La mayor decepción siempre deviene de aquello que pudo ser. Team Sonic Racing vuelve a poner a Sonic y amigos al volante en un fichín de karting que no logra ser ni chicha ni limonada… sólo un vasito de agua mineral.

Es nuestro deseo que Rage 2 redima algunas “cositas flojas” de la primera parte: el mundo abierto, la narrativa y, claro, un final que, más que “cliffhanger”, era “corta polvo” (disculpen nuestro latín). ¿Lo logrará?

Page 1 of 2
1 2