Del estudio polaco Afterburn, responsable de otros dos encantadores juegos de puzzle, nos llega Railbound, un entretenido fichín con locomotoras, vagones, vías y estaciones con gatitos. ¿Qué más podemos pedir?

Timespinner no esconde la clara influencia de Castlevania: Symphony of the Night en su obra. Si son amantes de aquel clásico, no van a dejar de encontrar similitudes de comienzo a fin.

¿Qué pasaría si diseñaran un juego contemplando las “malas artes” a las que recurrimos cuando jugamos party games? ¿Es Move or die la herramienta definitiva para arruinar amistades?