Cine & TV

Howl’s Moving Castle

Si están deseosos de sentirse como niños nuevamente, de sentir la fantasía y de ilusionarse como un púber antes de que algún primo envidioso les contase la cruel verdad. Pues nada mejor que deleitarse con la última película del prestigioso Studio Ghibli. Con la dirección del legendario Hayao Miyazaki y basado en un popular cuento de la escritora británica Diana Wynne Jones, nos traslada a un mundo de fantasía como sólo el gran Miya sabe hacerlo. Personajes carismáticos, encantadores y creíbles, escenarios de extrema belleza que nos dejarán embelesados (que es como quedar embobado, pero más poético), y una historia encantadora, con sus moralejas incluidas, se combinan en un encantador relato, ideal para dejar volar la imaginación y ser niños otra vez. Un dato curioso es que originalmente Hayao Miyazaki no iba a dirigirla, de esto se iba a encargar Mamoru Hosoda, que laburó dirigiendo Digimon. Pero se ve que a Miyazaki no le gustó la onda que le iba a dar y se puso de nuevo al mando. ¡Demos gracias por ello, alabado seas, Don Miya! La única pregunta que queda flotando es… ¿Será este el último filme dirigido por la leyenda viviente? La próxima producción del famoso estudio será dirigido por su hijo, y se trata nada menos que de una adaptación de Un mago de Terramar, de Ursula K. LeGuin. Bueno, no sería la primera vez que el Miya amaga con su retiro. Esperemos que nos vuelva a deleitar aunque sea una vez más con otra de sus entrañables obras.

Escribe un comentario