Tecnología

Pulse 3D de PlayStation: ¿valen la pena?

Pulse 3D un el salto a la siguiente dimensión

Cuando PlayStation saltó a la siguiente generación lo hizo con todo. Un cambio radical en la consola en cuanto a look y prestaciones. Claramente un dispositivo que generó muchas preguntas y una gran certeza: no pasa desapercibida. Y esto va para sus nuevos accesorios, entre ellos, los Pulse 3D.

Más allá de su rendimiento y potencia gráfica, hay una clara apuesta en cuanto al diseño exterior. Vemos cualquier dispositivo de la familia y lo identificamos rápidamente como un compañero de la nueva consola. Pero más allá de esto, PlayStation hizo algunos ajustes, para que cada uno tenga su propio brillo. El cambio más grande y tangible fue claramente el DualSense. Con su sistema háptico y los adaptive triggers, generan un nuevo universo de sensaciones en la mano. ¿Pero qué pasa con la nueva generación de headsets? ¿Son los Pulse 3D un salto? ¿Vale la pena tenerlos? Vayamos por partes, dijo Jack el Destripador.

La facha de Pulse 3D

Si hay algo que no puede negarse es que tienen un diseño atrevido. Verlos es sentir la necesidad imperativa de tenerlos puestos. La construcción general del headset es en plástico, pero pese a esto se sienten sólidos y livianos. Esto último es algo realmente relevante si planeamos tenerlos puestos mucho tiempo. Dos importantes cups negros descansan sobre los oídos, unidos por una llamativa diadema plástica de color blanco. Para apoyar sobre nuestra cabeza una tira de goma, juega con ella para ajustar el headset sin molestar ni ejercer presión. 

Todos los controles están cuidadosamente distribuidos sobre la parte posterior del cup izquierdo. Al principio cuesta controlar todo, pero una vez que memorizamos la ubicación de cada botón, las cosas fluyen con total naturalidad. Si vamos de arriba hacia abajo, hay un control de volumen entre juego y chat, una perilla para monitorear el micrófono, el control de volumen general, un botón para silenciar el micrófono, el puerto usb-c para carga, un jack de 3,5 y la perilla de encendido. Sin dudas, los Pulse 3D son llamativos e invitan visualmente a todos los felices poseedores de Ps5 a abandonar su viejo headset y dar el próximo paso.

Los Pulse 3D ¿son cómodos?

Una pregunta absolutamente subjetiva, pero que intentaremos responder. En un primer vistazo, no parece el headset más cómodo. Pero al ser tan livianos, la banda de goma que conecta con la diadema y ajusta sobre la cabeza, no molesta en absoluto. Quizás lo más conflictivo podrían llegar a ser las almohadillas de los cups. Y digo podrían, porque es algo que va al tamaño de cabeza y orejas de cada usuario. 

Si bien los cups son grandes, el espesor de estas almohadillas hace que nuestros oídos calcen muy justos. Incluso si los ponemos con apuro parte de la oreja puede quedar “mordida por las almohadillas” y esto puede producir alguna molestia o hacer que la insonorización no sea perfecta. Pero nada que no pueda solucionarse acomodando un poquito para que el oído quede cubierto por completo, afirmado que son circumaurales. Después de esta maniobra, todo es felicidad. Y la única pregunta que queda flotando es: ¿cuánto durará el cuero sintético de las almohadillas?. Como ocurre en la mayoría de los headsets, esta pieza es la primera en abandonarnos, porque es la que mayor desgaste tiene al estar en contacto directo con la piel.

Cómo se escuchan

La realidad es que, fuera de la caja y conectados directamente a la consola suenan bien. Muy bien. Los agudos suenan como tienen que sonar, los tonos medios están en su lugar y los graves están presentes pero con delicadeza.

Los Pulse 3D todavía necesitan un dongle para emparejar con PS5, todavía no tienen la capacidad de conectarse directamente por bluetooth. Pero eso ofrece también una gran ventaja: ecualizar el sonido y crear diferentes perfiles. Más allá de las configuraciones preseteadas, podemos toquetear a gusto y guardar algo a nuestra medida y usarlo en cualquier momento, sin la necesidad de salir del juego o la aplicación que estemos ejecutando.

