responsabilidad de OnLive, que actualizará su granja de hardware aproximadamente cada seis meses.
  • Para jugar como mínimo necesitaremos el dispositivo de conexión especial de OnLive, alguno o algunos gamepads, y un televisor: o bien bastará con una PC o Mac y la descarga de un plug-in para el browser de 1.5 MB.
  • La existencia de un sistema así hace caer la mera idea de "generaciones" de consolas (actualmente, vamos por la séptima generación).
  • Los desarrolladores podrán crear juegos específicamente para OnLive.
  • Cualquier juego de PC ya existente puede funcionar en OnLive con unos retoques mínimos.
  • Se terminará el negocio tradicional de venta de juegos en cajas: OnLive es un sistema de distribución que retribuye más dinero a las compañías desarrolladoras, al desaparecer los intermediarios.
  • Estos intermediarios se resistirán, naturalmente, al cambio; empresas como Gamestop y las distribuidoras de todo el mundo serán obsoletas.
  • Se terminará asimismo el negocio de venta de juegos usados, que trae más de un dolor de cabeza a las compañías.
  • No habrá necesidad de producir demos (aunque en principio las habrá), pues los jugadores podrían probar durante un tiempo el juego completo antes de comprarlo; además, al poder presenciar cualquier juego como espectadores, estaríamos ante un fenomenal recurso publicitario libre de costos para los desarrolladores.
  • OnLive terminará con las "exclusividades" de las consolas y las PC, ya que podremos jugar a cualquier juego sin importar qué sistema requiere.
  • Los fabricantes de hardware estarán medianamente tranquilos… mientras OnLive no tenga un éxito demasiado grande, pues dejarían de vender piezas de hardware para juegos al no haber interesados en actualizar.
  • Sony, Microsoft y Nintendo tendrán por primera vez un nuevo competidor, y uno muy importante. El atractivo de esta plataforma hará que las compañías no quieran perderse la oportunidad de vender allí sus juegos, y los jugadores podrían preferir OnLive como el mejor de los mundos.
  • OnLive no será el único sistema de esta clase, indudablemente y, sobre todo, si es exitoso, surgirán imitadores que complicarán aún más el negocio tradicional de venta de videojuegos; de hecho, Acclaim pronto estaría anunciando un sistema parecido; tampoco no olvidemos el gran éxito de Steam.

Aunque OnLive no pase de ser una bomba de humo (pensemos en el costo de transferencia que consumiría el servicio), parece lógico que algo como esto sea el paso evolutivo que hace falta. No parece descabellado que, en el futuro, con sólo un sistema como este y una buena conexión de banda ancha, podamos jugar sin preocuparnos de bajar juegos, parcharlos, ponerles números de serie o luchar con los sistemas anticopia. Y la cosa podría extenderse mucho más allá de los juegos; podríamos tener toda clase de software por este medio, como hojas de cálculo, programas de edición de imágenes o lo que sea, en tanto estemos dispuestos a resignar nuestra privacidad. [i]

 

 

Escribe un comentario