Cine & TV

[CINE] Free to Play: The Movie


Hola, qué tal, esto es DOTA 2.

En busca de promocionar su fichin, DOTA 2, Valve usó todos sus recursos para producir el documental, Free to Play: The Movie, que trata básicamente con las vidas de tres jugadores profesionales que se encuentran en el primer Torneo Internacional de DOTA 2, cuyo ganador se llevó un millón de dólares. Pero más allá de ser una herramienta publicitaria para aplastar a la competencia, hay mucho más en este documental que permite ignorar el tejido que hay detrás de la producción y resalta el costado humano de la historia.

La gran mayoría somos gamers de cuna, sabemos bien lo que es que “el mundo” no entienda nuestra pasión, aún hoy que se volvió popular y es uno de los mercados más grandes del mundo, no es muy difícil sentirse sapo de otro pozo en algún momento. Pero es otra historia totalmente diferente, querer dedicarse a un eSport. Free to Play pone esto en perspectiva de maestría narrativa y nos muestra el camino que tuvieron que hacer estos tres jugadores (hyhy, Dendi y Fear) para llegar a donde están hoy. No solo el entrenamiento y la dedicación, sino en muchos casos, enfrentarse a sus propias familias que no entienden nada de lo que está pasando.

Los eSports no son nada nuevo, lo sabemos, pero es verdad que en el último tiempo crecieron de forma sorprendente y todo indicaría que el crecimiento va a seguir siendo estable por los próximos años. El documental mismo propone que cuando los jugadores y fanáticos de hoy sean padres van a apoyar a sus hijos que quieran tomar este camino y eso va a provocar un crecimiento semejante que lo va a volver un deporte aún más popular que el fútbol. Hoy, aunque no todos lo consideran un “deporte” siquiera, no suena muy descabellado.

Y no solo vale el costado humano de la película, sino que balancea perfectamente las historias que quiere contar, con lo que requiere ser un gran equipo de un MOBA, la dedicación, la estrategia y, por supuesto, la habilidad. Y ni hablar de la presión y la tensión durante los torneos. Es decir, hay un poco para todos, para los fanáticos de DOTA, como para los gamers y hasta para aquellos que no tienen ningún interés afín, y ese es el verdadero triunfo del documental.

Podría explicar la trama del documental, hacer ejemplos de por qué es poderoso en su mensaje y la manera de contarlo, pero no vale la pena hablar de específicos. Simplemente hay que decir que es mucho más que un largo comercial para DOTA 2 y vale la pena verlo, seas quien seas.

Personalmente, no me gustan los MOBA, entiendo por qué son tan populares, pero no es lo mío. Tampoco me interesa la escena en cuestión, pero aún así recomiendo este documental, como recomendaría Indie Game: The Movie a cualquier persona, sin importar si sabe o no quién es Mario Bros. Porque si hay algo que estas películas tienen en común, es el costado humano de la historia, la posibilidad de conectarse con el espectador porque no importa cuáles sean tus gustos o tus intereses, todos entendemos sobre pasiones y jugarte el todo por el todo por lo que crees.

Sí, Free to Play: The Movie es un muy largo comercial de DOTA 2, hasta dice en el nombre de la película que podés jugarlo gratis, pero como dijimos antes, a pesar de los fines comerciales que pueda tener el documental, tiene un valor muchísimo más real que ese. Habla sobre la pasión, la dedicación y, sobre todas las cosas, tratar de entender al otro en vez de descartar su “hobby” como una “etapa” que ya va a pasar. No, hay cosa que no pasan nunca. [i]

Escribe un comentario