¿Qué pasaría si diseñaran un juego contemplando las “malas artes” a las que recurrimos cuando jugamos party games? ¿Es Move or die la herramienta definitiva para arruinar amistades?

Page 1 of 2
1 2