Reviews

[REVIEW] The Count Lucanor

the count lucanor main

¡Decime cuál, cuál, cuaaaál es tu nombre!

Esta es la historia de Hans, un niño pobre que en el día de su cumpleaños, descubre con desagrado que no hay torta, ni dulces, ni nada en absoluto que represente un mínimo festejo. Su padre está en la guerra, y su madre no tiene un centavo, apenas lo necesario para comer. Cansado de esa vida, con sus diez años recién cumplidos, Hans decide abandonar el hogar en busca de riquezas. En el camino se encuentra con ancianas débiles, vendedores sospechosos, cuidadores de cabras, rituales satánic… UN MOMENTO.

https://www.youtube.com/watch?v=K2fxaa_GjiQ

Los cuentos de hadas y la oscuridad se llevan más que bien, eso lo sabemos. Por eso no sorprende que los momentos más destacados de The Count Lucanor es cuando se pone bien, bien oscuro. Por su berrinche de irse de casa Hans termina metido en un tremendo lío, queriendo hacerse pasar por un candidato a heredar la fortuna del Conde Lucanor. ¿Quién es este conde? No lo sabemos, nunca lo vimos. Sólo conocemos a su sirviente, un espíritu azul volador que nos desafía a adivinar su nombre, tal como Rumpelstiltskin puso a prueba a la molinera. El nombre secreto es una de esas condiciones comunes de encontrar en las fábulas de antaño, y no es la única que veremos presente en esta historia.

Superar esta prueba es algo que nos llevará gran parte del juego, pero no es lo único. Para cumplir el desafío, debemos hallar las letras del nombre dispersas por las habitaciones del castillo del conde. En cada una tendremos que enfrentar un puzzle que pondrá a prueba nuestros reflejos. Nunca logran ser tan simples como para aburrirnos, ni tan desafiantes que nos llevan a la frustración. Tienen el balance justo. Si nos cuesta demasiado, probablemente algo estamos haciendo mal, o quizás no tenemos el item adecuado aún. Dentro de estas habitaciones podremos encontrarnos con objetos y criaturas que no tienen la menor intención de dejarnos con vida. Deambular por el castillo tampoco es seguro: caminando por sus pasillos habrá ciertos amigos del conde, miembros de la alta alcurnia, deseosos de probar nuestra sangre.

the count lucanor 2

La oscuridad está por todos los rincones. Para contrarrestarla, usaremos velas que iremos dejando en el camino. De esta manera también nos servirán para marcar por donde ya pasamos. Ah, ¿mencionamos que no hay armas? Porque no hay. Si nos atrapan, nos comen. Si sangramos demasiado, nos morimos. Para defendernos, tan sólo podemos escondernos debajo de los muebles y esperar que los enemigos se hayan ido, o valernos de elementos del escenario para mantenerlos alejados.  La única forma de guardar nuestra partida es entregarle una moneda de oro al cuervo de la fuente, por lo que no nos queda otra que racionarlas, y tratar de mantenernos con vida hasta llegar a este punto específico del mapa. ¿Saben lo tenso que es ese viaje de vuelta?

La influencia del texto original español (cuyo título es muy largo para citarlo y cambia en cada traducción) es casi nula, más allá de la reutilización de algunos nombres. La historia tiene la estructura de una fábula, pero puede ser influenciada por nuestras decisiones. Más de una vez podremos elegir ser amables o no serlo, tomar el camino fácil o difícil, quitar una vida o no hacerlo. Hay más de un camino en The Count Lucanor, y eso nos garantiza cinco finales distintos. Lo bueno es que el juego es muy breve, a tal punto que puede completarse en una sentada. Esto garantiza cierta rejugabilidad si queremos ver todos los posibles desenlaces. Algunos requieren que prestemos muucha atención, y veamos secretos bien escondidos.

the count lucanor 1

The Count Lucanor juega muy bien sus cartas: presenta un clima de cuento de hadas, un personaje de rápida empatia, y antes de que podamos aburrirnos da un vuelco hacia el terror que nos toma por sorpresa (bueno, quizás no a ustedes que están acá leyendo esta review, ¡perdón!). Siempre que pensamos que se va a mantener liviano, se pone más oscuro, pero nunca abandona el sentido del  humor. El desafío principal se presenta rápido, y resolverlo no marca el final del juego, sino la llegada del gran punto de giro. Coloca los ítems a nuestro alcance, pero no nos obliga a tenerlos todos, sino que nos deja llegar por nuestro camino (hay más de una manera de “adivinar el nombre”). El apartado visual se vale de un pixel-art simpático pero que no intenta ser tierno, sino que permite entrever la crudeza detrás de la trama. Los controles están bien incorporados y jugarlo con un gamepad es cómodo. La música está conformada por reinterpretaciones retro de Bach, lo cual suma a la ambientación.

Si hay algo que criticarle a The Count Lucanor, es el exceso de exposición que a veces se da a través de los diálogos. Pero no es algo que se nos quede grabado como una molestia luego de haberlo completado. Algo que sí puede ser exasperante es la lentitud con la que Hans camina, pero sólo vamos a notarlo en las primeras escenas del juego. Entendemos que es parte de la ambientación, pero puede espantar a más de un ansioso en sus primeros minutos frente a este fichín.

the count lucanor 3

Salvo que tengan algún problema personal con las historias de terror o los cuentos de hadas, no hay excusa para saltearse esta joyita indie. Si el precio les resulta excesivo (actualmente está 10 USD en Steam), esperen a conseguirlo de oferta o a través de un bundle, pero mantenganlo bajo su radar. Es uno de esos juegos para apagar las luces, ponerse los auriculares, hacer doble clic, y pasarla bien pasándola mal. [i]

  • DESARROLLADO POR: Baroque Decay

  • DISTRIBUIDO POR: Baroque Decay

  • GÉNERO: Aventura, horror

  • PLATAFORMA: PC


CALIFICACIÓN

90%

QUÉ ONDA: Una fábula oscura y sencilla de corta duración, que logra asustar y mantener la tensión sin usar sustos baratos ni valerse de gráficos next-gen.
LO BUENO: La historia, el diseño de puzzles, los detalles, múltiples secretos, la posibilidad de destrabar varios finales. Es breve.
LO MALO: La lentitud del personaje exaspera en los primeros minutos de juego, un poco de sobreexposición de la historia.

Escribe un comentario