En un golpe de timón que parecía dejar atrás la zona de confort a la que ya estaban acostumbrados, Sucker Punch abandonó esa estética punk y rebelde que tan bien supieron explotar con Infamous, y con Ghost of Tsushima se volcaron por, quizás, su opuesto: el antiguo japón feudal.