Reviews

X-Men Orígenes: Wolverine

X-Men Orígenes: Wolverine es lo más parecido que vas a tener (por ahora) a X-Men IV. Si bien es una precuela, su argumento es una excusa (divertida) para ver desfilar personajes de Marvel que no tuvieron tiempo de pantalla en las ediciones anteriores de nuestros mutantes favoritos.

POR MARTIN CASANOVA

X-Men Orígenes: Wolverine es lo más parecido que vas a tener (por ahora) a X-Men IV. Si bien es una precuela, su argumento es una excusa (divertida) para ver desfilar personajes de Marvel que no tuvieron tiempo de pantalla en las ediciones anteriores de nuestros mutantes favoritos. Es más, con el truco de transcurrir varios años antes de la primer X-Men podemos ver algunos mutantes jóvenes, que se cruzan (sin saberlo) con el canadiense del adamantium.

Hugh Jackman repite como la feroz máquina de pelea, con su healing factor que lo hará sobrevivir al experimento Weapon-X, que le dará un esqueleto recubierto de adamantium. Básicamente el film es el principio del ovillo que se desenrosca en X-Men 2, sólo que le agregan ingredientes del comic Wolverine: Origins, donde conocemos el verdadero nombre de Logan, James Howlett, sus orígenes, y se tiran puntas sutiles que el film despacha sin anestesia en los primeros 10 minutos.

Ya entrado el film, tras los créditos iniciales (que por alguna razón me recordaron al superior e innovador crédito inicial de Watchmen) conoceremos al Equipo X, una cuadrilla militar clandestina conformada en su totalidad por mutantes: Wolverine; su medio-hermano Víctor Creed (Sabretooth, con una caracterización muy superior a la de Taylor Mayne en la X-Men original), Wade Wilson (Deadpool, atenti con este personaje porque tiene MUCHO potencial), el impresionantemente ágil Agente Zero, Wraith, un teletransportador, Fred J. Dukes (The Blob) y Bradley, quien puede manipular aparatos eléctricos. El grupo lo encabeza un joven William Stryker, la figura antagónica de X-Men 2. Si bien ya conocemos sus intenciones y su destino final, en este film veremos cómo conoce a Wolverine y exploraremos más de sus motivaciones y la justificación de para qué crea el proyecto Weapon X.

La caracterización de Logan parecerá extraña al principio… mientras veía el film me parecía demasiado… honrado. Moral. Pero hay una explicación para su cambio, un arco de transformación que estará muy ligado a Victor Creed, a su trágico romance con Kayla Silverfox y a las manipulaciones de Weapon X. El destino llevará a Wolverine a conocer a otros mutantes y, en la búsqueda de respuestas y de venganza (en cualquier orden) se cruzará con el estafador Remy LeBeau (un correcto Gambit), un joven Scott Summers (conocido más tarde como Cyclops, bien la justificación de por qué en X-Men no se reconocen), Emma Frost (muy a tono con la versión de Grant Morrison) y alguna que otra sorpresa, especialmente pergeñada para fanáticos.

Como siempre, no se levanten de la butaca hasta que terminen los créditos, no le busquen un guión porque básicamente es una película de un tipo que tiene cuchillas en las manos, disfruten de la furia salvaje de Wolverine, diviértanse viendo cómo adaptan a mutantes de distintas épocas “X” (la era Wein, la era Claremont, la era Nicieza, la era Jenkins, la era Morrison) y emociónense con este joven Clint Eastwood que tenemos en Hugh Jackman. No desilusiona como Wolverine, papel para el que nació, y que le abrió las puertas de Hollywood para que, hoy, sea el productor del film cuyo protagonista lo lanzó a la fama. Sinceramente, se lo merece. [i]

X-MEN ORIGINS: WOLVERINE

Estreno: Abril 29, 2009 (Argentina), Mayo 1º (EE.UU.)
Reparto: Hugh Jackman (Wolverine), Liev Schreiber (Sabretooth), Lynn Collins (Kayla Silverfox), Taylor Kitsch (Gambit), Tim Pocock (Scott Summers), Ryan Reynolds (Deadpool), Danny Huston (William Stryker)
Dirección: Gavin Hood
Guión: David Benioff, Skip Woods
Duración: 107 minutos
Países de origen: Australia, Canadá, EE.UU.
Compañía: 20th Century Fox Studios

Sitio oficial

 

 

Escribe un comentario