Reviews

Regreso sin gloria

“No habían recorrido más de 20 kilómetros cuando vio el fogonazo. Brrrooooooooommm. Escuchó la explosión. Y la onda expansiva lo levantó de su asiento. “Dicen que volé casi cinco metros por arriba del humvee (un jeep moderno)”, explica.”

“Cuando cayó, su cuerpo quedó entre los restos de su mejor amigo y otros dos compañeros heridos. El vehículo, enorme y reforzado con chapas de acero para evitar estos ataques, quedo retorcido como una lata de arvejas en la basura. Alrededor, sólo se escuchaban los gritos desesperados de los militares.”

Esto es parte del extenso pero desgarrador artículo del periodista Gustavo Sierra, que pueden leer en Clarin.com, titulado “Regreso sin gloria”. Entre otras cosas, relata la cruda realidad de los veteranos de Irak que no se ven en televisión y que el gobierno de Bush intenta ocultar. Mutilados, la mayoría con daños psicomotores irreversibles, deshechados hasta por sus parejas, los soldados -en su mayoría afroamericanos y portorriqueños- sienten tanto la necesidad de regresar al frente de batalla en Irak a defender a sus compañeros, como la duda máxima: ¿Vale la pena?

Leer el artículo completo

Escribe un comentario