Reviews

[HANDS-ON] Blizzard presentó Diablo III para PlayStation 3

¿Te va un couch Coop con Tyrael y sus amigos?
 

Diablo III ya está listo para salir en PlayStation 3 y Blizzard tuvo la amabilidad de acercarse a estos pagos para que le demos una probadita antes de su salida. Y, si no les damos el OK acá no pasa nada vieron…

Ayer estuvimos en un evento privado de Blizzard en una conocida tienda de Belgrano. La fachada del lugar era de lo más elegante como de costumbre, pero tuvimos que pasar varias puertas y subir algunas escaleras —la próxima vez haganlo en planta baja muchachos—. Ya dentro de la sala de conferencias, nos dio la bienvenida Lorena Boyer, Gerente de Comunidad de Blizzard Entertainment en Brasil, que ya estaba con joystick en ma… un momento, Diablo… ¿joystick? Así es micos, Blizzard logró meter el tiki-tiki que tanto amamos en un Dual Shock. ¿Qué tal le fue? Pues veamos…

La demo en cuestión consistía en un segmento de quince minutos del juego que ya conocemos, cerca de la mitad del segundo acto. Vale aclarar que lo jugamos tres veces y algunos pobres micos tuvieron que esperar comiendo alfajorcitos mientras hacíamos nuestros experimentos para probar cómo había sido la transición del ratón al palito de la alegría.

Desde el vamos, Blizzard quiere que todos sepan que Diablo 3 en consolas soporta modo cooperativo para cuatro personas en la misma pantalla, y es drop-in/drop-out lo que lo hace genial para un couch coop con amiguitos. Simplemente hace falta apretar Start en cualquier momento del juego para congelar la acción y tener la posibilidad de elegir con qué clase querés entrar a la partida.

El control en cuestión, que es lo importante, se siente bien. Diablo III ya tenía cosas que lo hacían parecer medio consolero, pero ahora tenemos el círculo completo jugándolo con un Dual Shock y la experiencia es positiva. Con el stick izquierdo moves al personaje libremente y, una novedad, con el stick derecho podés esquivar en cualquier dirección al mejor estilo God of War, sin importar que clase seas. Y este detalle fue el que nos dio la pauta que Diablo III en consolas apunta a ser una experiencia diferente, más concentrado en la acción y velocidad, que en precisión y estrategia.

Como si fuesen los números del teclado prácticamente todos los botones del joystick están dedicados a hechizos que pueden ser predeterminados en el menú, botón por botón, a excepción del L1 que está destinado a las pociones de energía. El resto del juego sigue siendo igual, el loot, la progresión lineal nivel a nivel y demás detalles, a excepción del inventario, que fue totalmente rediseñado para acomodarse al control.

Inicialmente es chocante ver la nueva interfaz del inventario, pero unos minutitos jugando con el sistema nos permitió darnos cuenta lo bien diseñado que está. Además de ver a nuestro personaje, en 360° podemos ver absolutamente todas las partes equipables y, en la parte derecha de la pantalla, una lista de cada item que pertenece a esa parte. Es decir que con un botón y el stick derecho se puede controlar todo el inventario.

Como bien dijimos, el resto del juego es lo que vimos en Diablo III con la adición de un modo cooperativo para cuatro personas en la misma consola. Aunque diferente, nos pareció muy divertido, como otra manera de experimentar el juego. Lo que sí no nos convenció, es que en este modo, el loot no es compartido, así que ya pueden ver cómo el Bárbaro y el Monje se van a quedar con toda la torta.

Diablo III en consolas es otra experiencia, tal como uno esperaría. Tiene sus aspectos positivos, como poder matarte de risa con amiguitos en un sofá, pero definitivamente se siente como una experiencia menos hardcore, con menos precisión y más velocidad. Definitivamente es otra cosa.

Tal vez jugándolo solo o en línea se asemeje más a lo que es en PC, pero lo importante es que a la hora de hablar de controles, Blizzard definitivamente encontró la manera de llevar este fichín al mundo consolero y, lo más importante de todo, se siente como Diablo III. ¡Enhorabuena! [i]

Escribe un comentario