Reviews

Nacimiento

El nacimiento de irrompibles 4.0

Bueno, acá aparecimos por fin, rogando que no explote nada. Luego de mucho tiempo y muchas vueltas, creemos que estamos en un sitio renovado pero, más que nada, cómodo.

No podíamos quedarnos ajenos a la nueva tendencia de las redes sociales, porque parece obvio que la verticalidad de la información es –por ahora y ojalá para siempre– una cosa del pasado. La información es maravillosamente horizontal: proviene de todos nosotros, de la comunidad, ya no de un grupo de micos selectos iluminados por el rayo de los dioses. Siempre dijimos que somos todos juntos quienes hacemos Irrompibles, pero nunca fue tan certero.

Esta cuarta versión histórica del sitio no solamente implica un cambio hacia el concepto de red comunitaria; también aspiramos a un cambio interno. Queremos ser más útiles. El tema central de Irrompibles es el fichín; pero también será el apoyo a su gente, a los juegan y a los que hacen los juegos. Vamos a estar colaborando con la industria de desarrollo de videojuegos argentina, la que en 2009 generó ingresos por más de 56 millones de pesos solamente en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires, cifra a la cual habría que sumar el país entero. Vamos a colaborar en la educación de los micos más pequeños, para que jueguen y aprendan responsablemente; queremos verdaderos guerreros del fichín, santos paladines, pero no solamente cuando fichinean: siempre, porque tienen que hacer de la Argentina algo grande, ahora que como patria cumplimos 200 años. Vamos a tocar temas que van más lejos que de costumbre, apoyando cualquier iniciativa que busque construir el futuro. Vamos a incentivar el nacimiento de nuevas empresas de desarrollo –también de programadores y artistas– dándolos a conocer y ayudando a la cultura de esta pasión absolutamente irrompible por los videogames.

 

Nuevas reglas [i]

Esta vez, [i] es una herramienta para todos por igual. Como tal, hemos adaptado nuestras antiguas reglas para reflejar la horizontalidad, también, de las responsabilidades de todos nosotros. No dejen de leerlas, aunque parezcan obvias.

 

¡Cuéntame una historia, abuela!

Una gran comunidad requiere de múltiples voces, de todos los sentires y pensamientos; requiere de consenso tanto como de disenso, ya que sólo así podemos evolucionar. Porque de eso se trata, ¿no?, de avanzar, de cambiar, si es posible, para mejor, y una comunidad te ayuda a eso. Se trata, micos, del futuro. Nuestras voces necesitan una herramienta para ser escuchadas, de ahí que Irrompibles 4.0 ofrezca una gama de posibilidades que superan las anteriores, como el foro y los comentarios, los “pelotones” o grupos, y también –para los micos más expresivos– una granja de blogs, donde se puede desplegar cualquier temática que los haga felices, y que no necesariamente tiene que ser en torno a los juegos.

De hecho, esperamos que desplieguen muchos temas diferentes, porque así se enriquece la comunidad.

Es que, viejos y queridos micos, tenemos que buscar la felicidad. Ya somos ancianos y algunos de nosotros hemos estado desperdiciando un tiempo irrecuperable.

En el blog oficial de [i] pueden encontrar una serie de notas que explican los mecanismos del sitio. Pueden leerlas si tienen dudas, aunque creemos que el sistema es bastante intuitivo. Somos conscientes, claro, que al principio esto parece algo caótico. Tomen como eje central del sitio al llamado “Panel de Control”, en el home, donde se ve su avatar, porque desde ahí se abren todos los caminos, y hacia él regresan.

De paso, pongan lindas fotitos como avatar, que llamen la atención, para acompañar el diseño del sitio. Estas fotos de “perfil”, o mejor dicho, del prontuario, son independientes de los avatares del foro, porque sabemos que les hubiera gustado conservar estos últimos.

 

El juego de la existencia

Hacia adelante se extiende el inmenso mundo, el futuro. No se trata del futuro de Irrompibles, no; es el futuro de todos nosotros. Sólo lo vamos a registrar para las posteridades, cosa que lo lean vuestros nietos.