En medio de una balacera de Warzone podemos priorizar el sonido de los pasos y los disparos con la modalidad pre configurada para FPS o utilizar una para resaltar los bajos. Y cuando entramos en la configuración, el sonido cambia por completo y la experiencia es muy diferente y satisfactoria.

¿Pulse 3D es realmente 3D? 

La pregunta del millón. Este headset usa la tecnología Tempest 3D Audiotech, y gracias a esto debería lograr una experiencia más inmersiva donde se sienta como si el sonido viniera en todas las direcciones. La realidad es que al activarlo esa diferencia no es tan marcada y notoria como cuando agarramos un DualSense por primera vez. Se escuchan diferente, si, pero el oído tarda en ajustarse y disfrutar esta nueva información. 

No todos percibimos el sonido de la misma manera y algunos tardan más que otros en empezar a sentir esa diferencia.  También es tecnología nueva, y los desarrolladores tardan hasta lograr exprimir al máximo sus capacidades, pero ahí está. A medida que el oído se ajusta empezamos a notar algunas diferencias en cuanto a la espacialidad del sonido. Si nos paramos al lado de una fogata en Horizon Zero Dawn Forbidden West, al girar o caminar en círculos podemos sentir nuevos matices. Son tímidos, pero allí están.

¿Y el micrófono? 

Los Pulse 3D tienen dos micrófonos ocultos dentro del cup izquierdo. Uno sobre la parte frontal que captura el sonido de nuestra voz, y el otro sobre la parte superior y levemente inclinado hacia atrás para medir el sonido ambiente. Lo que hace el headset es medir el sonido del entorno y separarlo de nuestra voz para poder bajarlo y nivelar. De esta manera nuestra voz sale más nítida y cualquier otro sonido tiene menos chance de invadirnos al hablar durante una partida.

El registro del micrófono, si bien no es algo profesional, se escucha mucho mejor que muchos headsets de esa franja. El sonido es menos “latoso” y quizás un poco opaco, como si estuviéramos cubriéndonos levemente la boca con las manos al hablar. Pero para jugar supera con creces nuestras expectativas. Tengamos en cuenta que el micrófono no está sobre la boca sino escondido dentro del cup, y esto además evita cualquier popeo o saturación en el oído de nuestro compañero al hablar.

Batería y conectividad 

Pulse 3D usa un dongle, pero puede conectarse a través de un cable con jack de 3,5 directamente al joystick. Si nos olvidamos de cargarlos, este cable nos deja terminar la partida hasta la próxima carga y también nos habilita a conectarla a otros dispositivos como control de Xbox, tablet o teléfono móvil.

Si queremos utilizarlos en PC también se puede con el dongle. Windows lo reconoce como un gaming headset genérico, y la buena noticia es que Mac IOs también lo reconoce de la misma manera. Pulse 3D está preparado para conectarse a cualquier cosa.

La batería tiene una autonomía de 12 horas. No es poco, pero tampoco es una barbaridad a comparación de los nuevos headsets que ofrecen 30 horas. Estén atentos a la carga, para que no los obligue a cablearse en medio de una partida.

Entonces, ¿vale la pena tener unos Pulse 3D?

Todo depende de cuál sea nuestra necesidad y cuáles sean nuestros planes a futuro. Los Pulse pueden conseguirse por alrededor de 20.000 pezuñas o unas 100 rúculas si estamos en el espacio exterior. Esto suponiendo que haya disponibilidad, claro. Porque al igual que la consola son casi objetos de culto. Cuando aparece stock no dura demasiado.

Si tenemos Ps4 funcionan pero sin hacer uso del audio 3D y en este caso todo depende de nuestra billetera y nuestros planes de hacer un cambio de consola. Si tenemos PS5, definitivamente vale la pena tener Pulse 3D para aprovechar todas las ventajas nativas y entrar lentamente en el maravilloso mundo de Tempest. Es un headset que también podemos usar en cualquier otro dispositivo con una batería un poco más corta pero con un altísimo nivel de cancherismo. Estos auriculares piden a gritos estar junto a tu PS5 y el DualSense, para conformar el triunvirato perfecto de la nueva generación. [i]


 

Un Comentario

  1. No se a que auriculares estas acostumbrado tu, pero suenan como el culo.

    Lo peor en sonido que he tenido en mi casa en los últimos años.

    Muy caros y muy malos…

    Reply

Escribe un comentario