Reviews

Space Cowboy Online

Space Cowboy Online nada tiene que ver con la película de Warner Bros. dirigida por Clint Eastwood, ni mucho menos con el anime de culto, aunque lleve un nombre muy similar. Es un MMORPG gratuito basado en combate aéreo con mucho énfasis en la acción, comparable en estilo de juego aunque ejecutado en menor escala con el reciente Auto Assault. Los jugadores tienen el rol protagónico, personificando a pilotos mercenarios de los Gears, unos jets futuristas que dominan el espacio aéreo del recientemente colonizado planeta Phillon, en donde las ciudades de Bygeniu y Arlington se enfrentan en un interminable conflicto. Como cualquier MMORPG típico, ni bien comenzamos tendremos que elegir la “clase” de nuestro personaje, de las cuales tenemos cuatro: el I-Gear, un rápido y ágil interceptor con mucho potencial ofensivo pero extremadamente frágil; el B-Gear, una nave balanceada con la habilidad de desplegar una bombardeo de misiles; el M-Gear, una nave de apoyo capaz de reparar y aumentar las capacidades de otras naves; y finalmente el más diferente en todo aspecto de los demás, el A-Gear, que se puede describir como un tanque capaz de volar y moverse como un hovercraft, que además puede transformarse en una letal torreta anti-aérea. Por supuesto, esto no alcanza a describir totalmente cada “clase”, sus habilidades o modo de empleo. No queda alternativa que buscar más información o simplemente experimentar, debido a que en esta etapa del juego, como en muchas otras oportunidades, muy poca información es provista por el juego en sí. Una vez realizada la elección, y tras un simple tutorial de manejo, nuestro mercenario aparece en la ciudad de Bygeniu. Inmediatamente se le presenta el listado de todas las misiones disponibles, limitado por nivel. Nada de dar vueltas buscando NPCs. De hecho, no hay NPCs con los cuales interactuar, solo otros jugadores y los mobs (los “mostritos” y “mostrotes” para matar). Las compras de cada día se realizan interactuando con mostradores desplegados por la ciudad. Despegando Ni bien despegamos el juego se vuelve mucho más agradable. Básicamente, nos encontramos con un sistema de control de la nave similar al de Freelancer. Volaremos por mapas que conectados por Warp Gates, los mismos conteniendo mobs en un rango de nivel determinado. En la mayoría de estos encontraremos pistas de aterrizaje donde reparar nuestra nave y reaprovisionar nuestras armas. Y hablando de armas, las mismas están limitadas a dos, un arma “estándar” y un arma “avanzada”. Esto es para todos los Gears menos los Gears tipo A, en cañones de corto alcance y misiles de largo alcance respectivamente, siendo los misiles nuestra arma principal. En los tipo A se revierte la situación, las armas estándar son cañones de largo alcance y las avanzadas misiles no guiados de corto alcance, aunque con daño de área. Durante el combate pronto notarán la interacción entre el modelo de juego de acción y un RPG. Por un lado, el control directo de los movimientos de la nave requiere cierta destreza para mantener al objetivo en el centro de la pantalla, que es donde obtenemos el “lock” para los misiles y cañones. Al principio una tarea simple, eventualmente se complica al tener que evadir simultáneamente ataques en múltiples direcciones. El componente RPG entra en juego para determinar el daño infringido, si el proyectil impacta o falla, el daño que recibimos, cuanta “maná” tenemos para usar habilidades y otros factores numéricos. Al subir de niveles mediante misiones y el tan conocido “farming” podremos mejorar estos factores distribuyendo puntos en las áreas de Ataque, Defensa, Agilidad, Escudo, Combustible y Espíritu. El tipo de Gear determina cuan fácil es incrementar cada atributo; por ejemplo, los tipo A incrementan su ataque más rápido que los tipo M. Otros elementos de RPG incluyen el equipamiento e inventario. Los Gears pueden mejorarse comprando nuevos modelos que funcionan como las armaduras en los juegos fantásticos, las armas pueden tener sufijos y prefijos (“Allpowerful Cannon of Doom” por ejemplo) que le dan modificadores extra, y se pueden “encantar” o fabricar algunos ítems combinándolos con otros que funcionan como ingredientes. Otros ítems incluyen CPUs que dan bonus a los atributos, hay radares y otros accesorios. También tenemos las clásicas parties, aquí llamadas formaciones, que con un interesante giro todos los miembros pueden volar automáticamente en una formación a elección siguiendo al líder, lo que los libera para apuntar, disparar y usar skills sin preocuparse de pilotear, y provee un bonus de experiencia. Las Guilds existen bajo el nombre de Brigadas de Vuelo. Guerra de Naciones Es el elemento más intenso del juego. Cuando llegamos a nivel 11debemos hacer otra elección importante, la nación a la cual brindaremos nuestros servicios exclusivos. Podemos seguir en B.C.U. (Bygeniu) o unirnos a los rebeldes de A.N.I. (Arlington). Una vez realizada esta elección no podremos echarnos atrás y todos los personajes que creemos en el Server elegido pertenecerán a esa nación. Y aquí empieza nuestro papel en la guerra; desde ese instante estaremos en peligro de que jugadores de la otra nación nos ataquen. En cualquier momento un infiltrado o toda una invasión pueden desatarse, al menos con la segunda tendremos un aviso mientras leemos los desesperados mensajes de otros jugadores. En ambas naciones hay un jugador con el titulo de Líder, que se comunica con todos los jugadores de la nación (entre otras habilidades especiales), lo cual le da la capacidad de coordinar defensa y ataque masivo. Si una nación logra el suficiente puntaje en esta guerra, causará que la monstruosa (MONSTRUOSA) nave madre del enemigo descienda a la atmósfera, dando la oportunidad de destruirla para habilitar acceso a áreas especiales y otros bonus, entre los que están hacer llorar como bebes sin mamila a los jugadores del bando opuesto. Por lejos, participar de estas grandes batallas, que pueden llegar a ser bastante espectaculares, son la mayor motivación en un juego que se encuentra aún en un estado bastante precario. Si bien estamos hablando de un juego gratuito, los gráficos y el sonido evidencian un atraso de varios años en calidad, y aun así en ciertas situaciones causan una baja de rendimiento sin motivo justificable, uin signo de optimización pendiente. Cabe destacar que ya habiendo pasado por las etapas de alpha y beta, a veces es difícil convencerse de ello. Existen algunos bugs molestos, algunos que pueden incluso impedir el funcionamiento del juego, y hay varios elementos que no funcionan correctamente o según los representantes “aún no han sido implementados” pero figuran como elementos funcionales en el sitio oficial. En defensa de los desarrolladores, el juego es actualizado al menos una vez por semana, y hay amplia evidencia de que escuchan las quejas de sus jugadores. Un punto favorable en el aspecto técnico es que en general no hay problemas de lag, a menos que el Server esté saturado. Es un concepto con potencial, y con bastante crecimiento. A solo un mes del lanzamiento, un segundo Server fue necesario, y ya es posible encontrarse con gente de gran variedad de nacionalidades. La única pregunta: ¿Gala-Net tiene lo necesario para pilotearla?

Escribe un comentario