Sin categoría

¿Estoy Bailando con un Chabón?

Ya había pasado un año desde aquélla primera clase de baile, se podría decir que ya me sentía con la suficiente seguridad como para manejarme con total tranquilidad en la pista de baile. Eso es una sensación copada  que te da el baile, esa seguridad, al menos el baile en pareja. Todos los viernes y domingos estaba presente en maluco para bailar, y desde que empezaba hasta que terminaba no paraba ni un tema. Al principio uno tenía que sacar a las mujeres a bailar, pero pasado un tiempo y ya cuando uno se hace un grupo, como una  reputación más o menos aceptable, solo con pararse en una esquina era suficiente para tener una pareja de baile asegurada. Para los que no bailan les comento que en el mundo del baile la fauna es tan exótica….Podes estar bailando un tema con una modelo de pancho Dotto, y el siguiente con una Zulma lobato cualquiera, eso si, queda en uno acceder a bailar o no, pero por una cuestión de códigos, generalmente se baila con todos. Con esta información, y ante esta postura de “bailar con todos” fue como llegue a la situación que les quiero relatar

Me encontraba bailando un tema con una compañera con la cual habíamos compartido algunas clases, ella recién empezaba así que el baile al principio es un tanto monótono, dándome la oportunidad de ver otras parejas bailar… y fue ahí cuando lo vi. Mi amigo pato se encontraba bailando con una mina muy apretados; si bien la lambada es un baile de mucho contacto, era como que se podía percibir que disfrutaban bailar tan pegados. Luego siguieron bailando y me llamo mucho la atención la capacidad de ella para bailar, bailaba muy bien, lo que me parecía raro era su aspecto. Ella era muy flaquita y fibrosa, tenia el pelo rapado y en la parte trasera le caía una colita onda Anakin. Al ver esa apariencia y acostumbrado a los excéntricos personajes que uno ve en esos lugares, no me llamo la atención en lo mas mínimo así que cuando terminó de bailar mi amigo, lo primero que hice fue sacarla a bailar.

Cuando me dio su mano, ya algo me hizo ruido. Era una mano fuerte y áspera, “que raro” pensé, pero bueno, empezamos a bailar. El boliche estaba oscuro, iluminado por luces de colores que se movían frenéticamente por todo el lugar, acompañado de la típica “bola” y flashes dignos de darle una convulsión a cualquiera. Mientras bailaba, la sensación cada vez fue mas extraña. Tenía que hacer mas fuerza, sentía la aspereza en el contacto con sus manos y fue ahí cuando paso…. Entre medio de giros y giros, en uno de esos, pude ver, bajo su brazo derecho, una mancha negra… Al principio, pensé “¿que fue eso?”, y no volví a juntarme a bailar hasta que pudiera descifrar dicho acontecimiento. La luz no ayudaba y la gota gorda me empezó a caer por la frente. Pero volvió a pasar y los vi. Negros, peludos, enrulados, todos juntos y felices durmiendo en sus axilas. Frente a ese hecho, mi predisposición para bailar cambio 180 grados, el tiempo se ralentizo, el tema se hizo eterno y mi incomodidad aumento notablemente. Volví a mirarla, a inspeccionarla desde la distancia que podía llegar a darme el baile. Prendí el escáner que todo hombre lleva en su cuerpo y la escaneé, una, dos hasta tres veces y nada. No había nuez de adam, no había bulto, pero tampoco había busto ni piel suave. Era, a primera vista,  un ser asexuado. Estarán pensando, “pero por que no le habla a ver si se da cuenta”, lo hice y su voz me genero una incertidumbre aún mayor. Estaba esperando escuchar “Gracias papa, después bailamos otro”(con una voz gruesa con un Chicken little atravesado en la garganta) o una “Gracias, que lindo bailas, después bailamos otro”  (con  una voz angelical que dejaría de lado todas mis preocupaciones), Pero no. “Gracias”. Esa fue la única palabra. Ni gruesa, ni aguda, ni femenina, ni masculina solo un sonido salió de ese cuerpo asexuado que fue a perderse en el griterío del boliche.

El tema terminó y lo primero que hice fue ir corriendo con mi amigo y decirle
“Boludo, era un chabon!” A lo que mi amigo me retruco negándolo rotundamente. ¿Hombre o mujer? Nadie lo sabrá, para mi fue una mujer, al menos esa afirmación me sirvió para seguir adelante. Pero bueno, cada uno sacara sus propias conclusiones.

 

Escribe un comentario