Sin categoría

[RETRO] Sunset Riders

sunset cover

Samuel Rojas nos cuenta sus experiencias jugando a este clásico de vaqueros

Si soñaban con ser vaqueros forajidos y andar de aquí para allá echando bala por doquier, este era uno de los clásicos run and gun ideal por su ambiente western con características del shooter, galería de tiro.

 

Cosas como esquivar disparos, rescatar a la chica y limpiar el salvaje oeste de los criminales más peligrosos estaban a la orden del día. Mención especial tienen esos desafiantes jefes de nivel que más de una vez sorprendían con sus habilidades y, hay que decirlo también, ingeniosas trampas. Desenfunda, dispara y vence; o muere en el intento. Este es el camino del vaquero en Sunset Riders.
Los orígenes de los jinetes Steve, Billy, Bob y Cormano se remontan a los años noventa cuando vieron la luz en las maquinitas de los arcades. Por aquel entonces, acudir a estos centros de entretenimiento era común y puedo imaginar la sorpresa de muchos cuando observaron por primera vez en el menú principal del juego la estampa de este cuarteto atravesando, a caballo, el inclemente desierto con el sol ocultándose en el horizonte.

La magia que transmitía jugarlo era sensacional. Nada más antes de empezar el primer nivel, un cartel aparecía con la foto del más buscado junto a la leyenda de “se busca vivo o muerto”, además de su recompensa respectiva. De esta manera caías en cuenta que estos intrépidos pistoleros se ganaban la vida acabando con los tipos malos. Sin ley y sin gloria, con revólver o escopeta en mano, emprendías tu camino por recónditos lugares dominados por el hampa del viejo oeste, conociendo amores pasajeros y comiéndote un suculento plato de pollo de vez en cuando.

sunset 1

Ya sea con tus botas de cuero pisando terrenos arenosos o rocosos, incluso montando en tu corcel, la acción era frenética. Más aún cuando las maquinitas permitían hasta cuatro jugadores en la misma partida. En varias ocasiones, esto hacía que el juego rayara el actual género del bullet hell, con la diferencia de que toda esa lluvia de balas se dirigía hacia los enemigos. ¡Yahii!

Aunque no convenía ir tan rápido con las celebraciones. Los duros de cada nivel hacían honor de su título en las batallas contra nuestros amigos forajidos. Sin exageraciones (bueno, solo la suficiente), te atacaban junto con más bandoleros que los narcos y sus carteles. A más de esto, los casi impredecibles movimientos y trampitas bien guardadas, hacían tu labor más difícil de lo que debía ser.

Hago hincapié en el gran jefe. En nada más y nada menos que Sir Richard Rose (véase el afiche de los más buscados). La batalla contra este, era la segunda más desafiante del juego solo después del jefe indio. Así, estando de llanero solitario, luego de una intensa balacera y con dolor en los dedos, justo cuando pensé que sería el próximo Jesse James, me fue revelado que toda las balas impactadas en el blanco no surtieron daño al pez gordo ya que este llevaba escondido un chaleco antibalas.

Debo confesar que al respecto sentí un ardor y un escalofrío desde lo más profundo de mi ser. ¿Pueden imaginar lo que se siente enterarse que, en vez de un final feliz, habrá una segunda confrontación y, peor aún, estando con tan solo una vida de reserva?

sunset 2

Lo anterior fue a manera de anécdota. Sin embargo pude superarlo, y de eso ya hace muchos años que lo vicié para la SNES. Por cierto, la adaptación para esta consola se dio en 1993, un año después de haber sido lanzada para el Mega Drive de Sega, con ligeros cambios como el número de jugadores. No serían cuatro como en los arcade sino dos por una obvia razón: limitaciones de software.

En definitiva, Sunset Riders fue un juego que vino, desenfundó y pegó. Queda en la memoria de cada gamer que lo jugó, las aventuras de estos cuatro jinetes del atardecer. Y como dato adicional, cuenta la leyenda que la versión para la consola de Nintendo es mucho mejor que la de Sega. Si no me creen, pueden ver el siguiente video. Allí podrán sacar sus propias conclusiones:

https://www.youtube.com/watch?v=T8U8_u0r3gQ

DESARROLLADO: Konami
DISTRIBUIDO: Konami
GÉNERO: Run and Gun
PLATAFORMAS: Arcade, Mega Drive, SNES


EN RESUMEN:

QUÉ ONDA: Un plataformas run and gun que recoge lo mejor del salvaje oeste: acción, persecuciones y mujeres.
LO BUENO: Su ambiente western. Personajes carismáticos. El ¡yahii! al final de cada nivel.
LO MALO: La adaptación a Mega Drive. Las obvias limitaciones de la SNES. Richard Rose hace trampa. ¡Cuidado!

{loadposition samuel_rojas}

Escribe un comentario