Reviews

[REVIEW] NBA 2k15: Uno contra uno


Un intento de tres a la ilusión.
 

El segundero marca lo que resta de tiempo, es poco, demasiado poco. La jugada es la misma de siempre, la ensayamos mil veces y las probabilidades de que salga siguen siendo 50/50. El árbitro le entrega el balón a mi compañero, los jugadores hacen el circuito ensayado, me pongo en posición y recibo. Sin mirar el reloj, hago la finta necesaria, se abre el espacio y lanzo. Ya nada puede detenerlo, se eleva por el aire en busca del aro, el estadio deja de consumir oxígeno por tan solo unos instantes…

Es hora de ser honestos. En la mayoría de los deportes, la regla se mantiene: EA Sports es rey. Pero en lo que respecta al basquet, 2K Sports no solo es el rey hace años, sino que es el único rey. NBA 2K es tan exitoso desde hace años que prácticamente hizo entrar en crisis a la serie NBA Live, al punto que se tomaron tres años sabáticos para volver a la pizarra, y aún hoy, sigue en busca de esa nueva identidad. Ahora, el rey vuelve a la línea de tres y su lanzamiento es… descuidado.

Quien haya jugado a su predecesor, se dará cuenta que la jugabilidad es prácticamente idéntica. Y eso es bueno, porque si hay alguna razón por la que de la vereda de enfrente no saben qué hacer, es porque 2K encontró la forma de representar a la perfección todas las complejidades del deporte en formato virtual. Tanto las cosas importantes, como los pequeños detalles, están integrados en la simulación y no ha habido una tan genuina como esta.

2K15 continúa esta tradición de jugabilidad fina con un simple agregado. Ahora debajo de cada jugador hay un pequeño gráfico que indica en qué zona de la cancha el jugador se siente más cómodo haciendo lanzamientos. No es una herramienta imprescindible, pero es información importante para, en medio del partido, afinar los tiros. Afortunadamente, este cambio no hace que todos los tiros entren, el factor aleatorio de cada lanzamiento sigue presente, pero aún sin conocer al jugador, es posible aprovechar al 100% sus capacidades.

A esto le podemos agregar también cambios en la inteligencia artificial, principalmente en defensa, más que nada para que sea más difícil explotar lanzamientos que en el pasado eran demasiado simples. Además, ahora los jugadores contrarios te dejan mucho menos espacio y tiempo para pensar. Es decir, se comportan menos como enclenques y más como profesionales de la NBA.

Curiosamente, el gran problema con NBA 2K15 es exactamente el mismo que sufría NBA 2K14. Problemas técnicos que, a este nivel, son imperdonables. Estamos hablando de los servidores. No está claro si 2K no sabe que su juego lo juega mucha pero mucha gente, o estos problemas están engranados dentro del código, pero la conexión a los servidores es un verdadero problema. Ya de por sí, lograr conectarse es toda una tarea y si tenés la suerte de poder encontrar un juego al que entrar, lo más probable es que también sufras lag y otros problemas similares durante el partido.

Pero lo peor de todo, es que estos problemas que solo deberían afectar el juego en línea, y aún así, encuentran la manera de filtrarse dentro del juego offline. Más de una vez fuimos desconectados de nuestra carrera MyPlayer por una desconexión del servidor, solo porque el juego usa los servidores para llevar cuenta de la moneda virtual que ganas a lo largo de la carrera. Triste, pero real.

MyPlayer continúa siendo el mejor modo del juego, en el que construís tu carrera desde mozalbete a estrella de la NBA y Dios del basquet. Y en el transcurso de tu carrera vas a poder tomar como mentores a las estrellas de los equipos de los que formes parte, con los jugadores reales interpretando las voces de sus alteregos virtuales. Es decir que después de un partido vas a poder charlar con Kevin Durant de cómo estuvo el partido y cómo mejorar para el próximo. Una joyita. Eso sí, muchos de estos que nacieron con el don del basquet no lo hicieron para la actuación.

Por eso es una pena que, el sistema de 2K no esté a la altura, porque es capaz de arruinar uno de los mejores modos del juego, aún cuando no estás conectado. Y te quedas varado en una pantalla de mejoras, solo porque el servidor trata de calcular cuántos pesitos virtuales te hacen falta para comprar un pack de mejoras.

Al igual que el año pasado y el anterior, no cabe duda de que 2K Sports hace el mejor juego de basquet, pero preferiríamos que no dedique gran parte del tiempo a autoboicotearse y arruinar nuestra experiencia. Cuando todos los sistemas funcionan, vos sos la nueva estrella de la NBA y compañeros como DeMarcus Cousins te alientan a seguir mejorando… en esos momentos NBA 2K15 parece un juego del futuro. El resto del tiempo, parece del pasado. [i]

DESARROLLADO: Visual Concepts
DISTRIBUIDO: 2K Sports
GÉNERO: Simulador deportivo
PLATAFORMA: PC (Review), X360, XOne, PS3, PS4


CALIFICACIÓN
84%

QUÉ ONDA: Una nueva entrega del juego de basquet por excelencia que se hunde bajo su propio peso.
LO BUENO: La jugabilidad, los gráficos, la carrera MyPlayer, la voz de las estrellas
LO MALO: Problemas técnicos poco dignos (y ya recurrentes) de la calidad del juego que arruinan la experiencia

Escribe un comentario