Sin categoría

Diablo III: Probando la beta cerrada – Primera vez

¡Hay tanto amor en este fichín, señores!

CUÁNTO SUFRIMIENTO hay en mi relación con Internet. Decenas, algunos días varias decenas, de emails que se amontonan y que yo marco para contestar después. Y claro, se vuelve un trabajo abrumador hasta que un día te llega, entre todo el horror, un email de Blizzard que te invita a probar la beta cerrada de Diablo III.

Los primeros segundos te quedan congelados, los ojos se te agrandan, la mandíbula cuelga y se humedece de babor. Los siguientes segundos son una carrera desesperada para hacer dos cosas: twittear al mundo que sos uno de los afortunados (¡mueran de envidia, malditos mojigatos!) y apresurarse a loguear en Battle.Net, extraer de alguna neurona polvorienta la password sagrada, y poner a bajar el cliente de la beta. ¡Cuánta alegría entonces!

Que los demás esperen, yo tengo que probar esto. Me llegan un par de decenas de mangazos: Dan, si tenés para que me den una Beta, por favor. No, che, si me llegó de suerte a mí, Blizzard no me metió a la prueba por hacer prensa ni otra cosa. Pura suerte. ¡Diabólica suerte!

Así que bajo los 28,5 MB del pequeño soft que se encarga de descargar peer-to-peer el resto de la beta, que son como 3 GB creo. La espera es interminable. Y es tarde, tarde. Me voy a dormir masticando adrenalina mientras la máquina hace su trabajo. Veremos al día siguiente, más fresco también.

Amanece, primer día de primavera. 5 AM. La ciudad va despertando; yo estoy en calzones, en patas, con los ojos pegados, viendo si terminó de bajar todo. Y sí, terminó. ¿Me lavo los dientes? Nah. Arranco y me encuentro con el fichín que me quería encontrar. Me siento un pendejo recién llegado a esta Nueva Tristam.

Para no hacerla larga, enumero:

  • El cliente te deja jugar una vez que carga los archivos principales, el resto de la descarga se hace en el background. Es idéntico al de World of Warcraft.
  • La beta cerrada te deja fichinear los primeros escenarios del juego “hasta el encuentro con el Rey Esqueleto” y con cualquiera de las cinco clases en sus variantes masculina y femenina. La beta no trae PvP ni modo Versus. Te deja tener hasta 10 personajes.
  • Me elegí el Witch Doctor. El viejo arranca en cueros y lo vas equipando con armas y vestimenta (algunas mágicas) durante las quests. Esa es la parte adictiva.
  • El dificultad normal, es como muy fácil, aunque no avancé por toda la beta aún.
  • Lo mejor: pegar y liquidar los demonios y aberraciones es sublime, se siente agresivo y con una potencia impresionante. Mucha fuerza, igual que el viejo Diablo y Diablo II.
  • Las animaciones y escenarios son exquisitos. La cámara está siempre fija en posición isométrica y no se puede hacer zoom (hay una opción que hace zoom al abrir el inventario, para ver cómo le queda el equipo el héroe, pero hay que activarla en las Opciones).
  • Mi Witch Doctor tiene una pulenta de locos. Dispara una cerbatana envenenada y con la otra mano sacude con armas cada vez más contundentes. También tiene, por ahora, el poder de invocar tres perros horribles que se comen a los demonios y andan todo el tiempo dándote vueltas. Duran un montón (diría que demasiado).
  • El árbol de poderes está buenísimo, muy similar a como son las cosas en WOW. Va a ser un placer progresar por diferentes ramas de habilidades.

 

Y por último, la sensación, lo que más me gusta: es Diablo de principio a fin, en la soberbia presentación, el gameplay, la adicción, la potencia de las armas. Esto es una beta, pero ya resulta obvio que nadie podría sentirse decepcionado con tremendo laburo.

[Las fotos son grandes, si las quieren ver en detalle, arrástrenlas al Desktop.]

 

Escribe un comentario