El paso por la vida es fugaz, micos, y a veces es duro. Todos laburamos mucho, y tal vez nuestro ratito de esparcimiento, de encuentro virtual con los amigos, se produce aquí, en este viejo sitio que ya cumple una década, con sus momentos de gloria y altibajos, pero siempre junto a todos.

Muchos de ustedes son más que “usuarios”. Eso creo que lo saben bien: ¡Son amigos! Y por eso queremos comprometerlos a ayudarnos a cuidar del sitio, a garantizar que Irrompibles sea ese pequeño, diminuto, oasis de alegría en medio del tenebroso desierto que hemos construido como mundo, donde no hay tiempo para casi nada que te haga realmente feliz; donde la vida, al final, se escurre entre los dedos muchas veces sin darte la oportunidad de hacer algo por vos mismo o por los que te rodean.

Así es, micos. La mayor sorpresa que pueda deparar este nuevo sitio es su intención firme de modificar el futuro. [IRROMPIBLES] es de ustedes, siempre lo dijimos, pero –repetimos– nunca lo fue tanto como ahora. ¡Aprovéchenlo!

 

i40deploying01

El secreto de esos micos

Vayan a ponerse el esmoquin y vuelvan.

[…]

¿Listo? Bien. Hmm. ¡Master Blaster con esmoquin es algo digno de verse! Y allá está Pacu, llegando del brazo con dos señoritas. Y más allá, XinsaneX, orionkpo, Anarky, FL4, POP. En la fila de atrás, todos prolijitos, gonz0, Macko, Tole, Khazar, Andras, Brujah, JuanCruzag, c1rio, Agressor. Los maestros Fedebh y miniman saludan con los pelos pegados de gomina. Y aquí presentes, también Dioxido, Moki, Rolo, Fonsi2, Dan (que se queda dormido y babea), todos duros como muñecos de torta.

Y es porque entre los micos vejetes, añosos, hay dos que hicieron esto posible. Shadbox (Mario Marincovich) y Pablitus (Pablo Salaberri). ¡Spots sobre ellos! Esos dos pulgosos trabajaron muchísimo, poniendo tiempo, ganas y su sucio dinero. Quien esto escribe, Dan, no puede ni siquiera compararse. Por eso les pido un aplauso de pie, como si estuviéramos recibiendo el Oscar. Que sea ensordecedor y dure mucho, pero mucho tiempo, ¿eh? Una ovación. ¡Mucho tiempo!

[Standing ovation.]

Y mientras ruge al auditorio con el tronar de las palmas, les digo, en nombre de todos: gracias, muchachos. Gracias Shad, gracias Pablitus. Muchas gracias por el esfuerzo, la voluntad, los días como locos, por todo. Sólo nosotros sabemos lo que cuesta esto, ¿eh?

También se lo debemos a nuestros testeadores, claro; ustedes, micos tontos que al fin no hicieron más que quejarse como siempre, recibieron sus premios en 200 puntos de Carmack y se les hará entrega de una remera Irrompible, humilde prueba de gratitud por su valentía.

Bueno, ya, paren de aplaudir y escuchen:

Hacia adelante se extiende el inmenso mundo, el futuro. Shad va a ser papá: recibió la noticia cuando todavía martillaba y serruchaba Irrompibles. Pablitus sacrificó su PC y sus downloads durante meses para la causa, y se trompeó con hostings, servers, foros, conversiones, perros de tíndalos y otros asuntos; pero hace poquito su mujer, que es mi mejor amiga y gracias a la [i] están juntos, se recibió de farmacéutica, cosa que también es un poderoso acontecimiento personal. ¡Con Irrompibles pasan cosas como esas! Este sitio está vivo, es una cosita que late en tus manos y el corazón, micos.

Así lo queremos sentir.

De esto se trata, al final: de lo que vendrá. ¡Estaremos expectantes!. Mientras tanto, les damos la bienvenida a Irrompibles 4.0, nuestro refugio secreto en la red de redes. Vamos a jugar todos los micos. Esperamos que les guste, y que sigan muchos años más por delante. [i]

 

Escribe un comentario